Presidente Consejo para la Transparencia sobre Irina Karamanos: "Hay un tema de prudencia"

visitas

Nadie quedó indiferente tras la resolución del gobierno, que se conoció el día de ayer, que transforma el nombre del “Gabinete de la Primera Dama”, al de “Gabinete de Irina Karamanos”, nombre de la pareja del Presidente, Gabriel Boric.

La información no provocó controversia por el hecho de que la institución lleve el nombre de una persona en particular, sino que también por las atribuciones que se le dieron, que se toparían con la de otras entidades como los ministerios de la Mujer o Desarrollo Social.

Hay que recordar que, desde la campaña, Irina Karamanos señaló que no estaba de acuerdo con la existencia del cargo y asumiría dándole un giro a la institución.

Conversamos con Francisco Leturia, Presidente del Consejo para la Transparencia para ahondar más en esta situación.

“Hay un tema de prudencia y un tema legal. Uno podría decir ‘las personas pasan, las instituciones quedan’”.

“Hay temas prácticos ¿Qué pasa si el próximo presidente de la república es soltero, por ejemplo? ¿Qué pasa si se sigue llamando gabinete Irina Karamanos por los siglos de los siglos? Esto de que le da un montón de facultades por decreto, que es bien discutible, y el contralor además dice que no puede controlar porque es un decreto exento, entonces cada vez que hagamos un decreto exento las cosas quedan sin control.”

“Piensa que para cambiarle el nombre a un pasaje en una villa necesitas acuerdo del consejo municipal. Para establecer un feriado tenemos que pasar por una ley. Entonces que esto pueda llegar y hacerse por un decreto es como raro.”

“A fin de cuentas, estamos mucho más cerca de que se acabe la institución que al día de ayer, porque todo el mundo ha puesto los ojos encima de ella, todo el mundo sabe cuanta plata se gasta en asesores. Si ya era una institución como media monárquica o colonial.
Lo bueno de toda esta experiencia es que estamos mucho más cerca de que se acabe.”

“¿Qué debería hacerse? debería eliminarse. Esas fundaciones deben profesionalizarse y transparentarse mucho más todavía, y para eso me parece que estos temas debemos discutirlos como país.”

    visitas

Nadie quedó indiferente tras la resolución del gobierno, que se conoció el día de ayer, que transforma el nombre del “Gabinete de la Primera Dama”, al de “Gabinete de Irina Karamanos”, nombre de la pareja del Presidente, Gabriel Boric.

La información no provocó controversia por el hecho de que la institución lleve el nombre de una persona en particular, sino que también por las atribuciones que se le dieron, que se toparían con la de otras entidades como los ministerios de la Mujer o Desarrollo Social.

Hay que recordar que, desde la campaña, Irina Karamanos señaló que no estaba de acuerdo con la existencia del cargo y asumiría dándole un giro a la institución.

Conversamos con Francisco Leturia, Presidente del Consejo para la Transparencia para ahondar más en esta situación.

“Hay un tema de prudencia y un tema legal. Uno podría decir ‘las personas pasan, las instituciones quedan’”.

“Hay temas prácticos ¿Qué pasa si el próximo presidente de la república es soltero, por ejemplo? ¿Qué pasa si se sigue llamando gabinete Irina Karamanos por los siglos de los siglos? Esto de que le da un montón de facultades por decreto, que es bien discutible, y el contralor además dice que no puede controlar porque es un decreto exento, entonces cada vez que hagamos un decreto exento las cosas quedan sin control.”

“Piensa que para cambiarle el nombre a un pasaje en una villa necesitas acuerdo del consejo municipal. Para establecer un feriado tenemos que pasar por una ley. Entonces que esto pueda llegar y hacerse por un decreto es como raro.”

“A fin de cuentas, estamos mucho más cerca de que se acabe la institución que al día de ayer, porque todo el mundo ha puesto los ojos encima de ella, todo el mundo sabe cuanta plata se gasta en asesores. Si ya era una institución como media monárquica o colonial.
Lo bueno de toda esta experiencia es que estamos mucho más cerca de que se acabe.”

“¿Qué debería hacerse? debería eliminarse. Esas fundaciones deben profesionalizarse y transparentarse mucho más todavía, y para eso me parece que estos temas debemos discutirlos como país.”

comentarios