Sociedad
Lanzamiento de hacha, el nuevo pasatiempo de moda en Estados Unidos
Publicado por: Camilo Suazo La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un hacha, una cerveza y un blanco de madera: los “bares de hacha” se multiplican como hongos en Estados Unidos y sue√Īan con destronar a las tradicionales pistas de lanzamiento de bolos.

Se escucha un ruido sordo y constante de las filosas hojas que se clavan en la madera, gritos de alegr√≠a y el tintinear de una campana cuando el hacha da en el centro del blanco. La atm√≥sfera es c√°lida este viernes de noche en Stumpy’s Hatchet House, cerca de la costa noreste de Nueva Jersey.

Sus cuatro fundadores aseguran que el lugar, que abrió hace 18 meses, fue el primero de su tipo en Estados Unidos, aunque Canadá es considerado la cuna de este nuevo hobby. Ahora hay locales en Chicago, Washington, Nashville o Denver, entre otros.

Los propietarios de Stumpy’s ya hablan de abrir otro local en el norte de Nueva Jersey y han lanzado una franquicia con la meta de llegar a 15 de estos “bares de hacha” en un a√Īo.

“Son los nuevos bolos”, dice entusiasmada Kelly Josberger, una exdirectora de escuela primaria de 51 a√Īos que decidi√≥ cambiar de carrera, al igual que sus tres socios. Ninguno hab√≠a tenido antes su propio negocio.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

“Es mejor”, agrega Joseph Cavanagh, de 27 a√Īos, que vino a festejar su cumplea√Īos en Stumpy’s con amigos y colegas, porque “aunque seas nulo, te diviertes de todos modos. Los bolos, si no eres bueno, no son tan simp√°ticos”.

Seg√ļn la opini√≥n general, se precisa una media hora para dominar la rotaci√≥n del hacha y lograr clavarla en el blanco, que es cambiado varias veces por d√≠a.

“Es diferente, y uno est√° en actividad”, estima Jessica Hill, farmac√©utica de 34 a√Īos y colega de Joseph. “Y adem√°s est√° m√°s de moda que los bolos”. Con la decoraci√≥n toda en madera, y sin televisi√≥n o luces de ne√≥n, el local es depurado y aspira a cierta sofisticaci√≥n.

El p√ļblico de Stumpy’s est√° compuesto esencialmente por j√≥venes, hombres y mujeres casi en n√ļmeros iguales, pero los due√Īos dicen que hay personas de 50 o 60 a√Īos que tambi√©n vienen a buscar adrenalina a cambio de 40 d√≥lares cada uno por una sesi√≥n de dos horas.

Es este aspecto peligroso el que atrae a Tim Foley, de unos 40 a√Īos. “Es eso que lo que hace la cosa m√°s interesante”, afirma.

Cerveza y hacha

Pero algunos se preocupan por la combinación de alcohol y un arma filosa.

Stumpy’s no posee un permiso para vender bebidas alcoh√≥licas pero autoriza a los clientes a llevar sus propias botellas de cerveza o de vino.

La primera vez que escuchó hablar del concepto, Alyssa Tabernise recuerda haber pensado que no era demasiado seguro beber y lanzar, pero que debía ser muy divertido.

Para cambiar esta percepci√≥n, los due√Īos de Stumpy’s otorgan a los clientes una formaci√≥n de unos minutos, y las reglas son estrictas: prohibido para los menores de 21 a√Īos, solo puede haber una persona en el espacio delimitado para el lanzamiento, y no se puede pasar el hacha a nadie.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

En Valhalla, el primer “bar de hachas” franc√©s, que abri√≥ sus puertas a comienzos de octubre cerca de Caen (norte), hay que soplar en un alcohol√≠metro antes de lanzar.

En Stumpy’s, los empleados recorren sin cesar el local para verificar el respeto de las consignas en cada lugar de tiro, todos enrejados y dotados de una sola hacha que mide unos 35 cm y pesa un poco menos de 600 gramos.

Cuando detecta clientes con un aire preocupado en la recepci√≥n, la propietaria Kelly Josberger utiliza siempre la misma frase: “¬ŅYo le parezco una persona peligrosa?”. Stumpy’s no ha tenido ning√ļn accidente en sus casi dos a√Īos de vida.

URL CORTA: http://rbb.cl/i87t
Tendencias Ahora