“El amor no tiene edad”. Se trata de una frase romantizada durante siglos y que ahora cobra vigencia en un caso particular.

A nivel internacional, medios como Daily Mail, han difundido la historia de Helen Bridge, de 25 años, y su prometido Paul Korb, de 45 años.

Son residentes en la británica Weston-super-Mare, Somerset, y aseguran que a menudo reciben miradas “sucias” de la gente en la calle.

Se conocieron en 2016. Medio año después se mudaron juntos y ella quedó embarazada.

Todo transcurría bien en su vida, pero al momento de dar a luz, las parteras del hospital hicieron la pregunta incómoda: Si era el padre de la joven madre y dónde estaba el papá del recién nacido.

“Paul y yo estábamos extasiados, no podíamos esperar para conocer a nuestro bebé. Pero las matronas en el hospital nos miraban cada vez que me revisaban, incluso una pensaban que Paul era mi padre”, declaró Helen.

De ahí, el ir y venir de una serie de constantes miradas, preguntas incómodas y momentos sociales muy distintos al de una pareja contemporánea.

El famoso dicho de que “el amor no tiene edad”, no asomaba en ninguna esquina de la vida en pareja.

Daily Mail
Daily Mail

“Me canso de tener que corregir a las personas”

Helen parece decidida a difundir su historia en tiempos de redes sociales, en los que los memes hacen referencia mordaz a los “sugar daddy”. Es una parte de la sociedad criticando a una mujer por mantener una relación con un hombre mayor.

Tras corregir a una de las parteras, se ha pasado la vida haciendo lo mismo con el resto de personas que invaden con miradas su vida familiar y la de su prometido, pese a que ya tienen un hijo en común.

Daily Mail
Daily Mail

“Me canso de tener que corregir a las personas que me confunden con su hija. Es humillante”, asegura.

No ha sido la única corrección que ha tenido que sobrellevar. En el funeral de su suegro, una pariente lejana de su prometido pensó que Helen era una hija a la que no había conocido antes.

“Ella me dijo cuánto lamentaba que mi abuelo hubiera muerto. Tuve que decirle: ‘¡Soy la prometida de Paul, no su hija!’ Estaba mortificada”.

Daily Mail
Daily Mail

Cuando se dio cuenta de la confusión, tuvo que demostrar a las personas que ambos llevaban una vida en pareja y no como ellas creían, dada la diferencia de edad.

“Durante el resto del día, besé a Paul en los labios para asegurarme de que su familia y amigos se dieran cuenta de que era su pareja”.

Daily Mail
Daily Mail

La pareja dice que todavía recibe miradas sucias de extraños: “Cada vez que nos tomábamos de las manos en las tiendas o el parque, la gente nos miraba”.

“Los fines de semana, Paul y yo todavía jugamos al airsoft juntos y alguien gritó que yo era demasiado joven para él. Aunque fue irritante, lo ignoramos y lo ignoramos”.

Daily Mail
Daily Mail