Sociedad
Joven belga recorrió ocho países de Europa sólo ocupando Tinder
Publicado por: César Vega
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Antonhy Botta, estudiante de 25 a√Īos oriundo de Bruselas, quiso aprovechar su √ļltimo a√Īo en la universidad haciendo un largo viaje por Europa. Su cometido lo llev√≥ a cabo usando Tinder en cada ciudad donde llegaba, sin gastar un solo Euro en alojamiento.

Botta estuvo dos meses recorriendo 20 ciudades en dicho continente, qued√°ndose en hogares de mujeres con las que hab√≠a hecho ‚Äúmatch‚ÄĚ en la aplicaci√≥n. Conoci√≥ otras ciudades de B√©lgica, Holanda, Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungr√≠a, Rep√ļblica Checa y Polonia.

El belga denomin√≥ este concepto como ‚ÄúTinderSurfing‚ÄĚ (surfeo en Tinder), donde tras conocer una chica en la red social le ped√≠a alojamiento en su hogar por una noche, explicando que andaba viajando y eso no significaba ning√ļn tipo de relaci√≥n entre ambos.

‚ÄúLos ahorros que hice durante un tiempo ayudaron a trasladarme entre cada ciudad, pero mi idea era no pagar hoteles y que las j√≥venes que conociera a trav√©s de Tinder me ayudaran en eso. No buscaba relaciones ni ligar, s√≥lo alojamiento‚ÄĚ explic√≥ al diario ingl√©s Independent.

¬ŅC√≥mo funciona esta modalidad?

El muchacho indicó que antes de emigrar a otra ciudad acudía a la aplicación y buscaba conectar con chicas que vivieran por la zona, utilizando la opción de localización. Así la herramienta le permitía ganar tiempo antes de llegar a destino.

Botta admiti√≥ que buscaba que la mujer con que hablara fuera bonita y le gustara. ‚ÄúTampoco pod√≠a ser demasiado exigente con la chica que conectaba, porque la idea era encontrar un lugar donde pasar la noche‚ÄĚ afirm√≥.

La idea era ser muy esforzado para encontrar un alojamiento adecuado en cada ciudad que visitaba o por lo menos que estuviera cerca. ‚ÄúCuando quise visitar Viena fui directo a Bratislava (ubicada a una hora) y comenc√© el proceso de surfeo‚ÄĚ, explic√≥.

El joven agregó que tuvo que ser muy eficiente dentro de su viaje, por lo cual sus conversaciones en la aplicación muchas veces fueron directas y precisas, sin dar tiempo para conocer a la otra persona como es la costumbre.

‚ÄúEntonces comenc√© con una nueva forma, utilic√© una manera r√°pida y efectiva para romper el hielo usando la frase: Eres mi primer Match en esta ciudad. Tras esto les enviaba un video que tengo en mi canal de Youtube seguido de la frase: ¬ŅQui√©res ser mi anfitriona?‚ÄĚ detall√≥.

Las mayor√≠a de las respuestas que recibi√≥ fueron negativas, como ‚Äúexcelente, pero eso no es para mi‚ÄĚ o ‚Äúte deseo buena suerte con tu viaje‚ÄĚ. Tambi√©n recibi√≥ insultos e incluso hubo mujeres que cancelaron el Match. Por otro lado, hubo otras que aceptaron la propuesta.

That Auto Salon stuff was a laugh after all.

A post shared by Tinder Surfer (@zebotta) on

Buenas y malas experiencias en cada ciudad

Botta comentó que tuvo vivencias positivas y negativas durante el viaje, pero que todas le dejaron mucho significado tras su vuelta a Bruselas.

‚ÄúEn Munich me qued√© donde una mujer que viv√≠a en una verdadera mansi√≥n. El lugar ten√≠a piscina, sauna, jacuzzi e incluso su propio gimnasio. Ella viv√≠a en la misma calle que muchos jugadores del Bayern Munich‚ÄĚ cont√≥.

Otra buena vivencia fue en la ciudad de Colonia. ‚ÄúElla era perfecta, inteligente, linda y muy lista. Por un momento pens√© en detener mi viaje y pasar los dos meses con ella, pero la aventura estaba reci√©n empezando y deb√≠a continuar‚ÄĚ relat√≥.

El belga reconoci√≥ que en ocasiones tuvo relaciones con quienes lo hospedaron, pero aclar√≥ que no fue algo que buscara de antemano, ‚Äúsimplemente fue algo que se dio en el momento, a veces hay qu√≠mica y otras no‚ÄĚ.

Cabe se√Īalar que el estudiante actualmente est√° trabajando en Bruselas y se prepara para una nueva aventura viajando con Tinder, esta vez los destinos ser√≠an Nueva Zelanda o Am√©rica.

Tendencias Ahora