Sociedad
Lunes 03 septiembre de 2018 | Publicado a las 09:51 · Actualizado a las 11:15
Tres invaluables momias chilenas se consumieron en el incendio del museo de Brasil
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Incalculables perdidas dejó el gran incendio que este domingo destruyó el Museo Nacional de Río de Janeiro, uno de los más antiguos de Brasil.

El edificio de m√°s de 200 a√Īos, resguardaba cerca de 20 millones de piezas valiosas invaluables para la historia de la humanidad, de las cuales s√≥lo el 1% se encontraba en exhibici√≥n.

Seg√ļn consigna la agencia de noticias Agence France-Presse, el museo contaba con una colecci√≥n egipcia y otra de arte y artefactos grecorromanos, as√≠ como colecciones de paleontolog√≠a que incluyen el esqueleto de un dinosaurio hallado en la regi√≥n de Minas Gerais y el m√°s antiguo f√≥sil humano hallado en el actual Brasil, bautizado “Luzia”.

Uno de estos impresionantes art√≠culos hist√≥ricos era una momia atacame√Īa de m√°s de 4000 a√Īos de antig√ľedad, la que se hab√≠a conservado en buenas condiciones de forma natural.

Esta pertenecía a una tumba en Chiu-Chiu en el desierto de Atacama, en norte de Chile. En este caso especifico se trataba de un hombre de mediana edad sentado con la cabeza apoyada en las rodillas y cubierto por una capa de lana.

En la antig√ľedad, los hombres eran sepultados en esta postura junto a sus pertenencias, y su capa coincid√≠a con la que se llevaban en ese periodo debido a las bajas temperaturas de la zona.

“En el fr√≠o del desierto era com√ļn dormir sentado, con la cabeza apoyada en las rodillas, posiblemente un modo de calentarse mejor bajo los ponchos y los gorros hechos de lana de llama. Esta era tambi√©n la posici√≥n en que los muertos eran enterrados, envueltos en ropas y cubiertas, junto con sus pertenencias”, afirman en el portal del museo.

“En este caso, quedaba s√≥lo el t√≠pico gorro atacame√Īo que √©l viste, tejido en lana y adornado con pelos de llama. Su cuerpo no presenta signos externos de la causa de la muerte. La lesi√≥n visible en la cara izquierda, donde el hueso est√° fracturado, fue consecuencia de un trauma. Los atacame√Īos no ten√≠an tradici√≥n guerrera, pero en algunos momentos lucharon y practicaron rituales violentos”, agrega.

museunacional.ufrj.br
museunacional.ufrj.br

Otras de las piezas que se presume que fue consumida por el fuego, es la momia aymara de un hombre de 30 o 40 a√Īos de edad. El cuerpo se encontraba dentro de un cesto sentado con las rodillas junto al ment√≥n y atado. S√≥lo su cabeza y la punta de los pies quedaba al descubierto.

“En el caso de esta momia, su cr√°neo est√° expuesto porque la parte m√°s alta de la cabeza no se conserv√≥ bien. El formato alargado del cr√°neo resulta de una deformaci√≥n intencional, pr√°ctica com√ļn entre los pueblos andinos, probablemente realizada por razones est√©ticas o religiosas, o para se√Īalar distinci√≥n”, aseguraban en el portal del museo.

museunacional.ufrj.br
museunacional.ufrj.br

Finalmente, otra momia que tambi√©n habr√≠a desaparecido, era la de un ni√Īo donada al museo por el gobierno de Chile para ilustrar las t√©cnicas de momificaci√≥n artificial de los pueblos precolombinos. De ella no se tienen fotograf√≠as.

Tendencias Ahora