logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Artículos De Pasillo Envíanos tu denuncia

Chao Jefe: cómo dueña de agencia intentó estafar a su cliente con cartón ganador de la Lotería

Chao Jefe: cómo dueña de agencia intentó estafar a su cliente con cartón ganador de la Lotería

Lunes 21 marzo de 2022 | 06:00

 visitas

La dueña de una céntrica agencia de Lotería urdió un improvisado plan para quedarse con un millonario premio. La mujer argumentó que intentaba ayudar a cobrar el dinero a un asiduo cliente de la "cuarta edad", pero todo le salió mal. La empresa la descubrió e ingresó una querella en su contra. Hoy es investigada por estafa. La historia es de la Unidad de Investigación de BioBioChile.

Un millón de pesos mensuales por 50 años fue el premio del que habría intentado adueñarse la propietaria de una agencia de la Lotería en Machalí. Un confuso llamado telefónico al call center de la empresa y un posterior cambio radical en su versión hicieron sonar las alertas.

Los hechos materia de investigación constan en una querella criminal ingresada ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago por la institución en contra de la mujer de iniciales S.C.C. En la presentación -a la que tuvo acceso la Unidad de Investigación de BioBioChile- Lotería relata los hechos acaecidos a comienzos de 2021 en la región de O’Higgins.

Según se desprende de la acción judicial, S.C.C. habría intentado hacer pasar como suyo el boleto ganador de un “Chao Jefe”, modalidad accesoria que permite aumentar las posibilidades de ganar en el popular juego de azar Kino.

El verdadero ganador, un músico y exminero nacido en Machalí, todavía no ha podido cobrar el premio, aunque asegura estar tranquilo. La Policía de Investigaciones (PDI) ya inició las primeras diligencias.

Los números de la discordia

De acuerdo con los antecedentes contenidos en el expediente judicial, la historia del boleto ganador comenzó a escribirse el jueves 8 de abril de 2021. Ese día -como era de costumbre- Fermín (71) se acercó hasta el local ubicado frente a la principal plaza machalina para jugar sus 14 números del Kino.

Era un lugar conocido para él. La dueña del local era una persona cercana desde la escuela, por lo que cada vez que le tocaba viajar desde Rancagua a su ciudad natal por negocios, pasaba por la misma agencia para probar suerte.

Dos semanas después y con ticket en mano, el extrabajador de Codelco se asomó a la sucursal de S.C.C. para revisar si le correspondía algún premio. ¿Resultado? Negativo.

Pese a su mala fortuna, su derrota le permitió jugar un nuevo cartón para el sorteo de ese mismo día 21 de abril, bajo la modalidad “repetición de apuestas”. Es decir, con los mismos números, quedando el boleto antiguo en manos del agente o del cliente según su elección.

¿Resultado? Esta vez ganador para el “Chao Jefe”. ¿El premio? Un millón de pesos mensuales por 50 años.

Nadie le aviso

Pese a salir victorioso en el juego, nadie le avisó Fermín. Según se evidencia en los registros que la propia Lotería puso a disposición de la justicia, el músico nunca se enteró que había sido el flamante ganador del “Chao Jefe” y continuó jugando los mismos números por varias semanas más.

Lo hizo el 12 y el 19 de mayo en el local de S.C.C., y en seis oportunidades más en una sucursal de confianza en Rancagua, donde vive actualmente.

Antes de repetir la apuesta ese 12 de mayo en el local de Machalí, Fermín preguntó si su cartón jugado tres semanas antes tenía premio. De acuerdo al libelo, la respuesta de la mujer fue negativa, a pesar de que el sistema le arrojaba a ella lo contrario.

Incluso, desde la misma empresa le habían informado con anterioridad que había vendido un boleto ganador del “Chao Jefe”. Fermín cuenta:

—Yo pasé el número para que me averiguara cómo me había ido. Ella me dijo ‘no tiene premio’ y yo me fui nomás.

Probablemente a sabiendas que había engañado a su cliente, la dueña de la agencia consultó el cartón ganador en dos oportunidades más durante esa misma tarde. Hizo lo propio dos veces más al día siguiente. El resultado era el mismo: ganador.

A partir de entonces, siguieron los engaños.

El engaño

El martes 18 de mayo, según revela la querella, S.C.C. tomó contacto con el sistema de asistencia y apoyo a Agentes de Lotería de Concepción, mediante la plataforma call center dispuesta para ello.

Según se relata en la acción judicial, durante el llamado la mujer consultó sobre las formas de cobro del premio. Argumentó que estaba intentando ayudar a “un señor de la cuarta edad” y que estaba mandatada por su cliente para recaudar el dinero.

En simple, buscaba la forma de poder cobrar ella el premio a nombre de su parroquiano.

Al día siguiente, después de volver a comprobar el cartón, S.C.C se contactó otra vez con el sistema de asistencia y apoyo para agentes y repitió la historia.

En este segundo llamado explicó que el ganador del premio “tenía miedo de que lo hicieran leso”, y que por esa razón ella estaba realizando la gestión por él.

Desde el otro lado del auricular le indicaron que para poder ayudarla debía mandarles una foto del boleto, además de los datos del cliente ganador y de la agencia.

Cambio de planes

Todavía incrédula, el viernes 21 de mayo S.C.C. comprobó nuevamente los números en la plataforma web de Lotería. Con siete confirmaciones, el boleto en la mano y una gran cantidad de dinero por delante tomó su decisión.

Así fue como el martes 25 de mayo viajó hasta la región Metropolitana y se dirigió hasta las oficinas de la Lotería de Concepción ubicadas en Carlos Antúnez Nº 2462, Providencia.

Intentando no levantar sospechas se presentó en el lugar. Allí, sin más (y contradiciendo por completo lo que había contado por teléfono) se identificó como la ganadora del “Chao Jefe” de su cliente.

Su relato, inconexo, hizo sonar las alarmas en la Lotería. Las sospechas de un intento de estafa impidieron que el premio fuera tramitado en esa oportunidad y la dueña de la agencia se volvió a Machalí.

Tras cruzar información, el 14 de junio de 2021 el gerente comercial de Lotería de Concepción, Claudio Ossandón, llamó a S.C.C. Le consultó si era ella quien había telefoneado al call center para cobrar el premio en nombre de una persona de la cuarta edad, antes de ir a las oficinas.

La explicación careció de toda lógica. “Yo me hice pasar por otra persona para no tener problemas”, dice la querella que le dijo la mujer al ejecutivo, haciendo hincapié en que era ella la ganadora del premio.

“Producto de las discordancias arrojadas por la querellada, se le solicita que efectúe una declaración jurada aclarando su versión de los hechos, en la cual reitera lo señalando anteriormente, que ella fue la que jugó la puesta eligiendo el boleto al azar de entre los que mantiene para la venta en el mesón de su agencia, que no existe un mandante y que es la legítima ganadora del premio”, reza el libelo.

Lea la declaración jurada

A la justicia

A propósito de las discordancias evidenciadas, la empresa decidió denunciar un mes más tarde los hechos a la Fiscalía Local de Ñuñoa, desde donde se instruyeron las primeras diligencias a cargo de la Policía de Investigaciones (PDI).

Recién ahí, al ser contactado por personal policial, don Fermín se enteró que había resultado ganador del “Chao Jefe”.

Pese a lo ocurrido, a sus 71 años asegura que dejará todo en manos de la justicia y de Dios.

—Yo soy cristiano. Si Dios quiere darme, me va a venir a dejar a la casa la cuestión— asevera.

Tranquilo, cuenta que esto se trata de algo que no le quita el sueño. Según afirma, su pensión como extrabajador de Codelco le permite vivir cómodamente.

A la denuncia ingresada por Lotería se suma la querella presentada por la misma empresa en contra de S.C.C.

Se espera que con la acción penal por el delito de estafa se acelere la investigación y en definitiva se pueda comenzar a pagar el premio a don Fermín lo antes posible, siempre y cuando así lo dictamine la justicia.

La Unidad de Investigación de BBCL intentó comunicarse con la querellada sin resultados hasta el cierre de esta edición. La mujer continúa atendiendo la céntrica agencia de Machalí. El nombre del ganador fue modificado para este artículo a petición suya.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Índice

{{item.val}}

visto ahora