Servir un filete reseco o muy quemado, puede estropear tu plato. En este contexto, es fundamental evitar un serie de errores que se cometen durante la cocción.

De este modo, siguiendo sencillos consejos, obtendrás un trozo de carne dorado por fuera y jugosos por dentro.

A continuación te mostramos 5 errores que pueden resecar o quemar tu filete, y cómo evitarlos:

1. No atemperar la carne

Cuando sacas la carne del refrigerador, es primordial atemperarla antes de ponerla en el sartén caliente. Debes considerar que “si la sometemos a un cambio brusco de temperatura pasando del frío al calor se contraerá y perderá terneza”, explica el chef español Dani Lechuga, al diario electrónico La Vanguardia.

No obstante, considerando los riesgos de contaminación cruzada que conlleva tener la carne fuera del congelador por mucho tiempo, el chef recomienda dejarla máximo 30 a 60 minutos.

Asimismo, antes de ponerla en el sartén o parrilla, tienes que comprobar que la carne no está húmeda, ya que ese líquido dificulta la cocción. “Nos quedarían restos de sangre quemada y cambiaría el sabor”, precisa.

Por otra parte, puede quedar poco cocida, perdiendo el efecto dorado. En este contexto, el chef recomienda secarla con un papel absorbente antes de cocinarla.

2. No precalentar el sartén o la parrilla

Para que la carne quede en su punto, el sartén debe haberse precalentado previamente. “Debe tener una temperatura fuerte, que esté a punto de humear”, apunta Lechuga.

“Se trata de que se selle bien la carne para que no pierda jugos, y para ello es mejor que todo sea rápido e intenso”, complementa sobre este paso fundamental.

Pexels
Pexels

3. Excederse con el aceite y la sal

En cuanto al aceite, el chef aconseja ponerlo en el sartén antes de cocinar. “Solo un poco, porque si echamos mucho, saltará, tendremos un exceso de humo y se nos puede quemar (…) Además añadiremos grasas al alimento”, precisa.

4. Cocinar a fuego lento

Para conseguir que la carne quede con una costra brillante y dorada, es necesario cocinarla a fuego alto y no dejarla demasiado tiempo, ya que puede secarse por dentro.

“En cada casa las intensidades del fuego es distinta y es difícil decir cuántos minutos, pero el peor error es que se nos quede fría por dentro”, advierte el chef.

Pexels
Pexels

5. Pincharla y darla vuelta muchas veces

Según asegura el experto, nunca debes pinchar la carne con un tenedor, en ninguna circunstancia. “Es la manera de que pierda jugos, y nos interesa que no se nos escapen del interior”, asegura.

Del mismo modo, tampoco es recomendable darla vuelta constantemente. “Con una o dos a lo sumo es suficiente, de lo contrario impedimos que se dore de manera homogénea y correcta”, señala.

Tampoco debes sobrecocerla. “Si la carne es de buena calidad y la mimamos no tiene porqué estar demasiado hecha, cuanto menos, más conserva su sabor y sus propiedades nutricionales”, apunta finalmente.