Sociedad
Lunes 18 febrero de 2019 | Publicado a las 17:29
M√°s de la mitad de las mujeres con embarazos no deseados en Pakist√°n aborta: muchas mueren
Por Scarlet Stuardo
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Embarazada, desesperada y pobre, la paquistaní Zamina afrontó una dura elección: arriesgar su vida con un aborto secreto o ponerse en peligro con un sexto hijo.

Al final, opt√≥ por lo primero, uni√©ndose as√≠ a las m√°s de dos millones de mujeres que abortan cada a√Īo en un pa√≠s donde los l√≠deres religiosos son cr√≠ticos con las medidas de planificaci√≥n familiar y hay una falta de educaci√≥n sexual y acceso a m√©todos anticonceptivos.

Casi la mitad de todos los embarazos en Pakist√°n, aproximadamente 4,2 millones cada a√Īo, son imprevistos y alrededor del 54% acaban en aborto, seg√ļn el Instituto Guttmacher, una organizaci√≥n estadounidense que recopila datos en este campo.

“Hace tres a√Īos, cuando naci√≥ mi hija, el m√©dico me dijo que deb√≠a dejar de tener beb√©s porque ser√≠a malo para mi salud”, dijo Zamina, usando un nombre falso, en su casa en la ciudad de Peshawar (noroeste).

“Pero cada vez que le digo eso a mi esposo, me dice que conf√≠e en Dios”, agreg√≥ la joven de 35 a√Īos. “Mi esposo es un hombre religioso (…) Quiere tener muchos hijos”, dijo.

Hace d√©cadas, la campa√Īa de planificaci√≥n familiar con el lema “do bache hi ache”, o “dos ni√Īos es bueno”, fue rechazada por los l√≠deres religiosos y los nacionalistas que quer√≠an una poblaci√≥n mayor que rivalice con los 1.200 millones de habitantes de India.

Hoy en día, la población de alrededor 207 millones está agotando los recursos de Pakistán y los expertos advierten contra los problemas en el futuro.

Zamina explic√≥ que frecuentemente le sugiere a su esposo que adopten alg√ļn m√©todo de planificaci√≥n familiar, pero se niega. “Mi suegra ten√≠a nueve hijos”, dijo Zamina.

“Cuando me quejo a mi marido de que no puedo tener m√°s beb√©s, √©l responde: ‘Si mi madre no muri√≥, t√ļ tambi√©n deber√≠as mantenerte viva"”, asever√≥.

El aborto se permite en Pakistán si la salud de la madre está en peligro. Pero muchos médicos invocan su fe musulmana para negarse a practicarlos.

Como resultado, algunas mujeres abortan ilegalmente y las autoridades en gran medida hacen la vista gorda ante la situación.

El m√©todo m√°s utilizado es ingerir Misoprostol, un medicamento de venta libre que se usa para tratar las √ļlceras, y que causa la expulsi√≥n del embri√≥n. Tambi√©n puede causar complicaciones graves para la madre.

La ONG Aware Girls asesora a quienes llaman a su línea directa sobre cómo se deben usar dichos medicamentos de manera segura y cuándo deben buscar atención de emergencia o profesional en una clínica.

“La mayor√≠a de nosotros conocemos mujeres que han muerto de un aborto”, dijo Gulalai Ismail, cofundadora de Aware Girls.

“Dispuesto a hacer cualquier cosa”

Zamina fue una de las afortunadas: supo a d√≥nde acudir para obtener ayuda una vez que decidi√≥ interrumpir su √ļltimo embarazo.

Al otro lado del teléfono, la consejera de Aware Girls Ayisha la tranquilizó y le aconsejó sobre qué medicamentos tomar y en qué dosis. Insisten en que las mujeres nunca deben estar solas cuando intentan tales procedimientos.

“Mi trabajo salva las vidas de las mujeres. Cuando llaman, est√°n dispuestas a hacer cualquier cosa para abortar”, explic√≥ la joven de 26 a√Īos. Ayisha estim√≥ que recibe alrededor de 350 llamadas al mes.

La mayoría de las mujeres que contactan con la ONG saben muy poco acerca de la anticoncepción. El acceso a los condones, la opción más conocida, es limitado e incluso cuando se pueden comprar, requieren que el hombre esté de acuerdo.

Seg√ļn las estad√≠sticas oficiales, solo alrededor del 35% de las mujeres paquistan√≠es usan alguna forma de anticoncepci√≥n no abortiva a pesar de que son baratas.

Las píldoras anticonceptivas cuestan solo 20 rupias (100 pesos chilenos), por ejemplo, mientras que un DIU está disponible por 400 rupias (cerca de 2 mil pesos chilenos). Pero el control de la población es un tema controvertido en Pakistán, donde las familias numerosas son apreciadas.

“Las autoridades no han sido capaces de hacer de este problema una emergencia para Pakist√°n. Es todo un discurso ret√≥rico y pol√≠tico”, dice el doctor Harun Ibrahim, de la ONG de planificaci√≥n familiar Greenstar.

Zeba Sathar, dem√≥grafa a cargo de otra ONG, Population Council, calific√≥ la actitud negativa de la naci√≥n ante la anticoncepci√≥n como un “fracaso sist√©mico”.

“Las mujeres est√°n muriendo”

El primer ministro Imran Khan reconoci√≥ en diciembre la falta de voluntad pol√≠tica sobre el tema y prometi√≥ campa√Īas a favor de la anticoncepci√≥n utilizando medios de comunicaci√≥n, tel√©fonos celulares, escuelas y mezquitas.

“Los mul√°s tienen un papel clave que desempe√Īar”, insisti√≥. Pero el Consejo de Ideolog√≠a Isl√°mica de Pakist√°n, un organismo religioso que asesora al gobierno, dice lo contrario, insistiendo en que la planificaci√≥n familiar est√° en contra del Islam.

“La campa√Īa de control de natalidad a nivel gubernamental debe cesar de inmediato y el programa de control de natalidad debe retirarse”, dijo el Consejo a la AFP.

La organizaci√≥n ben√©fica Marie Stopes, cuyas cl√≠nicas brindan atenci√≥n para despu√©s del aborto, describi√≥ a una paciente t√≠pica en Pakist√°n: tiene m√°s de 30 a√Īos, se cas√≥ a los 18 a√Īos, es pobre, no tiene educaci√≥n y ya tiene tres hijos.

“Las mujeres est√°n muriendo √ļnicamente (…) por la falta de conocimiento”, dijo Xaher Gul, un ejecutivo de Marie Stopes.

En 2012, el a√Īo de su √ļltimo estudio, el Instituto Guttmacher estim√≥ que hubo 2,25 millones de abortos en Pakist√°n y que 623.000 fueron tratadas por complicaciones posteriores al aborto.

Tendencias Ahora