Vida Actual
S√°bado 05 mayo de 2018 | Publicado a las 11:13
Anticonceptivos masculinos: ¬Ņqu√© tan cerca estamos de una pastilla para ellos?
Publicado por: Nicol√°s Sep√ļlveda
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mezclar miel, acacia y dátiles. Untar esta pasta en un trozo de lana. Introducirlo en la vagina. Esta es la fórmula anticonceptiva consignada en el papiro Ebers, fechado en 1550 A.C., que habría sido usada en el Antiguo Egipto.

Aunque hoy sabemos que las semillas de acacia contienen goma ar√°biga, que puede funcionar como espermicida, por suerte ya no es necesario recurrir a m√©todos como este. Luego de una historia complicada, que incluy√≥ estornudos, bebidas cola y mercurio, hemos llegado a una √©poca en que los m√©todos anticonceptivos m√°s usados, seg√ļn la ONU, son la esterilizaci√≥n femenina, el dispositivo intrauterino y las pastillas anticonceptivas.

Solo en cuarto lugar aparece el primer método masculino: el condón.

En nuestro pa√≠s, seg√ļn la Encuesta Nacional de Salud de noviembre de 2017, solo el 12% de los hombres mayores de 15 a√Īos declara usar cond√≥n. Los especialistas atribuyen esta baja cifra a una p√©rdida de miedo a las enfermedades de transmisi√≥n sexual y a la percepci√≥n de que el control de natalidad es responsabilidad de las mujeres.

Sin condón

Esta √ļltima es una de las excusas m√°s usadas para dejar de lado el preservativo, junto con la incomodidad o la p√©rdida de sensibilidad que produce en algunos, y la interrupci√≥n del momento que requiere su uso. Otra raz√≥n un tanto m√°s llamativa asom√≥ en un estudio de 2016: el atractivo f√≠sico de la mujer podr√≠a influir en la decisi√≥n en el hombre respecto al uso del cond√≥n.

La investigaci√≥n indag√≥ en las preferencias de 51 hombres heterosexuales de entre 18 y 69 a√Īos, quienes definieron el grado de atractivo de fotograf√≠as faciales de 20 mujeres. Los resultados arrojaron que mientras m√°s atractivas las encontraban, mayor disposici√≥n a tener sexo con ellas y menor disposici√≥n a usar cond√≥n.

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

El profesor Roger Ingham, experto en sexualidad de la Universidad de Southampton y coautor del estudio, explicó al Washington Post que los motivos para esta tendencia serían dos. Primero, el deseo masculino de reproducirse con mujeres que consideran más atractivas. Segundo, el estatus que otorga el sexo con mujeres que son socialmente consideradas guapas, lo que los llevaría a ser más arriesgados para conseguirlo.

La muestra de la investigación puede no ser muy amplia, pero sus resultados se condicen con otro estudio publicado en 2012 en la revista Journal of Health Psychology, el que concluyó que el fenómeno se repite entre la mujeres, en quienes también habría una tendencia a dejar de lado la protección en encuentros sexuales con hombres que consideran muy atractivos.

Pocas opciones

Las opciones anticonceptivas para los hombres que insisten en no usar preservativo se reducen a la vasectom√≠a, que implica una intervenci√≥n quir√ļrgica y una tasa reducida de reversibilidad, y la interrupci√≥n del coito, cuya efectividad queda supeditada a la fuerza de voluntad del practicante y que seg√ļn datos del sitio Plannedparenthood termina en el embarazo en una de cada cinco veces, lo que desacredita su confiabilidad.

La falta de m√°s opciones masculinas de control del embarazo es una deuda no solo con ellos, sino tambi√©n con las mujeres, quienes suelen llevarse el peso de la anticoncepci√≥n. Afortunadamente, en el √ļltimo tiempo la comunidad cient√≠fica ha estado trabajando para saldarla.

Un problema hormonal

En 2016, 320 hombres de entre 18 y 45 a√Īos se sometieron a pruebas, las que consistieron en la aplicaci√≥n de dos hormonas: para reducir su conteo de espermios, se les inyect√≥ progesterona, y para contrarrestar los efectos de esta, se les inyect√≥ testosterona. Los sondeos se realizaron en 10 pa√≠ses, entre los que estuvieron India, Alemania, Italia y Chile.

Los resultados mostraron un 96% de éxito en el control de la natalidad entre las parejas que completaron la prueba, una cifra prometedora en comparación con el 99,9% de las píldoras anticonceptivas.

Pero a poco andar, las pruebas se detuvieron. Se report√≥ que 20 de los sujetos presentaron efectos negativos, como cambios bruscos de √°nimo, irritabilidad y acn√©, que los llevaron a abandonar el proceso. En Estados Unidos aparecieron art√≠culos en publicaciones como Cosmopolitan y Atlantic criticando esta actitud y reclamando que las mujeres han tenido que lidiar con dichos efectos secundarios de los m√©todos anticonceptivos hormonales por d√©cadas. El USA Today titul√≥ la noticia afirmando que el estudio hab√≠a sido detenido porque los hombres ‚Äúno pueden manejar los efectos secundarios que las mujeres enfrentan a diario‚ÄĚ.

Sin embargo, seg√ļn inform√≥ el medio Vox, la investigaci√≥n se suspendi√≥ porque los efectos negativos superaron los potenciales beneficios, tal como consigna el reporte de las pruebas.

Las buenas noticias fueron que un 82,3% de los hombres que participaron manifestaron que seguirían usando este método y que sus parejas se sentían satisfechas de no tener que llevar solas la responsabilidad del control de natalidad.

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

En un comunicado de prensa, los encargados del estudio explicaron que los resultados eran alentadores: ‚ÄúDada la eficacia y la aceptabilidad de este m√©todo, a pesar de los efectos secundarios, sigue existiendo una s√≥lida base para continuar la investigaci√≥n‚ÄĚ.

Biología y economía

Aunque el anhelo exista tanto entre cient√≠ficos y potenciales usuarios, los avances han sido lentos, y los motivos no siempre son cient√≠ficos. Hace poco, el ginec√≥logo Roberto Lertxundi, miembro de la Sociedad Espa√Īola de Contracepci√≥n, declar√≥ que la raz√≥n de que a√ļn exista un anticonceptivo masculino es principalmente econ√≥mica.

Seg√ļn el experto, las farmac√©uticas dejaron de financiar las investigaciones acerca de este tema porque no les resulta rentable. Las entidades que siguen llevando a cabo los estudios necesarios son instituciones sin fines de lucro.

Desde el punto de vista científico, la biología tampoco lo pone fácil. No se trata solo de encontrar el balance hormonal preciso para el hombre y reducir los efectos adversos, sino también de cómo está configurado el sistema reproductivo en ambos sexos.

Consultado por Vox, el experto en biolog√≠a reproductiva Michael Skinner explica que el problema a resolver es incluso num√©rico, pues mientras las mujeres producen cada mes uno o dos √≥vulos, en cada eyaculaci√≥n salen unos 250 millones de espermios. ‚ÄúPodr√≠amos reducirlos a una d√©cima de eso y seguir siendo f√©rtiles‚ÄĚ afirma. Contener el sistema reproductivo masculino, entonces, es m√°s complicado.

Christina Wang, experta en contracepci√≥n en el Los Angeles Biomedical Research Institute, agrega que este es otro motivo por el cual la industria farmac√©utica ya no invierte en esta b√ļsqueda.

Seg√ļn Wang, en muchos pa√≠ses las investigaciones en esta √°rea han sido apoyadas econ√≥micamente en varios pa√≠ses por la ONU, y en el caso de Estados Unidos, en la actualidad, son los institutos nacionales de salud.

A pesar de todo, contra vientos económicos y mareas biológicas, hay nuevos estudios y pruebas de anticonceptivos masculinos cuyos futuros son auspiciosos.

La pastilla masculina

Recientemente, como reportó BioBioChile, una píldora llamada Dimendrolona Undecanoato (DMAU) fue probada con éxito en 83 hombres, mostrando un 99% de efectividad al ser tomada a diario.

El estudio fue desarrollado en la Universidad de Washington y en este caso, a diferencia de la prueba de 2016, los efectos secundarios (aumento de peso y disminución del colesterol bueno) se encontraron dentro de los rangos de seguridad.

La DMAU funcionaría en forma similar a la píldora anticonceptiva en la mujer, tanto en su mecanismo hormonal como en su administración. Este mes comenzará una nueva prueba de tres meses para corroborar los índices de efectividad en el control de la natalidad.

La doctora Stephanie Page, quien lidera las investigaciones, explic√≥ a Vox que los resultados obtenidos hasta ahora son un gran paso hacia la consecuci√≥n de la p√≠ldora masculina, pero que a√ļn falta mucho, porque el par√°metro a seguir es el enorme desarrollo que desde su aparici√≥n ha tenido la p√≠ldora femenina. ‚ÄúLa meta es desarrollar algo que est√© esencialmente libre de efectos secundarios‚ÄĚ, se√Īal√≥.

Por lo mismo, se está lejos de pensar en fechas de lanzamiento. De hecho, ya se está preparando un nuevo estudio para probar la DMAU en formato inyectable, con el fin de lograr efectos mensuales y no diarios, como el de una píldora.

El gel

Para quienes no son amigos de las agujas ni de las pastillas, buenas noticias: un gel conocido como Nestorone-Testosterone es el producto que más avanzado se encuentra en términos de estudios clínicos. Su efectividad se basa en que contiene progestin, una forma sintética de progesterona, la hormona femenina.

Mediante la aplicación diaria del gel en brazos y hombros, el progestin inhibe la producción de testosterona, lo que a su vez bajaría drásticamente la producción de espermios.

Los efectos de la disminución de testosterona en los hombres puede ir desde la baja de la libido hasta problemas en la eyaculación. Por esto, el gel también contiene testosterona para contrarrestar estos efectos indeseados.

Seg√ļn explic√≥ a Vox Diana Blithe, jefa del programa de desarrollo de anticonceptivos en el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano del NIH, ‚Äúesto permite que todo siga funcionando sin que se reinicie la producci√≥n de espermios‚ÄĚ.

Este a√Īo comenzar√° una nueva prueba en 420 parejas de Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Kenia, Italia y en nuestro pa√≠s, donde seg√ļn el reporte de la investigaci√≥n la entidad que supervisar√° el proceso ser√° el Instituto Chileno de Medicina Reproductiva. Los sujetos usar√°n solo el gel como m√©todo anticonceptivo durante 12 meses.

Blithe aclara que, aunque se trate del m√°s avanzado en t√©rminos de pruebas e investigaci√≥n, a√ļn queda mucho camino para que este producto est√© disponible para el p√ļblico. Si todo sale bien en estas pruebas, vendr√≠a la aplicaci√≥n de una tercera fase que incluir√≠a un n√ļmero mayor de parejas. La especialista calcula que, a este ritmo, el gel podr√≠a salir al mercado en unos diez a√Īos m√°s.

De √ļltima generaci√≥n

Un compuesto llamado EP055 que se une a las prote√≠nas de los espermatozoides para retrasar significativamente su movilidad es uno de los √ļltimos descubrimientos prometedores, seg√ļn un estudio publicado en abril, seg√ļn report√≥ el Science Daily. Lo m√°s interesante es que su aplicaci√≥n no tendr√≠a efectos hormonales secundarios.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte y del National Primate Research Center de Oregon desarrollaron la investigación en macacos Rhesus aplicando altas dosis del EP055 por vía intravenosa. Treinta horas después, los científicos confirmaron el efecto en la movilidad de los espermios y la ausencia de efectos adversos.

Además, 78 horas después de la aplicación, los espermios comenzaron a recuperar su movilidad normal, y 18 días después los efectos del compuesto habían desaparecido por completo, lo que da cuenta de que un eventual anticonceptivo basado en esta fórmula sería reversible.

Michael O’Rand y Mary Zelinski, los científicos que lideraron la investigación, informaron que ya están trabajando en una píldora en base al EP055 para iniciar las pruebas en humanos. O’Rand se mostró optimista y afirmó que el compuesto es el candidato ideal para el desarrollo de un anticonceptivo masculino no hormonal.

Podr√≠an pasar a√Īos antes de que una p√≠ldora masculina basada en este sistema llegue al mercado, pero estamos cada vez m√°s cerca de que un d√≠a sean los hombres los que puedan decir ‚ÄúNo te preocupes, estoy tomando la pastilla‚ÄĚ.

Tendencias Ahora