Casi 159.000 hectáreas de bosque fueron deforestadas en Colombia en 2019, un área similar a la que ocupa una ciudad de más de 12 millones de habitantes como Sao Paulo, según un informe oficial presentado este jueves.

Aunque sigue siendo una cifra elevada, la tasa representa una reducción del 19% frente a la superficie deforestada en 2018 y fue celebrada como “buenas noticias” por Yolanda González, directora del estatal Instituto de Hidrología Metereología y Estudios Ambientales (Ideam).

En 2019 se destruyeron exactamente 158.894 hectáreas de bosque contra 197.159 hectáreas del año anterior, según la entidad.

“Hemos logrado controlar una tendencia ascendiente de deforestación”, declaró la viceministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Claudia García, durante una conferencia de prensa virtual.

En 2018, Colombia había deforestado 197.159 hectáreas de bosque y el año anterior 219.173. “Los resultados son prometedores, pero no es un mensaje de triunfalismo”, señaló la ministra.

De acuerdo con el informe, el 62% del bosque arrasado en 2019 era de la Amazonía, que Colombia comparte con Brasil, Perú, Ecuador y Venezuela.

Este fenómeno fue mayor en los departamentos de Caquetá, Meta y Guaviare, donde por décadas operó la guerrilla de las FARC antes de firmar la paz en 2016 y ceder el control territorial al Estado, aunque en varios puntos también hicieron presencia nuevas organizaciones armadas.

Pero Edersson Cabrera, coordinador del sistema de bosques del Ideam, destacó una “importante desaceleración” de la deforestación en la región amazónica, que en 2018 había concentrado el 70% de los bosques perdidos.

Por su parte, la región pacífica registró “un nivel importante de deforestación”, según Cabrera. La región perdió 14.120 hectáreas de bosque en 2019, casi el doble que en 2018.

La viceministra García atribuyó esta variación a “un incremento en la extracción ilegal de minerales” en la zona.

En el resto del país los principales factores de deforestación son la ampliación de la frontera agrícola, la tala ilegal de árboles, la ganadería y los narcocultivos, que según la ONU alcanzaron las 154.000 hectáreas en 2019.

Daño acumulado

A pesar de la reducción en la tasa de deforestación, para Rodrigo Botero, director de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), el panorama “es grave”.

“Hay una deforestación acumulada previa y eso significa que cada vez que se tumba una hectárea adicional es más grave. Porque el área remanente de bosque es cada vez menor”, dijo Botero a la agencia de noticias AFP.

Según Botero también es posible que la reducción de la tasa de deforestación en algunas regiones de la Amazonía se deba a que se trata de zonas “que ya están arrasadas” donde “ya casi no quedan bosques disponibles”. defore

Según un informe anual de Global Forest Watch, en 2019 el mundo perdió 38.000 km2 de bosques primarios, es decir los que nunca fueron explotados por el hombre.

Colombia, uno de los países más biodiversos del mundo, se comprometió a reducir a cero la tasa de deforestación en la Amazonía para 2020, pero expertos dudan de que se alcance esa meta.