Probablemente la mirada es una de las cosas más importantes para las mujeres preocupadas de su estética, tener un maquillaje y pestañas perfectas son el “goal” de las chicas que se esmeran en lograr un maravilloso resultado en su rostro.

Para eso, la posición o curvatura de las pestañas es fundamental, si quieres ese brillo especial para tu mirada. Son diversos los métodos que existen para lograrlo, desde la casera cuchara o tapa del popular “Mentholatum”, las pestañas postizas o el encrespador de pestañas, que puedes encontrar en diversos tipos y precios en el mercado.

Sin embargo, es un procedimiento que debes realizar diariamente y que conlleva tiempo para quienes lo realizan, por lo que el área de la estética innovó hasta llegar a un risado permanente, que al igual que con tu cabello, procura mantener tus pestañas crespas por cierta cantidad de tiempo.

A esto, se suman otros tratamientos como, por ejemplo, la extensión de las pestañas o la última moda, el lifting de pestañas, un procedimiento de belleza que se promociona como la alternativa más natural a las pestañas postizas.

Sin embargo, estos últimos procedimientos conllevan algunos peligros que debes considerar antes de atreverte a realizarte uno y que puedes revisar a continuación:

Extensiones de pestañas

Es probablemente de los métodos más peligrosos para mejorar tu mirada, ya que si no lo realizas en un centro especializado, las consecuencias pueden ser terribles para tus ojos. Pese a esto, es uno de los tratamientos “objeto de deseo” de las mujeres, ya que sería el secreto de una mirada impactante, al más puro estilo de las celebrities hollywoodenses.

Según Hola, esto consiste en adherir una extensión a tus pestañas en base a fibra de seda, visón o polyester, generalmente se ponen una a una, utilizando un pegamento específico, que no debe generar riesgos para tus ojos. El procedimiento se debe retocar cada 2 o 3 semanas, esto porque al haber una renovación natural de las pestañas, pueden aparecer calvas.

Su popularidad ha generado también preocupación, el colegio de Oftalmólogos del Reino Unido y el Ministerio de Salud de Japón han advertido sobre los peligros de utilizarlas con mucha frecuencia, incluso, este último ha declarado que una de cuatro mujeres que experimentan con este proceso sufren algún tipo de irritación.

Según BBC, cuando se opta por tener el tratamiento en centros no regulados, el resultado puede ser desde una inflamación de párpados y conjuntivitis, hasta daños en la córnea, lo que se atribuye al pegamento que se utilice para realizar el proceso, ya que algunos contienen formaldehído, elemento que puede causar reacciones alérgicas.

La situación puede ser tan grave que incluso podrías perder la visión, esto porque si las pinzas dañan el ojo mientras se realiza el proceso, puede haber una infección, que si se agrava, puede alcanzar este drástico resultado.

Ante lo mismo, se recomienda que consideres todas las medidas de seguridad antes de realizar el tratamiento, asegurarte de realizarlo en un lugar autorizado y especializado para esto que utilice siempre productos que estén en regla.

Jesse Grant | Getty Images | Agence France-Presse
Jesse Grant | Getty Images | Agence France-Presse

Permanente de pestañas

El tratamiento permanente para pestañas consiste en realzar la mirada a través de un liquido aplicado sobre tus pestañas que estarán enrolladas a un “riso”, un aparato en similar a los que utilizas para ondular tu cabello.

El objetivo es que, posterior a los 45 minutos aproximadamente, tus pestañas queden onduladas en la misma forma de este riso, lo que generará una mirada más luminosa y evitará que utilices el encrespador durante un par de meses. El tratamiento podría durar entre 3 meses y 6 meses, pero debes cuidar tus pestañas con productos especiales para que esto ocurra.

Sin embargo, la aplicación de este procedimiento podría generarte algunos inconvenientes como por ejemplo irritación o sensibilidad en los ojos o incluso, tener una reacción alérgica, debido a lo delicada que es la zona donde se aplica, indica Hola.

Mike Coppola | Getty Images | Agence France-Presse
Mike Coppola | Getty Images | Agence France-Presse

Lifting de Pestañas

Es uno de los tratamientos más populares de la última temporada, promete que tus pestañas se vean largas y definidas, sin la necesidad de tener que recurrir a postizas o extensiones.

La técnica que se utiliza es estirar, alisar y levantar las pestañas con mucha suavidad, para evitar dañarlas. Esto se genera con un producto especial para levantarlas desde la raíz (lo que hará que parezcan más largas), luego se separan y se aplica un gel para curvarlas para finalmente poner un tinte que aportará profundidad a la mirada, lo que puede durar entre 5 a 8 semanas.

Es un tratamiento totalmente indoloro y menos dañino tanto para tus ojos, piel y pestañas si lo comparas con la “permanente de pestañas”, ya que no utiliza pegamento o un rulo (o riso).

Ethan Miller | Getty Images | Agence France Presse
Ethan Miller | Getty Images | Agence France-Presse

Los resultados mágicos de Latisse

Si bien, no es un tratamiento cosmético que podrías realizar en un centro especializado, sí es una alternativa para que tus pestañas crezcan, aunque el riesgo es alto.

Popular en Estados Unidos, Latisse es un medicamento que posee un principio activo, el bimatoprost, un componente que se utiliza para el tratamiento del glaucoma y la hipertensión ocular, pero que tiene un efecto secundario, el crecimiento de pestañas lo que le ha convertido en el producto estrella para la cosmética.

Son gotas, cuya presentación es de 3ml, que se deben aplicar exclusivamente en la línea de las pestañas en la parte superior del párpado con el pincel que trae para realizarlo, lo que se debe hacer diariamente durante al menos 2 meses. Con el paso del tiempo notarás el cambio en tus pestañas, ya que estarán más gruesas y oscuras, indica Mayo Clinic.

Respecto de los peligros que conlleva su uso, estos se reflejan en riesgos específicos como por ejemplo enrojecimiento del tejido delgado que cubre la parte blanca del ojo (conjuntiva), picazón y enrojecimiento de los ojos, ojos secos, parpados oscurecidos, pigmentación marrón oscura del iris, efecto que puede ser permanente.

Uno de los efectos secundarios más recurrentes es el crecimiento de vello en las zonas donde cae el producto si, por ejemplo, se corre en la aplicación, puede ser en las mejillas.

Ante su llegada a Chile en 2012, Pablo Altschwager, oftalmólogo de la Universidad Católica de Chile, advirtió en entrevista con Radio Bío-Bío, que las gotas deben ser utilizadas sólo en bajas dosis y se debe evitar usarlas de manera superficial, ya que se trata de un medicamento que se vende bajo receta médica, debido a que su uso principal es tratar el glaucoma y la propiedad de alargar las pestañas es secundaria.