Con foco en la gradualidad y responsabilidad fiscal Gabriel Boric dio su primer discurso en ENADE

visitas

Con foco en la gradualidad y la responsabilidad fiscal, Gabriel Boric presentó su primer discurso ante los grandes empresarios, en ENADE.

Los principales gremios productivos respaldaron el tono del presidente electo, y se mostraron disponibles a dialogar.

Boric, además, reiteró sus críticas a la adjudicación para explotar el litio, descartando acuerdos con el gobierno saliente a quienes acusó de implementar “políticas de amarre”.

En líneas generales fue bien recibido el discurso de Gabriel Boric ante los grandes empresarios, se dirigía a ellos por primera vez desde su nueva investidura de presidente electo y hubo conformidad.

Hay cosas que los dirigentes gremiales destacan de Boric, que es una persona directa, y que está en una permanente búsqueda de diálogo. No solo por lo que vimos ayer, si no que también con pymes.

El discurso de Boric en ENADE repasó el escenario económico, destacó fuertemente que enfrentamos una economía sobrecalentada y con un importante déficit fiscal, pero siguió en la senda de lo que fue su primer discurso en la versión de este encuentro empresarial.

“Las reformas profundas son necesarias para lograr un desarrollo equitativo”, pero lo que más se destacó de sus palabras fue que en reiteradas ocasiones aludió al diálogo y la gradualidad.

De hecho, se hizo cargo de la supuesta moderación que habría tenido en segunda vuelta, y si bien recalcó que hablar de conceptos como responsabilidad fiscal no fue una estrategia, afirmó que sus convicciones siempre han sido las mismas.

La sensación después del discurso fue de optimismo, un punto que se destacó fue el llamado a dejar de lado caricaturas y que si bien el status quo frena el desarrollo económico, se necesita una redistribución de la riqueza, la reforma tributaria no puede ser entendida como una confrontación entre sectores.

Este tema es parte central de las preocupaciones empresariales, aunque el propio Juan Sutil reconoció en su discurso que hay apertura a una mayor carga impositiva, dice que debe hacerse con seriedad.

Aún así, tanto el líder de los grandes empresarios como el presidente de la Sofofa, Richard Von Appen, destacaron esta alocución.

Una parte del discurso de Boric también se hizo cargo de las discusiones con el gobierno saliente, volvió a hablar de políticas de amarre que, según dijo, son una práctica recurrente en Chile.

Esto, en referencia a la designación de cargos en el Servel, la discusión de PGU, pero también respecto de la polémica licitación del litio. En este punto el Gobierno ha insistido en que se respetaron las preocupaciones del equipo del presidente electo, e incluso el biministro Juan Carlos Jobet dijo que no se lograron más consensos por diferencias internas.

La respuesta de Boric fue dura y tajante, acá no hubo ningún acuerdo, ni tampoco hay diferencias en Apruebo Dignidad. Lo dijo el presidente electo, reiterando sus críticas a esta decisión.

Un punto donde entregó varios detalles fue en los ejes sobre la recuperación económica: fomento de la inversión, recuperación del empleo con foco en mujeres y crisis climática:

“Sostenibilidad ambiental y fiscal son dos caras de una misma moneda”, recalcando un punto donde sacó aplausos espontáneos: el compromiso con mantener el déficit fiscal en 4% del PIB, es decir, que los gastos de su gobierno van a respetar lo establecido en el Presupuesto.

    visitas

Con foco en la gradualidad y la responsabilidad fiscal, Gabriel Boric presentó su primer discurso ante los grandes empresarios, en ENADE.

Los principales gremios productivos respaldaron el tono del presidente electo, y se mostraron disponibles a dialogar.

Boric, además, reiteró sus críticas a la adjudicación para explotar el litio, descartando acuerdos con el gobierno saliente a quienes acusó de implementar “políticas de amarre”.

En líneas generales fue bien recibido el discurso de Gabriel Boric ante los grandes empresarios, se dirigía a ellos por primera vez desde su nueva investidura de presidente electo y hubo conformidad.

Hay cosas que los dirigentes gremiales destacan de Boric, que es una persona directa, y que está en una permanente búsqueda de diálogo. No solo por lo que vimos ayer, si no que también con pymes.

El discurso de Boric en ENADE repasó el escenario económico, destacó fuertemente que enfrentamos una economía sobrecalentada y con un importante déficit fiscal, pero siguió en la senda de lo que fue su primer discurso en la versión de este encuentro empresarial.

“Las reformas profundas son necesarias para lograr un desarrollo equitativo”, pero lo que más se destacó de sus palabras fue que en reiteradas ocasiones aludió al diálogo y la gradualidad.

De hecho, se hizo cargo de la supuesta moderación que habría tenido en segunda vuelta, y si bien recalcó que hablar de conceptos como responsabilidad fiscal no fue una estrategia, afirmó que sus convicciones siempre han sido las mismas.

La sensación después del discurso fue de optimismo, un punto que se destacó fue el llamado a dejar de lado caricaturas y que si bien el status quo frena el desarrollo económico, se necesita una redistribución de la riqueza, la reforma tributaria no puede ser entendida como una confrontación entre sectores.

Este tema es parte central de las preocupaciones empresariales, aunque el propio Juan Sutil reconoció en su discurso que hay apertura a una mayor carga impositiva, dice que debe hacerse con seriedad.

Aún así, tanto el líder de los grandes empresarios como el presidente de la Sofofa, Richard Von Appen, destacaron esta alocución.

Una parte del discurso de Boric también se hizo cargo de las discusiones con el gobierno saliente, volvió a hablar de políticas de amarre que, según dijo, son una práctica recurrente en Chile.

Esto, en referencia a la designación de cargos en el Servel, la discusión de PGU, pero también respecto de la polémica licitación del litio. En este punto el Gobierno ha insistido en que se respetaron las preocupaciones del equipo del presidente electo, e incluso el biministro Juan Carlos Jobet dijo que no se lograron más consensos por diferencias internas.

La respuesta de Boric fue dura y tajante, acá no hubo ningún acuerdo, ni tampoco hay diferencias en Apruebo Dignidad. Lo dijo el presidente electo, reiterando sus críticas a esta decisión.

Un punto donde entregó varios detalles fue en los ejes sobre la recuperación económica: fomento de la inversión, recuperación del empleo con foco en mujeres y crisis climática:

“Sostenibilidad ambiental y fiscal son dos caras de una misma moneda”, recalcando un punto donde sacó aplausos espontáneos: el compromiso con mantener el déficit fiscal en 4% del PIB, es decir, que los gastos de su gobierno van a respetar lo establecido en el Presupuesto.

comentarios