Sociedad
26 abril, 2020 | Publicado a las 11:10
26 abril, 2020 | Publicado a las 11:10
"¬ŅEstoy secuestrada?": potente relato de enfermera chilena que estuvo 13 d√≠as en coma por Covid-19
"¬ŅEstoy secuestrada?": potente relato de enfermera chilena que estuvo 13 d√≠as en coma por Covid-19
Por Pablo Cabeza Visitas:
Emotivo
Pexels (cc)
Publicado por Pablo Cabeza
Visitas:

El coronavirus COVID-19 sigue atacando en distintas latitudes del mundo y en nuestro pa√≠s, hasta este s√°bado, el n√ļmero de contagiados superaba los 12.800 a nivel nacional.

Cientos de ellos permanecen internados en las unidades de pacientes críticos (UCI) y decenas batallan a diario para salir de la condición crítica en que se encuentran.

En este contexto, el personal de la salud se ve expuesto a este peligroso virus debido a la naturaleza de su trabajo, y eso bien lo sabe Marianela Vargas, una enfermera de 59 a√Īos que se contagi√≥ de COVID-19, lo que la tuvo cerca de un mes internada en el Hospital El Carmen de Maip√ļ, comuna donde reside.

Vargas trabajaba como enfermera en el Hospital de Urgencia Asistencia P√ļblica (exPosta Central), y tras ser diagnosticada con coronavirus, fue internada el 22 de marzo en El Carmen.

“Llegu√© sinti√©ndome muy mal. All√≠ no sab√≠an si ingresarme o no como paciente respiratorio porque no ten√≠a los s√≠ntomas del COVID: no hab√≠a tenido fiebre, pero me dol√≠a todo. Lo √ļnico que quer√≠a era estar acostada”, record√≥ en conversaci√≥n con LUN.

Al día siguiente de llegar al recinto, le hicieron una pulsión lumbar, pues sospechaban de meningitis. Después decidieron tomarle el examen PCR y a los dos días el resultado fue positivo.

Durante ese tiempo permaneci√≥ aislada y el 28 de marzo fue trasladada a la UCI. “De pronto vi llegar a todo el mundo con tubos de ox√≠geno, monitores y cosas. Me dijeron ‘la vamos a llevar a un lugar donde va a estar mejor’. Y me llevaron“, cont√≥.

Los d√≠as en la UCI no fueron nada f√°ciles. Marianela ten√≠a mucho miedo de sentir dolor pues ya hab√≠a escuchado que la entubar√≠an para conectarla a un respirador mec√°nico, y aunque ella ten√≠a el conocimiento t√©cnico realmente desconoc√≠a cu√°nto dol√≠a o molestaba, por lo que le tom√≥ la mano a uno de los m√©dicos y le dijo: “Por favor doctor, no quiero sentir dolor, tengo mucho miedo”, a lo que el profesional le respondi√≥ que todo estar√≠a bien. Ese es su √ļltimo recuerdo antes de ser entubada.

Al despertar se sent√≠a “absolutamente perdida” e incluso delir√≥. “Nunca dej√© de pensar que estaba hospitalizada en la Posta Central. Yo dec√≠a ‘Esta no es la UCI de la Posta, ¬Ņd√≥nde me tienen? ¬Ņestoy secuestrada?’ Estaba muy angustiada“, confes√≥.

Tampoco pod√≠a hablar y se sent√≠a molesta, tanto que incluso mord√≠a el tubo que ten√≠a en su boca y el personal m√©dico le dec√≠a que no lo hiciera. “Ten√≠a rabia, entonces dec√≠a ‘¬Ņpor qu√© no voy a poder morder esto si me molesta’?“.

La mujer no sabe cu√°ntos d√≠as permaneci√≥ conectada al respirador mec√°nico y solo recuerda que cuando la desentubaron tuvo una sensaci√≥n “muy desagradable”.

Relación con la familia

Dado su estado, los médicos de El Carmen le pasaban videollamadas con su familia todos los días. Le pedían que saludara con las manos y ella se sentía tan mal que no entendía por qué le pedían eso.

Por otro lado, a diario su familia se contactaba con el médico a cargo y él les daba información desde atrás de los vidrios, por lo que ella no podía escuchar.

Finalmente, el 9 de abril la trasladaron al Servicio de Medicina, donde continuó con algunos delirios y durmiendo poco, hasta que le dieron el alta.

Ahora debe permanecer encerrada por 14 días más, en una pieza que adaptaron para ella.

URL Corta:
Tendencias Ahora