Cultura


“La carrera de un libertino”: una ópera de excelencia

“La Carrera de un Libertino”
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

“La carrera de un libertino”, reciente estreno del Teatro Municipal de Santiago, sorprende por la creatividad de su dirección y la estupenda calidad de sus intérpretes. La ópera compuesta por el maestro ruso Igor Stravinsky (autor anteriormente de obras tan famosas como “La Consagración de la Primavera” y “La Historia del Soldado”), en 1957, es una producción que difiere de lo hecho por el autor a comienzos del siglo XX, pues recupera tanto el estilo melódico como armónico del siglo XVIII, pero de una manera absolutamente personal.

Este montaje llevado a cabo en forma brillante y creativa por el “regisseur” argentino Marcelo Lombardero , divide a la ópera en dos actos, con cinco y cuatro escenas, respectivamente y una moraleja cantada en forma de epílogo, por todo el elenco, todo en un argumento con una puesta en escena moderna, ambientada en el siglo XX.

Lombardero refleja en su escenografía y enfoque argumental, a la sociedad de consumo y las consecuencias negativas que ésta conlleva.

Junto a Lombardero, el británico David Syrus está a cargo de la dirección musical de la Orquesta Filarmónica de Santiago, con la misma pasión que demuestra en el Royal Opera House, donde trabaja hace más de 40 años. Además, ha conducido óperas en otros importantes escenarios europeos, norteamericano y japoneses. También lideran este equipo Diego Siliano, connotado director de arte argentino, a cargo de la escenografía, y Luciana Gutman del vestuario que, según comenta, “sucede en algún momento de los años 50 hasta hoy, con olor a nuestros tiempos”, agregando que cada personaje se destaca por sí solo y los une una clara línea que apunta hacia la sociedad de consumo y la necesitad de satisfacción e inmediatez de la cosas”.

Andrés Rodríguez, director general del Teatro Municipal de Santiago, indica que “La carrera de un libertino”, es “una obra maestra del repertorio lírico universal, cuya música puede sonar sorpresiva para el público, acostumbrado al sonido de Stravinsky de comienzos del siglo XX, pero recomiendo verla”.

Argumento
Un joven apático y sin futuro, una pueblerina que lo ama incondicionalmente y el diablo encarnado en un extraño hombre son los personajes de esta hilarante y punzante ópera basada en la serie de grabados A rake’s progress (La carrera de un libertino), de William Hogarth. En busca de una herencia millonaria, Tom –el libertino– se embarca en intrincadas aventuras que lo harán sucumbir ante la bebida, el sexo y el juego, que terminarán por convertirlo, literalmente, en un loco.

El revolucionario compositor ruso compuso una ópera, con reminiscencias mozartianas, toda una curiosidad en una vida dedicada a las composiciones de vanguardia. Una obra con solistas y coro, sobre el tema del amor y el abandono, juego y sexo con libreto inspirado en las pinturas y grabados homónimos (1735) de William Hogarth, escrito en inglés por W. H. Auden y Chester Kallman.

The Rake´s Progress (1951) es la historia de un joven (Tom Rakewell), provinciano y sin futuro, enamorado de una pueblerina (Anne Trulove) que lo ama incondicionalmente, pero llega el diablo encarnado en un extraño hombre (Nick Shadow) que lo llevará en una larga aventura para ganarse su alma.

Esta aventura, donde Tom viaja a Londres en busca de una herencia acompañado de Nick, donde pasará por un prostíbulo para luego casarse con una mujer barbuda resultan en una hilarante y punzante ópera que concluye en el épilogo con la moraleja: «Al hombre ocioso el Diablo lo acecha».

“La carrera de un libertino” (1951) es un paréntesis estilístico en la música de Igor Stravinsky, al escribir una ópera con fuertes tintes mozartianos en su estructura: imbuidos de su sello fresco y vital, incluye una orquestación de proporciones clásicas, recitativos –con clavecín incluido– y arias, como la desgarradora “No Word from Tom” (“Sin noticias de Tom”), que canta la novia abandonada del protagonista, Anne Trulove, en el primer acto.

Dentro de las estupendas voces del elenco de cantantes, debemos destacar nitidamente la del tenor estadounidense Jonathan Boyd, como Tom Rakewell; la soprano australiana Anita Watson, como Ann Trulove; la mezzosoprano británica E mma Carrington, como Baba the Turk y el bajo-barítono estadounidense Wayne Tigges, como Nick Shadows (El Diablo).

Ficha artística
Director de escena: Marcelo Lombardero
Escenografía: Diego Siliano
Vestuario: Luciana Gutman
Iluminación: José Luis Fiorruccio
Elenco Internacional
Director musical: David Syrus
Tom Rakewell: Jonathan Boyd
Anne Trulove: Anita Watson
Nick Shadow: Wayne Tigges
Baba the Turk: Em ma Carrington
Trulove: Hernán Iturralde
Mother Goose: Evelyn Ramírez
Sellem: Pedro Espinoza
Keeper: Pablo Oyanedel
Elenco Estelar
Director musical: José Luis Domínguez
Tom Rakwell: Santiago Burgi
Anne Trulove: Catalina Bertucci
Nick Shadow: Homero Pérez-Miranda
Baba the Turk: Evelyn Ramírez
Trulove: Hernán Iturralde
Mother Goose: Evelyn Ramírez
Sellem: Pedro Espinoza
Keeper: Pablo Oyanedel

Interpretada en inglés, con subtítulos en español
Duración: 2 horas 20 minutos aproximadamente

Funciones
Julio
Jueves 23, a las 19:00 horas, Internacional
Viernes 24, , a las 19:00 horas, Estelar
Sábado 25, a las 19:00 horas, Internacional
Lunes 27, a las 19:00 horas, Estelar
Martes 28, a las 19:00 horas, Internacional

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados