Sociedad
Violencia y dolor: La cruda y dolorosa historia real de la familia Ingalls
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La historia de La peque√Īa casa en la pradera marc√≥ la infancia de millones de personas en todo el mundo. La saga de libros para ni√Īos y su posterior serie de televisi√≥n nos transportaban a un mundo donde la bondad y los lazos familiares eran m√°s importantes que cualquier otra cosa.

La familia Ingalls se convirti√≥ en un ejemplo a seguir, y es que a pesar de vivir con lo m√≠nimo, siempre se las arreglaban para tomar las decisiones correctas y ense√Īar a sus hijas sobre los valores humanos.

Sin embargo, la historia real de los Ingalls est√° muy lejos de la ternura de Laura, la bondad de Mary, la humildad de Caroline y la sabidur√≠a de Charles. De hecho, se trata de una historia oscura y m√≥rbida que se conocen gracias a una autobiograf√≠a escrita por la verdadera Laura Ingalls, a los 60 a√Īos.

Apoyada por su √ļnica hija, Rose, Laura registr√≥ todas las desventuras que afront√≥ durante su vida en el siglo XIX, en el seno de una familia de colonos marcada por la violencia y la pobreza.

La verdadera familia Ingalls
La verdadera familia Ingalls

La vida de Laura Ingalls Wilder comenz√≥ de manera dif√≠cil, naci√≥ en 1867 en una peque√Īa casa justo al otro lado del r√≠o Mississippi en Wisconsin cuando la Guerra Civil estaba terminando y el pa√≠s estaba entrando en recesi√≥n por la posguerra.

Desde muy peque√Īa, ella y sus hermanos se acostumbraron a viajar por el oeste de Estados Unidos junto a sus padres. Esto, debido a que su pap√° Charles era un hombre aventurero incapaz de permanecer quieto en un lugar, por lo cual llev√≥ a su familia a adentrarse en territorios indios, pasando por Kansas, Minnesota¬†y¬†Dakota.

Debido a la poca habilidad para los negocios del jefe de familia, los Ingalls viv√≠an con lo m√≠nimo y se quedaban en peque√Īos departamentos que luego abandonaban durante la noche, para no pagar el arriendo , as√≠ lo consigna el diario ingl√©s The Guardian.

Esa vida nómade evitó que sus hijas Mary, Carrie y Laura tuvieran una educación formal, lo que molestaba y preocupaba de sobremanera a su madre Caroline, quien había trabajado como profesora en el pasado.

Carrie, Mary y Laura Ingalls
Carrie, Mary y Laura Ingalls

Pero no poder asistir a clases, era uno de sus √ļltimos problemas pues a diario deb√≠an lidiar con el mal car√°cter y la adicci√≥n al whisky de su padre, quien estaba muy alejado del personaje que todos conocemos, y que fue interpretado por Michael Landon en 1970.

Seg√ļn la biograf√≠a de Laura, durante sus viajes, tambi√©n conoci√≥ lo peor de los colonos de la √©poca. En el texto narra varios momentos que marcaron su vida, como por ejemplo cuando vio a un vecino emborrach√°ndose, arrastrando a su esposa por el cabello y luego quemando la casa. Asimismo, cuando ya tuvo edad para trabajar, sufri√≥ un intento de violaci√≥n por parte del esposo de una mujer enferma que estaba cuidando.

A esto se sumó la trágica muerte de su hermano menor Charles, quien vivió sólo nueve meses antes de fallecer por causas no conocidas, lo que sumió a su madre en una profunda depresión.

Su errante existencia finaliz√≥ cuando Charles recibi√≥ una oferta de trabajo en De Smet, en Dakota del Sur, la cual acept√≥ prometiendo a su esposa que ser√≠a la √ļltima vez que se mudar√≠an. Con el tiempo, consigui√≥ una granja de la que se hizo cargo hasta su muerte.

Charles y Caroline Ingalls
Charles y Caroline Ingalls

La vida en De Smet tampoco fue fácil, pues se encontraron con más días oscuros debido al clima. Fuertes tormentas de arena arrasaban con todo a su paso, evitando también que llegaran a la ciudad los trenes con provisiones que alimentaban al pueblo.

En ese tiempo, Laura ya ten√≠a 18 a√Īos y se hab√≠a convertido en una bella mujer. Fue en De Smet que conoci√≥ a Almanzo Wilder, un joven quien enfrent√≥ la ventisca y cruz√≥ la pradera para comprar una cosecha de trigo a un granjero local. √Čl salv√≥ a la ciudad de morir de hambre.

Laura se cas√≥ con Almanzo, el h√©roe de la ciudad, en agosto de 1885, quien le dio un hogar propio y la esperanza que sus dificultades terminar√≠an, pero no fue as√≠. Al poco tiempo del matrimonio, Laura y Almanzo contrajeron difteria, enfermedad que dej√≥ al hombre cojo y que los sumi√≥ a√ļn m√°s en la pobreza.

Laura y Almanzo
Laura y Almanzo

Cuando a√ļn no se hab√≠an recuperado de la enfermedad, otra tormenta de arena azot√≥ la zona en primavera arruinando la cosecha de la familia y matando a las ovejas que ten√≠an. Laura tom√≥ notas de todo lo que suced√≠a y escribi√≥ que “odiaba la granja … Los corderos malolientes, la comida y los platos sucios”.

El desastre los llen√≥ de deudas que no dejaba a la familia vivir tranquila. Los a√Īos siguientes de los Wilder estuvieron marcados por el miedo a los tornados, las malas cosechas y la sequ√≠a.

En la misma √©poca, Laura perdi√≥ dos beb√©s, lo que la dej√≥ traumatizada y muy dolida, por lo cual decidieron vender la peque√Īa parcela de tierra que pose√≠an y se mudaron a Spring Valley, Minnesota, donde se quedaron con los padres de Almanzo.

Al poco tiempo naci√≥ Rose, su √ļnica hija, en quien Laura volc√≥ su devoci√≥n.

La familia deambul√≥ por varios pueblos hasta que decidieron apostar por Ozarks, Missouri, atra√≠dos por las historias sobre “La Tierra de la Gran Manzana Roja”, las cuales aseguraban que era un lugar con mucho potencial para asentarse.

Laura y Almanzo Wilder
Laura y Almanzo Wilder

All√≠ Wilder compr√≥ un peque√Īo terreno pedregoso que convirti√≥ en una granja, donde construy√≥ una casa con 10 habitaciones que Laura llamaba la “casa de sus sue√Īos”.

La pareja vivi√≥ all√≠ por el resto de sus d√≠as. Fue en este lugar, donde Laura comenz√≥ a escribir La peque√Īa casa en la pradera, una serie de libros infantiles en los que contaba sus experiencias como colono, aunque por supuesto, eliminando los detalles m√°s terribles de sus recuerdos.

Fue su hija Rose, quien también era escritora, quien la impulsó a crear una autobiografía, la que ha vendido millones de copias en todo el mundo.

Laura muri√≥ a los noventa a√Īos, en 1957.

Tendencias Ahora