¿encontraste un error?
avísanos

Floyd Mayweather vs Conor McGregor: La farsa del siglo

Mike Stobe | GETTY IMAGES NORTH AMERICA | Agence France Presse
Publicado por

Este 26 de agosto los amantes de los deportes de contacto presenciarán un ‘legendario’ combate entre Floyd Mayweather Jr., campeón de boxeo, y el monarca de las artes marciales mixtas Conor McGregor.

La pelea, según sus organizadores, ofrecerá un evento sin precedentes y la expectación crece día a día. Los careos entre ambos deportistas y la gira para promocionar el combate han prendido, por ahora, a los fanáticos de todo el mundo. Sin embargo, a semanas de su inicio, ¿Por qué la gente no está comprando entradas?

Al parecer, los organizadores pensaron que este combate tendría la misma repercusión que la pasada “pelea del siglo” y tiraron la ‘casa por la ventana’, creyendo que las ganancias serían mayores.

Pero no fue así. Toda esta parafernalia en torno a la pelea ha hecho que los fanáticos pierdan interés. Una parte de las entradas, catalogadas ‘ideales’ para ver el evento en el T-Mobile Arena de Las Vegas aún no se han vendido, y para los organizadores esos boletos estaban prácticamente asegurados.

Además, el propio mundo del boxeo ha definido la velada como un ‘circo’ y una ‘farsa’, declaraciones que reafirman el poco interés de este sector del público de querer ir a presenciar físicamente la pelea.

La respuesta de la gente ni se ha comparado con la que tuvieron en el combate entre Mayweather Jr. y Manny Pacquiao, la cual a final de cuentas igual defraudó, ya que el filipino entró al cuadrilátero lesionado y sin ofrecer su mejor rendimiento.

Otro punto a destacar es que el público del boxeo tiene más poder adquisitivo que el de la UFC. Los amantes de las artes marciales mixtas, que siguen a la compañía, verán seguramente el combate por televisión vía pago.

Pero lo más grave es que los propios organizadores han exprimido a tan nivel la promoción de la pelea, que ha llegado a ser grotesco y falso, evidenciando al mundo que todo se trataría de un montaje.

Si, todos sabemos que esto es algo ‘arreglado’, pero: ¿Para que vulgarizarlo aún más?

Para demostrar esto solo basta con ver los careos en los cuales ambos peleadores se han enfrentado.

Los Angeles

Era el primer encuentro formal entre ambos peleadores. Los fanáticos compraron todas las entradas, pero lo que se encontraron allí fue una verdadera ‘guerra de insultos’, improperios bastante bajos y un circo de aquellos.

Primero fue el turno del irlandés, que se despachó frases como “lo único que me interesa es vestir bien y patear los culos de mis rivales”. Después le tocó al estadounidense, que respondió que “este perro ganó tres millones en su última pelea, yo eso lo hago solamente entrenando”.

‘Money’ hizo gala de su dinero y mostró un cheque de 100 millones de dólares con los cuales iba a pagar sus impuestos.

Como era de esperar, de lo que menos se habló fue de la pelea. Lo que si, la gente disfrutó de un verdadero espectáculo de trajes costosos, dinero y una sarta de insultos dignos de una pelea callejera.

Toronto, Canadá

El segundo lugar para enfrentarse fue Toronto, en Canadá. Si Los Angeles fue el preludio, este ‘face to face’ se trató claramente del plato principal de la charlatanería.

Ambos salieron al escenario y rápidamente el show de insultos dio inicio. El micrófono fue testigo de toda la palabrería barata que salió de sus bocas. ‘Money’ salió con una mochila llena de dinero para mostrársela a su oponente, quien se la ‘robó’ por unos instantes.

No contento con eso, Floyd se puso la bandera irlandesa del peleador de artes marciales mixtas, y comenzó a burlarse. Después de un rato se la devolvió a su rival, quien se la lanzó por la espalda.

La situación se tornó un poco ‘tensa’ cuando ambos comenzaron a acercarse y a lanzarse insultos de grueso calibre. Los guardaespaldas de Floyd intervinieron y la situación no pasó a mayores. ¿Eso igual estaba planeado?

Nueva York

En el tercer careo ‘The Notorius’ apareció con un look totalmente extravagante. Floyd catalogó a su rival de ‘payaso’, por su atuendo, y comenzó a lanzar billetes. ¡Hasta se tomaron una selfie juntos!

Lo más surrealista de la conferencia llegó cuando el irlandés confesó ser “medio negro de cintura para abajo”, desatando la risa del público del Barclays Center de Nueva York.

Si creían que ya habían visto todo, el momento raro lo protagonizaron los propios guardias de ambos peleadores, quienes, como si se tratasen de los protagonistas de la pelea, se enfrascaron en un forcejeo y la seguridad del evento tuvo que intervenir. ¡Qué show!

Londres

En Londres, sin dudas, ambos deportistas le pusieron el broche de oro a este show mediático que alcanzará su punto culmine el 26 de agosto.

A diferencia de los otros lugares, este ‘face to face’ se realizó dentro de un ring.

La polémica llegó cuando en medio de la ceremonia, mientras Mayweather se fotografiaba con su hija, McGregor le propinó un insulto racista, lo que llevó a irlandés a pedir disculpas hacia la niña.

“Él no respeta a las mujeres negras. Habló irrespetuosamente de mi madre y de mi hija”, dijo ‘money’. McGregor debió disculparse.

Además, el irlandés le sobó en plena conferencia la cabeza a su oponente, claramente como un gesto de provocación.

Lo que llama la atención es que ni siquiera son capaces de disimular su risa mientras se insultan, dejando en evidencia el pobre montaje que han creado. Lo que dejó esta gira publicitaria fue un verdadero show construido a base de fantasía y falsedades.

De hecho, tan falso como el cheque de 100 millones de Floyd, cuando no es capaz siquiera de pagar los impuestos, teniendo que vender activos para poder costear sus gastos.

Este circo puede que lo vendan a través de la televisión por 100 dólares, ideal para que un grupo de amigos lo disfruten mientras se toman algo. Algo sin real trascendencia.

Pero de ahí a pagar 20.000 dólares por un asiento en el T-Mobile ni hablar. Y para que decir la vista, tendrías que arrendar unos binoculares por otros 100 dólares. !Qué comience el show!

URL Corta: http://rbb.cl/hnlq

Tendencias Ahora

Comentarios

ADLP