Sociedad
Martes 12 marzo de 2019 | Publicado a las 12:11
Contaminaci√≥n atmosf√©rica mata m√°s personas de las que se cre√≠a, seg√ļn nuevo estudio
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La contaminaci√≥n atmosf√©rica mata cada a√Īo de forma prematura a 8,8 millones de personas en el mundo, el doble de lo estimado hasta ahora, seg√ļn un estudio publicado este martes.

Entre el 40 y 80% de estos decesos, basados en cifras de 2015, est√°n causados por ataques card√≠acos, apoplej√≠as y otros tipos de enfermedades cardiovasculares, seg√ļn los autores de la investigaci√≥n publicada en la revista European Heart Journal.

Esto significa que la contaminaci√≥n atmosf√©rica provoca anualmente m√°s muertes que el tabaco, responsable de 7,2 millones de decesos en el mismo a√Īo, seg√ļn datos de la Organizaci√≥n Mundial de la Salud.

“Se puede evitar fumar, pero no se puede evitar estar sometido al aire contaminado”, se√Īal√≥ uno de los responsables del estudio, el profesor Thomas M√ľnzel, de la Universidad de Maguncia (Alemania).

A nivel mundial, los estudios hab√≠an cifrado hasta ahora el n√ļmero total de decesos en alrededor de 4,5 millones.

Los investigadores estiman que solo en China se produjeron 2,8 millones de muertes en 2015 debido a este fenómeno. En los 41 países del continente europeo Рdonde se concentró principalmente el estudio Рestas totalizaron 790.000 y en los 28 de la UE, 659.000.

Estos cálculos también son netamente superiores a los de la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA).

En su informe anual publicado en octubre, la AEMA juzgó que la contaminación del aire con partículas muy finas (PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2, emitido por los motores diésel) y ozono, fue responsable en 2015 de 518.000 muertes prematuras en Europa y de 480.000 en la UE.

Los autores alemanes del estudio utilizaron una nueva herramienta estad√≠stica: primero estimaron la exposici√≥n a los contaminantes bas√°ndose en un modelo que simula la manera en que los gases atmosf√©ricos interactu√°n con los compuestos qu√≠micos procedentes de la actividad humana (producci√≥n de energ√≠a, industria, transportes, agricultura…)

Luego aplicaron estos datos a un nuevo modelo estadístico que combina los índices de mortalidad y la exposición.

Fuentes de energía limpias

“Utilizamos nuevos an√°lisis de riesgos, basados en datos epidemiol√≥gicos mucho m√°s amplios que hasta ahora y procedentes de 16 pa√≠ses”, indic√≥ a la AFP uno de los cient√≠ficos, Jos Lelieveld.

La mortalidad media atribuida a la contaminación atmosférica por parte de estos investigadores es de 120 decesos anuales por cada 100.000 habitantes. Esta tasa es superior en Europa (133), pese a que los controles son más estrictos en ese continente que en otras regiones.

“Esto se explica por la combinaci√≥n de una mala calidad del aire y de una fuerte densidad de la poblaci√≥n, que deriva en una exposici√≥n situada entre las m√°s elevadas del mundo”, seg√ļn el profesor Lelieveld.

La mortalidad es especialmente elevada en Europa del Este, con 36.000 muertes anuales en Rumania y 76.000 en Ucrania, es decir, tasas superiores a las 200 por 100.000 habitantes.

En Alemania, la tasa es de 154 muertes por 100.000 habitantes, frente a 105 en Espa√Īa y Francia y a 98 en Reino Unido.

Los autores del estudio juzgan “urgente” rebajar los techos de exposici√≥n a las part√≠culas finas.

El l√≠mite anual medio para las PM2,5 fijado por la UE es de 25 microgramos por metro c√ļbico, es decir, 2,5 veces m√°s que las recomendaciones de la OMS.

“Puesto que la mayor parte de part√≠culas finas y de otros contaminantes atmosf√©ricos en Europa proceden de la combusti√≥n de energ√≠as f√≥siles, es urgente pasar a otras fuentes de energ√≠a”, seg√ļn Lelieveld.

Este estudio “parece mostrar que el riesgo cardiovascular relacionado con la contaminaci√≥n est√° subestimado y esta constataci√≥n me parece pertinente”, coment√≥ el doctor Holly Shiels, cient√≠fico de la Universidad de Manchester, que no particip√≥ en el estudio.

“Hasta ahora, nos concentr√°bamos en el riesgo de c√°ncer relacionado con la contaminaci√≥n del aire o en los efectos inmediatos en el aparato respiratorio. Ahora, comprendemos mejor su v√≠nculo con los problemas card√≠acos, los efectos sobre el cerebro o la reproducci√≥n”, declar√≥ a la AFP el director de la AEMA, Hans Bruyninckx, en una entrevista independiente a la publicaci√≥n del estudio.

Tendencias Ahora