Sociedad
Viernes 03 mayo de 2019 | Publicado a las 13:23 · Actualizado a las 13:42
Estudio demuestra que las bolsas "biodegradables" siguen intactas luego de 3 a√Īos en el mar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un estudio desarrollado por cient√≠ficos de la Universidad de Plymouth (Inglaterra) revel√≥ conclusiones poco alentadoras sobre las denominadas bolsas biodegradables. En concreto, los realizadores comprobaron que luego de haberlas desechado por tres a√Īos en el medio ambiente, estas no se hab√≠an desarticulado de una forma notoria.

La investigaci√≥n fue publicada en la revista Enviromental Science and Technology y consisti√≥ en dejar por tres a√Īos el mismo n√ļmero de bolsas de este tipo en el mar, enterradas en tierra y al aire libre.

Desafortunadamente, los resultados no fueron los m√°s alentadores en esta materia, ya que los investigadores comprobaron que estas bolsas sufrieron una descomposici√≥n m√≠nima y, adem√°s, notaron que a√ļn manten√≠an sus caracter√≠sticas iniciales.

Imogen Napper, directora del estudio, indic√≥ que los resultados que encontraron no fueron los m√°s satisfactorios, a√Īadiendo que la promesa de “degradarse m√°s r√°pido que otra normal”, no se estar√≠a cumpliendo del todo.

“Nuestros resultados muestran que no se puede confiar en que las bolsas entreguen, en todos los entornos, un deterioro sustancial tras un per√≠odo de tres a√Īos”, asever√≥.

Richard C. Thompson, otro de los ingenieros en residuos encargados del estudio, indicó a la National Geografic que en ninguno de los ambientes las bolsas lograron una reducción aceptable.

“Me sorprendi√≥ que despu√©s de tres a√Īos, todav√≠a pudieras llevar tu compra a casa en estas bolsas. No tienen la misma fuerza que cuando eran nuevas, pero no se han degradado de una forma significativa”, afirm√≥.

Por lo pronto, Thompson estima que esta investigación debe dar pie para comenzar a repensar qué materiales se utilizan para la creación de bolsas biodegradables.

“El estudio no debe interpretarse como un argumento contra el desarrollo de productos biodegradables o compostables. El estudio aboga por repensar qu√© productos funcionan mejor como biodegradables. Tenemos que vincular estos productos a los usos apropiados”, concluy√≥.

El invento de emprendedores chilenos

Con un ligero cambio en la fórmula del plástico, que permite sustituir el petróleo por la caliza, un grupo de emprendedores chilenos ha logrado fabricar bolsas plásticas y de tela reutilizables solubles en agua y que no contaminan.

Roberto Astete y Cristian Olivares, los dos artífices de este producto, empezaron con experimentos para fabricar detergente biodegradable, pero al final hallaron la fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo, soluble en el agua) y que reemplaza a los derivados del petróleo, los causantes de la indestructibilidad de los plásticos que se han integrado en la cadena alimenticia de los animales que pueblan los océanos y deterioran el medio ambiente.

AFP
AFP

‚ÄúNuestro producto deriva de una caliza que no da√Īa el medio ambiente‚ÄĚ, asegur√≥ Astete, director general de la empresa SoluBag, que espera comercializar sus productos a partir de octubre en Chile, uno de los primeros pa√≠ses de Am√©rica Latina en prohibir el uso de las bolsas pl√°sticas convencionales por los comercios.

‚ÄúEsto es como hacer pan‚ÄĚ,
agrega. ‚ÄúPara hacer pan se necesita harina y otros componentes. Nuestra harina es el alcohol de polivinilo y otros componentes, aprobados por la FDA (la agencia estadounidense para la regulaci√≥n de alimentos, medicamentos, cosm√©ticos, aparatos m√©dicos, productos biol√≥gicos y derivados sangu√≠neos), que nos ha permitido una materia prima para hacer distintos productos‚ÄĚ, aseguraron.

Ante la prensa, los dos muestran la solubilidad inmediata de sus bolsas pl√°sticas en agua fr√≠a o de las bolsas de tela reutilizables en agua caliente. ‚ÄúLo que queda en el agua es carbono‚ÄĚ, asegura Astete, lo que las pruebas m√©dicas realizadas han demostrado que ‚Äúno tiene ning√ļn efecto en el cuerpo humano‚ÄĚ.

Y para demostrar que el agua turbia que queda es ‚Äúinocua‚ÄĚ y sigue siendo potable, se bebe unos cuantos vasos de agua.

En un mundo en el que en 2014 se fabricaron 311 millones de toneladas de pl√°stico y para el 2050 si no se cambia el rumbo se fabricar√°n 1.124 millones de toneladas, Astete y Olivares esperan dar al cliente el ‚Äúempoderamiento de ayudar a descontaminar el medio ambiente‚ÄĚ porque ‚Äúla gran ventaja es que el usuario decide cu√°ndo destruirla‚ÄĚ, asegura.

La iniciativa ha ganado el premio SingularityU Chile Summit 2018 como emprendimiento catalizador de cambio, lo que les ha valido una pasantía para los inventores en Sillicon Valley a partir de septiembre.

Tendencias Ahora