Turismo & Viajes
Martes 24 diciembre de 2019 | Publicado a las 13:26
As√≠ es Laponia, el navide√Īo lugar donde miles de turistas van a buscar al verdadero Viejo Pascuero
Por Verónica Reyes
La información es de Agence France-Presse
visitas

Cada invierno, los visitantes extranjeros invaden la Laponia finlandesa, como un ejército de sombras que se desplaza por la nieve, entre cafés y tiendas, bajo la brillante luz azulada de los abetos.

Venidos de Europa y Asia, son cientos de miles, en parejas o en familia, los que convergen en esta inmensa tundra con la esperanza de encontrarse con el “verdadero” Pap√° Noel, ver una aurora boreal, o encarar el fr√≠o a bordo de un trineo.

El turismo es vital para este espacio ártico poblado de alces, osos y lobos. Pero los habitantes locales, en especial los samis, los criadores de renos autóctonos, se preocupan por los efectos de esa invasión en su modo de vida y en el medio ambiente de una región que está en la primera línea del calentamiento global.

En Rovaniemi, el “Santa Claus Village” es un parque de atracciones m√°gico, donde los turistas pasean en motos de nieve o en trineos tirados por renos, se refugian del viento en castillos de hielo, saquean las tiendas de “souvenirs” o degustan vino caliente con canela junto al fuego.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Desde los a√Īos ochenta, los responsables locales del turismo han convertido a Rovaniemi en el pa√≠s oficial de Pap√° Noel.

En el interior, un elfo vestido de rojo y verde llamado “Vanilla” anima una visita tur√≠stica hacia la fabulosa guarida del hombre de la barba blanca. Pap√° Noel, con su atuendo rojo, los acoge mientras suenan las melodiosas notas de una melod√≠a navide√Īa.

Lucrativos mercados

El flujo de visitantes no deja de crecer cada a√Īo. En 2018 fueron contratadas 2,9 millones de noches de hotel contra 2,2 millones en 2010.

“Los turistas franceses prefieren los trineos tirados por perros y los largos paseos, a los brit√°nicos les interesan las motos de nieve y los asi√°ticos prefieren las auroras boreales”, explic Sanna K√§rkk√§inen, que dirige la oficina de turismo de Rovaniemi.

Nuevos mercados muy lucrativos se abren para los operadores. El n√ļmero de turistas chinos se ha cuadruplicado desde 2015, para llegar a 45.000, y se triplicar√° en las pr√≥xima d√©cada gracias a la multiplicaci√≥n de los vuelos de la compa√Ī√≠a nacional Finnair entre Asia y Europa, v√≠a la capital Helsinki.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Tian Zhang, instalada en el Gran Norte de Finlandia desde hace 17 a√Īos, ha realizado la mayor inversi√≥n extranjera en la hosteler√≠a local tras constatar, junto a otros amigos chinos, que faltaban plazas hoteleras en Rovaniemi.

El Nova Skyland Hotel, encantador establecimiento de vidrio y madera, abrió sus puertas en noviembre de 2017 y sus 33 habitaciones suelen estar ocupadas.

Sus clientes vienen de todo el mundo, espa√Īoles e ingleses antes de Navidad, “rusos en enero y los chinos en el A√Īo Nuevo chino” explica Zhang.

Las estad√≠sticas demuestran que los chinos gastan en promedio tres veces m√°s que los dem√°s visitantes de otras nacionalidades. El gobierno de Pek√≠n, deseoso de asentar su presencia en el √Ārtico, public√≥ en 2018 un informe alentando a las empresas a instalarse en la regi√≥n.

Tambi√©n los pa√≠ses de Medio Oriente muestran un creciente inter√©s. “Esta semana tuvimos el primer vuelo directo de Turkish Airlines procedente de Estambul, lo que autom√°ticamente abre Rovaniemi a otros 20 nuevos pa√≠ses” se congratula Sanna K√§rkk√§inen.

Turismo de masa

Pixabay
Pixabay

El flujo tur√≠stico ha reducido el desempleo en Rovaniemi a su menor nivel en 30 a√Īos. Pero el turismo de masa preocupa a la poblaci√≥n, amante de su tranquilidad y de su privilegiada relaci√≥n con la naturaleza.

La prensa publica habitualmente artículos sobre turistas poco delicados que dejan basura bajo los pinos, o sobre las ruidosas hordas alojadas en Airbnb, que turban las noches de la localidad.

Los samis, presentes desde hace tres milenios en las inh√≥spitas regiones del √Ārtico en Finlandia, Noruega, Suecia y Rusia, ven con aprensi√≥n esta emergencia de un turismo industrial.

“Casi cada d√≠a hay gente (…) preguntando donde se pueden ver chamanes o donde est√°n las brujas samis”, se indigna Tiina Sanila-Aikio, presidenta del parlamento sami de Finlandia. “Es una falsa leyenda, creada y alimentada por la industria tur√≠stica”, dice.

Representantes de la comunidad acusan a los operadores turísticos de hacerse pasar por samis, o vender artículos o productos atribuyéndoles poderes mágicos.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

En 2018, el Parlamento sami public√≥ recomendaciones para un comportamiento “√©tico y responsable” del turismo.

Los samis reprochan tambi√©n a los perros de los trineos, tan queridos por los turistas, que asustan a sus reba√Īos. Asimismo rechazan las centrales hidroel√©ctricas y la industria minera.

Valentijn Beets, un Botsuan√©s que cre√≥ “Bearhill Husky” en 2012 con su esposa finlandesa Veronika, cerca de Rovaniemi, asegura que trabaja suficientemente lejos de las comunidades, y as√≠ no las molesta.

Ademas, dice, “un equipo de perros bien entrenados, que trabaja con responsabilidad, no debe provocar tantos problemas a los vecinos”.

Calentamiento clim√°tico

Con su voz cubierta por los ladridos de los 120 perros de su jauría, el hombre explica que el trineo atrae a visitantes seducidos por una forma más ecológica de turismo.

El aislamiento geogr√°fico de Laponia y las largas distancias interiores favorecen las emisiones de efecto invernadero en una regi√≥n que, seg√ļn los cient√≠ficos, registra un ritmo de calentamiento dos veces m√°s r√°pido que la media mundial.

“Somos muy dependientes del avi√≥n”, admite Satu Loiro del consejo regional de Laponia finlandesa, que se plantea hacer pagar a los turistas de una forma u otra para limitar las emisiones y financiar transportes p√ļblicos.

Los inviernos cada ve m√°s cortos ya empiezan a sentirse. El a√Īo pasado, los operadores tuvieron que renunciar a ciertas actividades por falta de nieve en noviembre.

En el pueblo de Pap√° Noel, los √ļltimos visitantes de la noche abandonan su guarida. Entonces, el hombre de la barba blanca habla.

“Estamos en el c√≠rculo √°rtico, y esta √©poca del a√Īo es m√°gica. Me tengo que organizar para estar en millones de lugares diferentes al mismo tiempo”, explica. “Hace siglos que lo hago, y creo que no lo hago mal del todo”.

Tendencias Ahora