Fue en 2018 cuando se hizo público el caso de la profesora de música argentina Joana Nagnug (31), quien fue denunciada por una mujer de haber acosado con mensajes de connotación sexual a su hijo, quien era además era alumno suyo en una escuela de Rosario.

Según detalla el medio trasandino Crónica, el 16 de septiembre del año pasado una mujer llamada Carolina revisó el celular de su hijo de 13 años, encontrando allí conversaciones de WhatsApp de connotación sexual.

En ese momento la madre se hizo pasar por el menor de edad y continuó enviando mensajes a la docente. En uno de ellos le pidió que le enviara una foto de ella, para identificarla.

En otro de ellos, Carolina insistió con la profesora hasta pactar un encuentro entre ambos, el cual fue acordado por Nagnug con más mensajes de contenido sexual.

En las conversaciones expuesta se leían frases como: “Te quiero a vos, besarte todo”, “En la esquina por Pellegrini. Espérame ahí y nos tomamos un taxi, yo pago, vos no te preocupes”, “Ni una foto tuya me mandaste al final”, “Ni un hola linda, amor, nada. Qué feo”.

Uno de los mensaje de Carolina
Uno de los mensaje de Carolina

Con todos estos antecedentes la mujer presentó la denuncia ante la justicia argentina y la escuela primaria Nº 63, donde expulsaron a la docente con efecto inmediato.

Si bien las pruebas (conversaciones de WhatsApp) eran evidentes, la profesora negó todas las acusaciones desde un comienzo. El proceso se extendió por casi 11 meses.

Finalmente, la jueza Hebe Marcogliese condenó el pasado viernes a la docente a pagar una insólita multa de 600 pesos argentinos (unos 7.800 pesos chilenos) al menor de edad, quien actualmente tiene 14 años.

Junto con eso se le condenó a una pena de cancel de un año, la cual no deberá cumplir si realiza una serie de requerimientos que fueron ordenados por la justicia de dicho país.

Estos incluyen someterse al control del Servicio Post-Penitenciario, presentándose este ente cada mes, no acercarse a menos de 200 metros de la víctima, realizar tareas comunitarias sin remuneración en una iglesia por el delito de Grooming (acoso cibernético infantil) y abonar la suma mencionada.

La familia del muchacho indicó que la condena contra Nagnug es “baja”, debido a que podría haber causado un daño irreparable contra su alumno. No obstante, la defensa expresó que la medida era justa debido a que ambos “nunca tuvieron un encuentro”.

Cabe señalar que la docente no podrá volver a hacer clases dentro de la República Argentina a perpetuidad.