Cristián Castillo: "Allegadas y hacinamiento son una bomba de tiempo que va a estallar"

visitas

Ana Sugranyes, del Comité de Hábitat y Vivienda del Colegio de Arquitectos, y Cristián Castillo Echeverría, arquitecto especialista en vivienda social, conversan sobre el déficit de viviendas sociales en Chile: 500.000 viviendas según el gobierno, 700.000 según la Cámara Chilena de la Construcción y 1.000.000 según estimaciones de ellos.

“Esto es una bomba de tiempo que va a explotar. Pasó en París, cuando salieron jóvenes quemaron la ciudad por los problemas de vivienda. Esto no va a parar, no podemos resistir la presión del hacinamiento”, afirma Cristián Castillo.

A lo anterior se sumarían familias y personas viviendo en “ghetos verticales” o en malas condiciones, además de las 500.000 familias que viven en “condominios sociales”.

Ana Sugranyes habla sobre la necesidad de plantear el tema desde un enfoque de derechos y constitucional, los Derechos Humanos, desde la ciudad.

“El Estado le tiene temor a las organizaciones”, dice Cristián Castillo, el problema no son los grupos organizados sino la actitud del Gobierno -de éste como de los anteriores- frente a ellos”.

“Hay casi 100.000 subsidios que no se pueden usar”, afirma Castillo. “La solución del Estado es entregar un valor financiero como solución habitacional”, complementa Sugranyes, cuando sabe que con el monto entregado no pueden encontrar una vivienda y no se les permite acceder a créditos hipotecarios.

Cristián Castillo habla de “el primer proyecto de vivienda social en Chile que es un condominio y no un loteo”, desde 1973.

    visitas

Ana Sugranyes, del Comité de Hábitat y Vivienda del Colegio de Arquitectos, y Cristián Castillo Echeverría, arquitecto especialista en vivienda social, conversan sobre el déficit de viviendas sociales en Chile: 500.000 viviendas según el gobierno, 700.000 según la Cámara Chilena de la Construcción y 1.000.000 según estimaciones de ellos.

“Esto es una bomba de tiempo que va a explotar. Pasó en París, cuando salieron jóvenes quemaron la ciudad por los problemas de vivienda. Esto no va a parar, no podemos resistir la presión del hacinamiento”, afirma Cristián Castillo.

A lo anterior se sumarían familias y personas viviendo en “ghetos verticales” o en malas condiciones, además de las 500.000 familias que viven en “condominios sociales”.

Ana Sugranyes habla sobre la necesidad de plantear el tema desde un enfoque de derechos y constitucional, los Derechos Humanos, desde la ciudad.

“El Estado le tiene temor a las organizaciones”, dice Cristián Castillo, el problema no son los grupos organizados sino la actitud del Gobierno -de éste como de los anteriores- frente a ellos”.

“Hay casi 100.000 subsidios que no se pueden usar”, afirma Castillo. “La solución del Estado es entregar un valor financiero como solución habitacional”, complementa Sugranyes, cuando sabe que con el monto entregado no pueden encontrar una vivienda y no se les permite acceder a créditos hipotecarios.

Cristián Castillo habla de “el primer proyecto de vivienda social en Chile que es un condominio y no un loteo”, desde 1973.

comentarios