Sociedad
Lunes 12 agosto de 2019 | Publicado a las 08:58
Casa rosada con emojis en su fachada ofende a vecinos en medio de extra√Īa disputa en barrio de EEUU
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
visitas

Una casa rosada decorada con dos emoticones gigantes con pesta√Īas postizas y la boca cerrada por una cremallera: as√≠ culmin√≥ una extra√Īa disputa en un vecindario del peque√Īo pueblo de Manhattan Beach, al sur de Los Angeles.

Manhattan Beach decidi√≥ hace unos a√Īos prohibir el alquiler de viviendas por menos de 30 d√≠as. A pesar de ello, la propietaria de una casa en la calle 39 de esta ciudad de California, coloc√≥ su vivienda, ubicada a tiro de piedra de la playa, en el circuito de AirBnB.

Desafortunadamente para ella, Kathryn Kidd fue denunciada ante los servicios municipales por un grupo de vecinos y sentenciada en mayo pasado a pagar una multa de 4.000 dólares (2,8 millones de pesos chilenos).

Unas semanas después, la casa de la discordia fue pintada de rosa y su fachada decorada con dos grandes emoticones amarillos.

Mark Ralston | AFP
Mark Ralston | AFP

Uno pone los ojos en blanco, con la lengua colgando, como si se tratara de una persona que est√° delirando; el otro tiene la boca cerrada por una cremallera: un sesgo est√©tico audaz que molesta a muchos vecinos, sobre todo a aquellos que se sienten directamente atacados por los “emojis”.

Este es el caso, por ejemplo, de Susan Wieland, que forma parte del grupo de residentes que denunci√≥ a su vecina y que llevaba pesta√Īas postizas cuando conoci√≥ a Kathryn Kidd.

Esta √ļltima asegur√≥ que el nuevo aspecto de su “casa alegre” solo tiene la intenci√≥n de animar al vecindario.

“Ac√° todo el mundo est√° triste, deprimido, siempre est√°n preocupados por los asuntos de los dem√°s. Quer√≠a enviar un mensaje de alegr√≠a, colorido y positivo”, dijo Kidd al sitio web EasyReaderNews, negando que hubiera pretendido representar a Susan Wieland.

Varios residentes locales enojados presentaron esta semana el asunto ante el ayuntamiento para exigir que la fachada de la casa sea nuevamente pintada en tonos m√°s neutros.

Las autoridades locales analizarán las normas urbanísticas vigentes para determinar si la demanda es viable.

Mark Ralston | AFP
Mark Ralston | AFP
Tendencias Ahora