La empresaria china Lili Luo (34), una de las mujeres más admiradas en su país, se suicidó lanzándose al vacío desnuda junto a su pequeña hija Aier de sólo cinco meses. La razón, según sus cercanos sería una fuerte depresión posparto.

El dramático hecho ocurrió el pasado 6 de enero en Hong Kong, aunque la noticia salió a la luz recién este jueves.

Según informó el portal La Vanguardia, la mujer tenía un historial de familia adinerada con su madre Lin Luo, quien solía ser presidenta de la compañía inmobiliaria Jinlin Real Estate.

La policía del Estado, en tanto, está investigando cuáles fueron las razones que motivaron al suicidio de Luo desde su lujoso departamento de 450 metros cuadrados ubicado en Yau Tsim Mong, en el sur de la península de Kowloon.

Familiares y fuentes cercanas a la pareja, según el medio, afirmaron que la socialité estaba pasando por una depresión posparto motivada por el nacimiento de su hija, y por la negativa de su pareja -de quien se desconoce la identidad- de casarse con ella.

La mujer, que había confesado lo difícil que era vivir en una familia prestigiosa por la presión del éxito, fundó su propia empresa consultora financiera, TriBeluga Incubator.

En las últimas semanas, Luo había compartido en Instagram tiernas imágenes en las que se ve muy feliz junto a su pequeña.

“Lo estamos haciendo bien, Gracias queridos amigos por sus cariñosos mensajes y regalos de todo el mundo. Aier acaba de cumplir un mes de edad”, escribió hace cuatro meses junto a una captura en la que sostiene a su hija.

“Mi nueva definición de amor incondicional es… (ver la fotografía) no importa cuánto pienses / sientas que no me necesitas / quieres, todavía puedo estar cerca y sonreirte”, tipeó en otra.

La depresión posparto, según el portal especializado Medline Plus, “es una depresión de moderada a intensa en una mujer después de que ha dado a luz y se puede presentar poco después del parto o hasta un año más tarde”, aunque “la mayor parte del tiempo ocurre dentro de los primeros tres meses después del parto”.

Si bien se desconocen las causas que la producen, se sabe que las variaciones hormonales tras dar a luz pueden afectar el estado anímico de la mujer.

Entre los factores que pueden generar un estado de ánimo negativo se encuentran cambios en el cuerpo a raíz del embarazo, disminución de las relaciones laborales y sociales, tener menos tiempo, falta de sueño y las preocupaciones e inseguridades frente al rol de madre.