Cuando el usuario Simón Oyaneder creó el particular “robot que toca la cacerola”, jamás pensó la fama que alcanzaría. “¿Cómo ‘agarré tanto vuelo’?”, expresó el joven que, gracias a sus conocimientos de programación, inventó un peculiar artefacto para unirse a los “cacerolazos” sin necesidad de “cansarse”.

Todo comenzó la noche de este domingo, cuando el joven de Santiago reunió un motor, una cuchara, un sartén y algunos cables, además de crear un código de programación, para imitar el ritmo de un cacerolazo. “Estaba aburrido en el toque de queda e hice esto”, escribió.

Con estos materiales, unió la cuchara al sartén, logrando que ésta se golpeara rítmicamente tal como se ha realizado durante estos últimos días en los “cacerolazos” vespertinos. Oyaneder fue grabando todo el proceso y publicándolo en sus Stories de Instagram, en donde se volvió viral en cosa de minutos. Luego lo compartió en Instagram TV (IGTV).

“(Por) si alguien quiere salir a marchar y no quiere acalambrarse la mano”, dijo en el registro en donde además demuestra como el artefacto funciona de forma autónoma al ser conectado a una batería portátil con entrada USB.

Es así como, tras compartilo también en Facebook, el video superó las 112 mil reproducciones y 7,3 mil compartidos, sacando carcajadas y aplausos en redes sociales.