Sociedad
Viernes 10 agosto de 2018 | Publicado a las 19:00
Costa Rica a pasos de matrimonio igualitario pero grupos LGBTI temen a "derecha populista"
Publicado por: Paola Alemán La información es de: Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La apertura de la institución matrimonial a parejas integradas por personas del mismo sexo se consumará en Costa Rica a más tardar en 2020. Este pasado jueves, el Tribunal Constitucional de ese país centroamericano emitió un fallo que obliga al Congreso a hacer las reformas necesarias en un máximo de dieciocho meses.

Si el Parlamento desacata la sentencia de esa corte o tarda m√°s de un a√Īo y medio en hacer las enmiendas requeridas, quedar√°n derogadas autom√°ticamente las tres normas que de momento s√≥lo posibilitan la uni√≥n civil ‚Äďmatrimonial o de hecho‚Äď de un hombre y una mujer: los art√≠culos 14 (inciso 6) y 242 del C√≥digo de la Familia, y el art√≠culo 4 (inciso M) de la Ley de la Persona Joven.

Aunque no es la nación latinoamericana más avanzada en lo que respecta al reconocimiento de los derechos de los gays, las lesbianas, las personas bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), Costa Rica ha hecho progresos considerables, sobre todo en comparación con Estados vecinos como El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

En Costa Rica, los ciudadanos transgénero e intersexuales pueden cambiar oficialmente los nombres recibidos al nacer por otros acordes con sus identidades de género, la información alusiva al sexo de nacimiento ha sido eliminada de los documentos de identidad, y las parejas homosexuales tienen acceso a ciertos beneficios otrora reservados para las heterosexuales.

La Nación | Costa Rica
La Nación | Costa Rica

El temor a la derecha populista

No obstante, las organizaciones que defienden las reivindicaciones de la comunidad LGBTI han criticado el fallo del Tribunal Constitucional costarricense, alegando que, en lugar de ejercer su autoridad y poner fin de inmediato a una discriminación injustificable, la corte le dio más de setenta semanas a un Congreso donde abundan los conservadores para que modernice la legislación nacional.

Los activistas LGBTI ‚Äďcuyas demandas cuentan con el respaldo del presidente de Costa Rica, el socialdem√≥crata Carlos Alvarado‚Äď tienen razones de sobra para temer que, en ese lapso, los diputados opositores convoquen a protestas populares contra la moci√≥n de legalizar el llamado ‚Äúmatrimonio igualitario‚ÄĚ.

Eso fue lo que hizo el populista de derecha Fabricio Alvarado ‚Äďprincipal rival de Carlos Alvarado en la √ļltima campa√Īa electoral‚Äď cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos inst√≥ a Costa Rica a reconocer las uniones civiles entre personas del mismo sexo a principios de este a√Īo.

‚ÄúYo creo que la sentencia del Tribunal Constitucional terminar√° siendo cumplida porque, por primera vez en la historia del pa√≠s, el Ejecutivo es apoyado por una coalici√≥n de partidos que acapara la mayor√≠a de los esca√Īos en el Congreso. Las fuerzas progresistas dominan el Parlamento. Sin embargo, los populistas de derecha van a ofrecerle resistencia a la apertura de la instituci√≥n matrimonial‚ÄĚ, dice Sebastian Huhn.

‚ÄúFabricio Alvarado y su partido, Restauraci√≥n Nacional, no deben ser subestimados; ellos no perder√°n la oportunidad de movilizar a sus seguidores y a las fuerzas m√°s reaccionarias de la naci√≥n, dentro y fuera del Congreso, para que rechacen el fallo del Tribunal Constitucional de Costa Rica‚ÄĚ, agrega Huhn, investigador de la Universidad de Osnabr√ľck especializado en Derechos Humanos.

Tambi√©n Javier Corrales, profesor de Ciencia Pol√≠tica en el Amherts College de Massachusetts, entiende las aprensiones de la comunidad LGBTI. ‚ÄúAl abordar el t√≥pico del matrimonio igualitario, los pol√≠ticos conservadores tienden a articular discursos que atizan los gestos y los actos de violencia homof√≥bicos y transf√≥bicos‚ÄĚ, lamenta.

Dieciocho meses, tiempo prudente

Aun as√≠, tanto Huhn como Corrales ven con buenos ojos el hecho de que a los legisladores costarricenses se les haya dado tiempo para discutir la materia. ‚ÄúEs positivo que se les haya puesto un plazo, porque para nadie es un secreto que los parlamentarios costarricenses proceden muy lentamente. A mi juicio, dieciocho meses es un lapso razonable para que las reformas legales por hacer sean debatidas cabalmente y los prejuicios homof√≥bicos sean refutados. Desde luego, espero que se impongan los mejores argumentos, que est√°n en manos de los sectores ilustrados del pa√≠s‚ÄĚ, sostiene el experto de Osnabr√ľck. Para el especialista de Massachusetts, la corte costarricense ha actuado correctamente.

Corrales trae a colación lo ocurrido en Estados Unidos después de que tribunales de diferentes estados se pronunciaran a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Las decisiones de varios magistrados fueron tachadas de ilegítimas y fueron apeladas frente a instancias superiores bajo la tesis de que no habían sido producto de procesos consultativos ni de debates legislativos, sino de la arbitrariedad de jueces puntuales con agendas políticas individuales.

‚ÄúPor eso me parece conveniente la soluci√≥n intermedia de la corte costarricense; ella les da a los legisladores la posibilidad de ‚Äėadue√Īarse‚Äô de la reforma legal, si as√≠ lo quisieran‚ÄĚ, arguye Corrales, cofundador de Timeline, un proyecto digital editado de manera colaborativa que recopila los sucesos pol√≠ticos m√°s importantes en la historia de las comunidades LGBTI de Am√©rica Latina y el Caribe.

Francisco Alvarado| Conservador costarricense
Francisco Alvarado| Conservador costarricense

El barco que dará la vuelta al mundo sólo con energías renovables

¬ŅC√≥mo funciona las energ√≠as limpias de la embarcaci√≥n Race For Water?

Las playas de Isla de Pascua son las más contaminadas con residuos plásticos en el país

M√ĀS NOTICIAS
Tendencias Ahora