Gatopardismo

visitas

“La reforma de pensiones del gobierno sube las cotizaciones previsionales en seis por ciento, las que serán administradas por un ente público y destinadas en parte a mejorar pensiones actuales y en otra a ahorro, individual y “colectivo”. Un acuerdo de parlamentarios de oposición había presentado previamente una propuesta casi idéntica que difiere en las proporciones, mientras los opositores buscan destinar un cuatro por ciento a mejorar pensiones actuales el gobierno sólo destina el uno por ciento a ese fin. Hay evidente concertación previa y pretenden dejar las cosas mitad y mitad. El proyecto es socialmente regresivo, económicamente contractivo y fiscalmente irresponsable. Es aventurerismo político, puesto que no sólo mantiene intacto sino agrava el ahorro forzoso. Éste es el verdadero abuso del sistema AFP pues consiste en desviar salarios de por vida a financiar grandes grupos empresariales, en perjuicio de las pensiones. Su indisimulable tufillo a gatopardismo será percibido por los trabajadores, agravando la pérdida de legitimidad del sistema democrático en medio de “una crisis en plenitud”. Por estos motivos, debe ser rechazado tajantemente”.

Revisa la columna de opinión del vicepresidente de CENDA, Manuel Riesco, en Bío Bío TV.

    visitas

“La reforma de pensiones del gobierno sube las cotizaciones previsionales en seis por ciento, las que serán administradas por un ente público y destinadas en parte a mejorar pensiones actuales y en otra a ahorro, individual y “colectivo”. Un acuerdo de parlamentarios de oposición había presentado previamente una propuesta casi idéntica que difiere en las proporciones, mientras los opositores buscan destinar un cuatro por ciento a mejorar pensiones actuales el gobierno sólo destina el uno por ciento a ese fin. Hay evidente concertación previa y pretenden dejar las cosas mitad y mitad. El proyecto es socialmente regresivo, económicamente contractivo y fiscalmente irresponsable. Es aventurerismo político, puesto que no sólo mantiene intacto sino agrava el ahorro forzoso. Éste es el verdadero abuso del sistema AFP pues consiste en desviar salarios de por vida a financiar grandes grupos empresariales, en perjuicio de las pensiones. Su indisimulable tufillo a gatopardismo será percibido por los trabajadores, agravando la pérdida de legitimidad del sistema democrático en medio de “una crisis en plenitud”. Por estos motivos, debe ser rechazado tajantemente”.

Revisa la columna de opinión del vicepresidente de CENDA, Manuel Riesco, en Bío Bío TV.

comentarios