Sociedad
La verdad tras la historia de una ni√Īa con extra√Īa enfermedad que impact√≥ a Espa√Īa
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2008 los padres de Nadia Blanco se enteraron que su hija de 3 a√Īos padec√≠a una extra√Īa enfermedad llamada tricotiodistrofia. Hoy, casi una d√©cada tras el diagn√≥stico que conmovi√≥ a los medios espa√Īoles, el diario El Pa√≠s cuestiona la veracidad de esta historia.

Tan s√≥lo 4 d√≠as necesitaron Fernando Blanco Botana y Margarita Garau para reunir m√°s de 150 mil euros (109.461.520 pesos chilenos) con objeto de curar a su hija de 11 a√Īos. La familia se convirti√≥ en el centro de atenci√≥n cuando el hombre relat√≥ los costosos tratamientos que necesitar√≠a Nadia para no morir por su enfermedad.

Con este dinero Fernando llevar√≠a a Houston (Estados Unidos) a su primog√©nita, en busca de unos especialistas que el mismo contact√≥ para curarla: cient√≠ficos de √©lite e investigadores “militares”, de los cuales se niega rotundamente a dar el nombre.

Para dar con los m√©dicos, Fernando cuenta que viaj√≥ con Nadia a pa√≠ses como Guatemala, India, Panam√°, Rusia, Brasil, Argentina, Finlandia, Cuba y Chile, en busca de la medicina necesaria para curarla. Incluso cuenta que estuvo en Afganist√°n “bajo las bombas”, buscando a un hombre que vive en una cueva y que es uno de los mayores expertos en el planeta.

Asociación Nadia Nerea para la Tricotiofistrofia y E.R.
Asociación Nadia Nerea para la Tricotiofistrofia y E.R.

Sin embargo, el diario El Pa√≠s descubri√≥ que no existe ning√ļn tipo de registro de estos viajes. Inclusive, de una supuesta operaci√≥n que se hizo Nadia en 2012 en Huston, no existe alg√ļn registro hospitalario de ese estado que la verifique.

Cuando el medio de comunicaci√≥n hispano le pidi√≥ alg√ļn registro audiovisual al hombre sobre sus viajes, este contesta que “solo tiene dos fotos hechas con un Nokia y que solo sale √©l y su hija”.

Fernando se excusa diciendo que no compartir√° ning√ļn tipo de material del tratamiento de su hija hasta que “exista un final feliz”. Dice que cuando Nadia se cure, el escribir√° un libro y compartir√° los documentos.

Por ahora, s√≥lo se limita a reconocer el nombre de “Ed Brown”, un doctor vinculado a la Nasa y a los ganadores del Nobel de medicina en 2013, el cual le pidi√≥ discreci√≥n a Fernando respecto a las identidades, quien habr√≠a fallecido hace un par de a√Īos.

Asociación Nadia Nerea para la Tricotiofistrofia y E.R.
Asociación Nadia Nerea para la Tricotiofistrofia y E.R.

Sin embargo, el nombre de Brown no figura en ning√ļn portal cient√≠fico. ‚ÄúEntras en Internet y t√ļ no lo ves, porque trabaja para el Gobierno. Yo estuve con √©l, ha estado cuatro veces con mi hija. La prueba m√°s fehaciente es que mi hija est√° aqu√≠. Pero Brown muri√≥ hace dos a√Īos. Ten√≠a 80 a√Īos‚ÄĚ, cuenta Fernando.

Respecto al dinero recaudado, el hombre se√Īala que ha servido para financiar cuatro operaciones en EEUU, de las que no revela m√°s detalles.

Opiniones de expertos

A estas faltas de pruebas, se agrega el testimonio de Juan Ferrando, dermat√≥logo del Hospital Cl√≠nic de Barcelona, quien dio el diagn√≥stico de la enfermedad de Nadia hace una d√©cada. ‚ÄúYo pertenezco al Grupo Europeo de Tricolog√≠a y conozco a todos los grandes referentes cient√≠ficos. Lo del experto en una cueva de Afganist√°n es una mentira‚ÄĚ, asevera.

Si bien Ferrado reconoce que Nadia padece tricotiodistrofia, se√Īala que la enfermedad no es tan rara y tampoco es letal. ‚ÄúSeguro que hay al menos 200 casos publicados. Y la gran mayor√≠a no son graves‚ÄĚ, se√Īala.

Los síntomas de la tricotiofistrofia suelen ser muy variados; sin embargo, el bajo peso al nacer, retraso intelectual, baja estatura, piel escamosa, problemas oculares y cabello quebradizo, suelen reiterarse en los pacientes.

El Pa√≠s cuenta que en un estudio internacional de 110 casos, solo 17 enfermos fallecieron antes de cumplir cuatro a√Īos y dos entre los cinco y nueve a√Īos. “A partir de los 10 a√Īos, la mortalidad no existe en esta revisi√≥n, salvo una persona que muri√≥ a los 47 a√Īos y tambi√©n presentaba otra patolog√≠a, un s√≠ndrome hipereosinof√≠lico. No hay cura para la tricotiodistrofia, pero se pueden tratar los s√≠ntomas”, se√Īala el medio.

¬ŅC√°ncer terminal?

Si la historia de la peque√Īa ni√Īa parece conmovedora, esta suena a√ļn peor cuando Fernando asegura que Nadia no es la √ļnica enferma: el hombre cuenta que padece un c√°ncer de p√°ncreas con met√°stasis en el h√≠gado al que ha “renunciado tratarse”.

‚ÄúEn abril de hace dos a√Īos me dijeron que no pasaba de Navidades. Estoy lleno de bultos. No voy a ir a ning√ļn m√©dico hasta que mi hija est√© encarrilada‚ÄĚ, dice.

Cuando El Pa√≠s le pregunt√≥ a Blanco sobre su enfermedad, este se√Īal√≥ la Cl√≠nica Teknon le dio el diagn√≥stico y empez√≥ ah√≠ el tratamiento. No obstante, un vocero del centro m√©dico asegura que no tienen ning√ļn registro de ello.

Finalmente, tampoco existen registros m√©dicos del tratamiento de la enfermedad de su hija Nadia en alg√ļn centro m√©dico. Seg√ļn documentos se√Īalados en el portal, en 2006 -a√Īo del diagn√≥stico- fue la √ļltima vez que la ni√Īa tuvo contacto con alg√ļn especialista.

Disculpas p√ļblicas

La investigaci√≥n realizada por el portal espa√Īol no pas√≥ inadvertida: tras su publicaci√≥n, Fernado Blanco se vio “bombardeado” por mensajes en la p√°gina que cre√≥ para ayudar a su hija y decidi√≥ pedir disculpas, comprometi√©ndose a devolver todo el dinero recaudado.

“Ma√Īana a primera hora se realizara la devoluci√≥n del total de las aportaciones-donaciones realizadas, pidiendo al banco el certificado de dichas devoluciones”, se√Īala.

“Mucha parte de la historia es cierta, es verdad. S√≠ que hay partes exageradas, pero por el temor a perder a mi hija. Pedir perd√≥n a todos los que se sientan enga√Īados”, confes√≥ en un programa de televisi√≥n espa√Īol este lunes: “no fui a Houston, fui a un curandero”.

En tanto, el portal La Vanguardia, se√Īala que Pedro Sim√≥n, autor del primer reportaje que se escribi√≥ en torno de la enfermedad de Nadia -y que conmovi√≥ posteriormente a todos los medios- publicado en El Mundo, pidi√≥ disculpa por su error period√≠stico. ‚ÄúUn periodista debe mantener cierta distancia, verificar todo. Esta vez no lo hice‚ÄĚ, confiesa.

Finalmente quienes se manifestaron m√°s afectados fueron los familiares y personas que padecen enfermedades poco comunes. Cristina Diaz, quien se identifica como madre de una ni√Īa con un extra√Īo padecimiento, se√Īala que la mentira de Blanco “pone en duda mil verdades”.

“No est√°s consciente del da√Īo que nos ha hecho a todos los que luchamos de una manera honesta”, escribe en los comentarios y agrega: “No sabes lo que es el dolor que una madre siente cuando se van (…) es un fraude, no s√≥lo econ√≥mico, es un fraude al honor de miles de padres que luchamos d√≠a tras d√≠a por hacer visibles las enfermedades raras”.

URL CORTA: http://rbb.cl/fajl
Tendencias Ahora