Vida Actual
Lunes 25 mayo de 2020 | Publicado a las 11:29 · Actualizado a las 11:36
Los m√ļltiples beneficios del contacto f√≠sico que hemos perdido en cuarentena: aprende a compensarlos
visitas

Lo que antes era una muestra de afecto, hoy puede ser un arma mortal. Y es que la prohibición del contacto físico por la pandemia del Covid-19, ha transformado las relaciones interpersonales.

Estamos programados para tocarnos entre nosotros, desde los primeros momentos de la vida”, detalla Pablo Egu√≠a, neur√≥logo y vocal de la Sociedad Espa√Īola de Neurolog√≠a (SEN), al medio El Pa√≠s.

Asimismo, plantea que el ser humano “no podr√≠a ser feliz” sin contacto f√≠sico. “Lo necesitamos”, asegura sobre esta sencilla acci√≥n que actualmente est√° prohibida.

De este modo, destaca que los abrazos relajan, calman y tranquilizan el cuerpo. Incluso tendrían propiedades similares a las de un antiinflamatorio o analgésico.

“Se han publicado estudios que indican que el contacto f√≠sico, siempre que sea emp√°tico, activa ciertos mecanismos cerebrales que ayudan a soportar mejor el dolor“, describe el especialista.

Seg√ļn el Instituto del Tacto de Estados Unidos, “cuando tocas la piel de alguien, se estimulan unos sensores que hay en ella y env√≠an un mensaje al nervio vago. Al aumentar su actividad, la tasa card√≠aca y la presi√≥n sangu√≠nea decrecen, y el cerebro da se√Īales de relajaci√≥n“. Adem√°s, las hormonas del estr√©s disminuyen.

Para entender mejor esta necesidad del contacto físico, el neurocientífico Pablo Barrecheguren, detalla que debemos remontarnos al momento del nacimiento.

“Lo ves en los animales, cuando las madres acurrucan a sus cr√≠as en los primeros momentos de vida. Para hacerlo, necesitan tocarlos, claro: un gato lame a otro o un mono desparasita a otro”, ejemplifica el experto.

Por otra parte, para los bebés es fundamental establecer el apego con su madre. Por este motivo, las principales sociedades médicas recomiendan el contacto físico entre el recién nacido y la madre, justo después del parto.

“De hecho, hay estudios que sugieren que los beb√©s que han sido privados de contacto f√≠sico en los primeros meses de vida, tienden a padecer trastornos psicol√≥gicos o psiqui√°tricos“, destaca Egu√≠a.

FreePiks
FreePiks

En este contexto, explica que el contacto se convierte en la √ļnica herramienta para comunicarse con el mundo. “Y el ser humano necesita comunicaci√≥n”, reflexiona.

De este modo, los especialistas plantean que la acción de tener cerca a alguien, oscila entre una necesidad biológica y la intención de cuidar al otro.

“El cuerpo tiene mecanismos, los neurotransmisores, que convierten en agradable y placentero todo lo que biol√≥gicamente es importante”, explica Barrecheguren, destacando que cuando comemos ocurre algo similar.

La sensaci√≥n que se produce cuando tocamos a alguien es tan potente, que incluso ha sido bautizada por los neur√≥logos, como ‘el hambre de piel’, que es “la necesidad de cari√Īo en forma de contacto f√≠sico que tenemos las personas”, explica el vocal de la SEN.

Lo que nos quitó la pandemia

Uno de los protocolos fundamentales para frenar el contagio del Covid-19, es el distanciamiento social. De acuerdo a lo planteado por los expertos, la falta de este recurso físico provocará que sensaciones como el dolor, la rabia, la angustia, o el miedo, duelan un poco más.

“De todos los pilares que sostienen la salud mental, nos est√°n quitando uno. Pero quedan otros”, plantea Barrecheguren.

Seg√ļn la psic√≥loga Isabel Aranda, hay estudios que pronostican que el 30% de las personas necesitar√°n terapia durante la pandemia, muchas de ellas, a causa de la falta de cercan√≠a.

FreePiks
FreePiks

El contacto f√≠sico nos aporta confianza. Un simple apret√≥n de manos es un modo ancestral de decirle a tu enemigo que no llevas armas”, explica sobre estos peque√Īos gestos que son vitales para nuestro bienestar.

“Cuando comentan que en Jap√≥n se saludan sin tocarse y que deber√≠amos aprender esos c√≥digos, me sorprende: ‘Eso no es algo que se pueda adquirir en unos meses‚Ķ”, reflexiona Aranda.

Sin duda el grupo m√°s vulnerable en esta situaci√≥n, es el de las personas que viven en soledad. “De hecho, los neur√≥logos aconsejamos que, para tener un cerebro sano, se potencien las relaciones sociales y afectivas“, afirma Egu√≠a.

¬ŅSe pueden compensar estos beneficios?

Seg√ļn Aranda, no est√° todo perdido durante este periodo de aislamiento. En este caso, comenta que existen t√©cnicas de autorregulaci√≥n que son capaces de generar un efecto fisiol√≥gico similar al de un abrazo.

“En situaciones estresantes, la respiraci√≥n consciente, tragar saliva o sentarte, pueden llegar a calmarnos. Son estrategias que tendremos que aprender masivamente”, ejemplifica.

Igualmente, destaca que la tecnología ha ayudado mantener el contacto con los seres queridos. Es el caso de la mensajería de textos o las videollamadas.

“Se han hecho estudios con enamorados en los que, al ver las fotos de las personas a quienes quer√≠an, se activaban las mismas zonas cerebrales que cuando estaban en contacto con ellas“, comenta Barrecheguren.

A pesar del distanciamiento, el neurocient√≠fico recomienda ser un poco “m√°s sociales” durante el confinamiento. De este modo, comenta que un sonrisa o hacer una conexi√≥n por video, son peque√Īas acciones que har√°n que nuestros cerebros afronten la situaci√≥n con algo m√°s de entereza.

“Me preocupan los ni√Īos menores de 10 a√Īos. ¬ŅQu√© va a ser de esa generaci√≥n a la que estamos animando a que no toque, no roce, no bese o no abrace? Pues depende de lo que dure esto”, cuestiona la psic√≥loga.

Si el confinamiento se extiende, la psic√≥loga vislumbra que tendremos ni√Īos menos emp√°ticos, m√°s obsesivos y con m√°s problemas para relacionarse. “La parte buena es que s√© que seremos capaces de revertirlo, de devolverles la confianza. Ya se ver√° c√≥mo”, concluye la especialista.

Tendencias Ahora