Vida Actual
Viernes 31 enero de 2020 | Publicado a las 13:46 · Actualizado a las 14:02
El conmovedor mensaje de optimismo del √ļltimo sobreviviente brasile√Īo de Auschwitz
visitas

Este lunes se conmemoraron 75 a√Īos desde la liberaci√≥n de Auschwitz, el tristemente famoso campo de concentraci√≥n donde murieron 1.1 millones de personas durante el gobierno de los nazis.

Ubicado en Polonia, Auschwitz funcionó como un centro de exterminio, al cual eran llevados no sólo prisioneros judíos, sino también rusos, polacos, gitanos y homosexuales. Desde ahí las opciones eran tan variadas como macabras: hambre, enfermedades, temperaturas bajo cero en invierno, trabajos forzados, torturas y ejecuciones, la mayoría de ellas llevadas a cabo en masa dentro de cámaras de gas.

Aunque no hay precisi√≥n de las cifras, se estima que menos de 200 mil personas -un 15% del total de prisioneros- logr√≥ sobrevivir. Uno de ellos es Andor Stern que, a sus 91 a√Īos, es el √ļltimo brasile√Īo con vida en haber sufrido el horror del holocausto.

Stern nació en Sao Paulo en 1928, pero vivió su adolescencia en Hungría. En abril de 1944 fue trasladado a Auschwitz junto a su familia. Allí perdió a su madre, tíos y abuelos, quienes fueron ejecutados en las cámaras de gas.

Con apenas 16 a√Īos, el joven logr√≥ soportar 13 meses de condiciones extremas hasta que los aliados liberaron el campo, el 27 de enero de 1945. En 1948 regres√≥ a Brasil, donde inici√≥ una familia que le dio cinco hijas, nueve nietas y muchos bisnietos. Pese a haber sufrido los mayores horrores infligidos por los nazis, Stern es un agradecido de cada momento que le ha dado la vida, y as√≠ lo hace saber a quienes se toman un momento para escucharlo.

A continuación, la traducción de su conmovedor testimonio entregado a la BBC de Brasil:

“La vida me dio momentos terribles, pero tambi√©n me dio momentos maravillosos. Tal vez incluso en exceso. Si tienes el don de sentir gratitud, ya es un gran regalo. Y siento gratitud casi a diario.

Estoy agradecido de que est√©s aqu√≠. Me has dado tu atenci√≥n, tu curiosidad. Adem√°s de eso, si esto resulta √ļtil para alguien, ¬Ņno es maravilloso?

Sobrevivir a eso (al Holocausto) te da una lecci√≥n de vida que te hace muy humilde. ¬ŅQuieres que te cuente algo que me sucedi√≥ hoy? Quiz√° nunca te has detenido a pensar en esto, pero es porque me toc√≥ pasar algunas cosas m√°s que a ti.

comillas
Imagina mi cama que huele a s√°banas limpias. La ducha caliente que me espera en el ba√Īo. Tengo jab√≥n. Pasta de dientes, cepillo de dientes. Una toalla suave maravillosa. Bajando (las escaleras), hay una cocina llena de medicinas, porque este viejo necesita tomarlas para vivir mejor. Comida en abundancia, el refrigerador est√° lleno. Sub√≠ a mi autito y fui a trabajar por el camino que quise, sin que nadie me apuntara con una ametralladora. Estacion√©. Mis colegas me recibieron con cari√Īo. Chicos, soy un hombre libre.
- Andor Stern

Lo otro… lo recuerdo como si fuera hoy. Imagine a 80, 100 personas dentro de un vag√≥n que lleva el ganado al matadero. No tienes ni un urinario ni un inodoro. Ancianos de 90 a√Īos y beb√©s de 3 meses viviendo all√≠ dentro. El olor, la suciedad. Nos tom√≥ alrededor de una semana entre Budapest y Auschwitz. Mi familia viaj√≥ unida, pero all√≠ nos separaron. Despu√©s de eso comenz√≥ su calvario. Los mandaron directo a la c√°mara de gas. Mis abuelos, mis t√≠os, mi t√≠a embarazada. Si ten√≠as menos de 12 a√Īos o m√°s de 55, ibas directo a la c√°mara de gas.

Llegas all√≠ y te quitan la ropa, te quitan todo lo que llevas. Me ba√Īaron con creolina. ¬ŅSabes qu√© es la creolina? Duele y arde. Te dan un traje a rayas que no es de tu talla, es m√°s peque√Īo o m√°s grande, y s√≥lo algunas veces, el adecuado. Te quitan los zapatos, te cortan el cabello, te afeitan todo el cuerpo, sostienen tu brazo y ponen el n√ļmero ah√≠. Te tat√ļan de una forma muy dolorosa. Despu√©s se te inflama y llena de pus. Tarda un mes en sanar la herida.

YNet Espa√Īol
YNet Espa√Īol

Y entonces durante una conversaci√≥n, en una de las barracas, otro chico te dice: “¬ŅVes el humo que sale de ah√≠? Tu familia se va por ah√≠. Tus abuelos, tus t√≠os, tu madre”. Al d√≠a siguiente, cuando llega la comida, toman el lavatorio que alg√ļn desafortunado trajo consigo en el vag√≥n, para que lo uses en el d√≠a como plato de comer y en la noche como bacinica. Tienes que comer como un perro. No tienes tenedor, cuchillo, cuchara, nada. El compa√Īero grita: “Porci√≥n para tres”, y tres pobres van all√≠ a comer como perros. Tienes eczemas, tienes sarna como un perro. Debes soportar todo eso.

El invierno es donde sabes que los seres humanos pueden su humanidad. Comes un alimento que te causa diarrea eterna. De hecho, es una de las principales razones por las que moría la gente.

Y en ese invierno, con quiz√° cu√°ntos grados bajo cero, cuando te cagas por la diarrea, siento decirlo, pero te gusta porque te da calor. Y como no tienes forma de ba√Īarte para limpiarlo, lo aceptas. Aceptas esa suciedad. Esa inmundicia se vuelve parte de tu vida.

En invierno tu cuerpo se congela. Se rompe como el chocolate.

Si encuentras una c√°scara de papa, te la comes al instante.

Sólo piensas en el hambre.

El hambre no solo es física, sino también psicológica, y te vuelve loco si no sabes cómo controlarte. No tiene perspectivas de futuro. Ninguna. Eres un zombie.

Esta degradación es gradual.

Si no lo soportas, te vuelves loco o corres hacia el cable. ¬ŅSabes qu√© significa decir “correr al cable”? Es una soluci√≥n tambi√©n.

Te fríes a ti mismo y se acabó.

Allí surgen las defensas del ser humano. Tuve que crear un sistema para mí. No fue instantáneo, pero lo logré.

Me di cuenta de que cuando pensaba en mi madre, sufr√≠a un dolor f√≠sico, un dolor indescriptible. Interno, dentro de mi vientre. No s√© si era una perforadora, un destornillador, unos alicates… Cuando comenzaba a pensar en mi madre, era cuando sent√≠a m√°s dolor.

Mi mamá era mi mejor amiga, pero la tuve poco tiempo conmigo. No me sigue doliendo así, pero me hizo una falta increíble.

R7 Noticias Brasil
R7 Noticias Brasil

La guerra ya estaba decidida. Fue después del Día D. Los aliados ocuparon Francia, liberando Italia. Los alemanes ya estaban siendo derrotados. Nos pusieron en un vagón para eliminarnos, pero la guerra no se los permitió. Donde sea que nos fueran a llevar, no llegamos.

Qued√© libre cerca de un lugar maravilloso. Los estadounidenses ocuparon ese espacio. Eso fue el 1 de mayo. A mediados de julio, tuve el valor de quitarme la camisa y entrar en un maravilloso lago donde fui liberado. Era en el sur de Alemania, cerca de Munich. Se llama Lago de Starnberger. La guerra termin√≥ y sobreviv√≠, estaba vivo. Pesaba 28 kilos, pero estaba vivo. Ya no ten√≠a u√Īas, estaba cubierto de for√ļnculos.

El regreso a Brasil

Llegu√© con 20 a√Īos. ¬ŅQu√© quer√≠a de la vida? Ah√≠ decid√≠ lo siguiente: quer√≠a un par de zapatos a los que no les entrara el agua, que me abriguen en invierno y que no me lastimen los pies. Y como gran lujo tener tambi√©n calcetines. En invierno, calcetines de lana y en verano, uno de hilo. Ropas que me protejan de los insectos y que me abriguen en invierno. Una chaqueta con un bolsillo de esos que te dejan poner, ya sabes, esas rebanadas gruesas de pan. Y tener un reloj. Para mirar el reloj y decirme: “Voy a comerme ese pan ma√Īana a las dos y media de la tarde. Y voy a aguantarme las ganas de comerme ese pan. Me controlar√© porque no me estoy muriendo de hambre, as√≠ que comer√© solo al d√≠a siguiente”.

Y as√≠, de poder moverme para delante, para atr√°s, a la izquierda, a la derecha, me voy sintiendo el hombre m√°s exitoso del mundo. As√≠ es como ocurri√≥. Regresas a Brasil y entras en esta vida vibrante. S√≥lo con 20 a√Īos, lleno de ideas. Tu vida comienza a funcionar y te llenas de cosas nuevas. El zapato debe ser de suela cromada alemana; el traje, de cachemir ingl√©s; la camisa, de velo suizo; la corbata, de seda italiana; y el reloj, de oro. Y te olvidas… pero yo no he olvidado. Para m√≠, todo esto fue un regalo extra.

Con todos nuestros problemas, soy muy afortunado vivir en Brasil. Gente humana … Te sientes abrazado, querido.

Normalmente digo que todos los d√≠as que vivo son un postre, uno muy sabroso. Quiz√° de aqu√≠ proviene esta inmensa intensidad de querer vivir, y tambi√©n de querer que otros vivan. Y no s√≥lo las personas, sino todo lo que est√° vivo. Tengo el mayor de los respetos por la vida”.

Tendencias Ahora