Vida Actual
Martes 25 febrero de 2020 | Publicado a las 16:54 · Actualizado a las 17:17
De inseguridad a infidelidad: los riesgos para tu relación amorosa en la era del internet
visitas

En tiempos donde las pantallas y los dispositivos portátiles dominan las comunicaciones, las relaciones interpersonales y las amorosas han ido evolucionando junto con la consolidación de estos medios debido a la inmediatez que ambas proporcionan.

Por su parte, las redes sociales han tenido su efecto particular a la hora de encontrar el amor, puesto que facilitan el proceso de conocer al otro, eliminando los rituales de anta√Īo, trayendo al mismo tiempo una serie de desventajas que van de la ansiedad a la inseguridad.

Lo anterior fue descrito como “salvar cara” por Amparo Las√©n D√≠az, profesora e investigadora en sociolog√≠a de la Universidad Complutense de Madrid, en conversaci√≥n con diario El Pa√≠s de Espa√Īa.

“Estas se√Īales hacen que podamos actuar luego con m√°s certeza porque ya ha habido se√Īales concretas de que hay inter√©s. Aunque el miedo al rechazo siempre existe, es una manera de protegerse”, se√Īal√≥.

En la misma línea funcionan las aplicaciones, especialmente en un periodo donde el tiempo escasea por lo que los momentos para encontrarse y socializar no son como lo eran en el pasado.

A juicio de Mariana Palumbo, doctora en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, especialista en la b√ļsqueda de afectos mediante internet, las t√©cnicas de comunicaci√≥n actuales permiten filtrar y conocer el perfil de la otra persona antes de concertar un encuentro.

Al igual que Las√©n D√≠az, la investigadora trasandina se√Īal√≥ que este mecanismo de acercamiento genera la p√©rdida de la espontaneidad en base a la informaci√≥n que alguien comparte voluntariamente en sus perfiles o redes.

De tener éxito y concretar un lazo más firme, estos mismos medios que los ayudaron a conocerse y juntarse podrían gatillar una especie de batalla sobre quién cede primero a la hora de enviar mensajes, dándole el poder al otro de ignorar, como un concurso para dilucidar quién se enamora primero.

Si bien para Las√©n D√≠az es normal que nazcan miedos al no recibir respuesta o al notar que la otra parte habla menos, “es un gran error medir la intensidad del amor con la de la comunicaci√≥n. Todo es cuesti√≥n de la jerarqu√≠a comunicativa con normas no escritas”, explic√≥.

Es en este punto que ambas investigadoras concuerdan en el cuestionado rol que juegan las aplicaciones y los dispositivos en este tipo de relaciones.

Lasén Díaz afirma que los procesos siguen los mismos caminos de antes, pero con nuevos códigos, con las aplicaciones incluso fomentando problemas que ya existen.

De acuerdo a Palumbo, el celular solo hace que alguien tenga demasiada información que finalmente no se sabe manejar.

De decidir ser pareja, el trabajo de Leora Trub, profesora de psicología en la Universidad Pace de Nueva York e investigadora en el impacto de mensajería instantánea en relaciones, afirma que esta está estrechamente vinculada con la satisfacción diaria.

“Todo el mundo tiene percepciones y necesidades diarias distintas, por eso es crucial establecer rutinas de comunicaci√≥n en com√ļn”, dijo al citado medio.

Tras ello, destac√≥ que ni la mensajer√≠a ni la tecnolog√≠a sirven para solucionar alg√ļn tipo de problema que surja en una relaci√≥n, pero que ambas pueden ser √ļtiles a la hora de verificar c√≥mo se siente el otro o decir que se piensa en la contraparte.

“Siempre hay malentendidos por las redes sociales. Interpretamos demasiado y deteriora nuestra relaci√≥n. No es bueno esta tendencia que hay en documentarlo todo”, sostuvo.

Para Lasén Díaz, esos problemas surgen debido a la sobrecarga de información que se genera debido a una supuesta exigencia de transparencia y la conexión constante que la tecnología permite.

“Somos m√°s vigilantes ahora. Estamos acostumbrados tambi√©n a que nos controlen. Se espera respuesta r√°pida y si no se tiene, genera demanda de explicaci√≥n y conflictos”, detall√≥.

Al mismo tiempo, las mismas aplicaciones que ayudan a conocer gente con potenciales intereses amorosos pueden jugar en contra estando en una relación.

De acuerdo a los resultados de un estudio publicado en enero de 2020 en la revista Computers in Human Behavior, aplicaciones como Tinder aumentan el riesgo de ser infiel ante la posibilidad de conocer gente a cualquier hora del día solo por el simple hecho de seducir a alguien, incluso con la meta de intimar sin mayores lazos requeridos.

“Nuestros resultados indican que el √©xito notado por las personas en una app est√° positivamente asociado con su intenci√≥n de ser infieles a trav√©s de una deseabilidad auto percibida”, indicaron.

Tendencias Ahora