Medios en Inglaterra dieron cuenta de lo sucedido a un interno que es acusado del delito de violación a una menor de 13 años. El sujeto recibió una golpiza hace unos días en prisión y deberá ser operado.

De acuerdo al diario The Sun, a fines de abril un imputado llamado Kadian Nelson se declaró culpable de los delitos de secuestro, violación y amenaza de muerte a una niña de 13 años.

Estos ocurrieron en noviembre del año pasado, cuando el hombre abordó a una niña que iba camino hacia su colegio en la ciudad de Londres y abusó sexualmente de ella. Lo ocurrido fue visto por otra persona, quien alertó a la familia de la menor de edad.

Luego de reconocer los hechos Nelson fue trasladado hasta la prisión de Wandsworth, en la que se suponía que debía esperar su sentencia, que debería estar resuelta en agosto.

No obstante, dos días después de ingresar al lugar el sujeto fue abordado por otro recluso, quien le dio una golpiza.

Kadian Nelson

De acuerdo a fuentes de aquel penal, el interno lanzó a Nelson contra la mesa que estaba en la celda y le propinó varios golpes de puño en el rostro. La acción fue detenida por los gendarmes.

“Fue un ataque brutal de un preso que había llegado en la misma camioneta. Todos sabían lo que él había hecho. Era un objetivo claro”, detalló el abogado del hombre en un comunicado.

Por lo pronto, desde el penal indicaron que realizaran una investigación respecto al hecho. Nelson actualmente se encuentra internado en un hospital londinense y deberá recibir cirugías especiales en el rostro, debido a los daños en nariz y mandíbula.

Hay que señalar que, el año pasado, el hecho delictual había generado bastante conmoción y repudio dentro de la sociedad, por lo que las autoridades había realizado un llamado a “no tomar la justicia en sus manos”.

El victimario fue arrestado dos días después de cometer el crimen, en una pequeña localidad llamada Tooting. En ese entonces ya se habían divulgado varias imágenes de su rostro en redes sociales.