Sociedad
El insólito giro en el caso del fotógrafo que hizo sesión para sus ídolos de Arctic Monkeys
Publicado por: Camilo Suazo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2012 el fot√≥grafo espa√Īol Alberto Van Stokkum tuvo la posibilidad de hacer una sesi√≥n nada menos que para su banda favorita, Arctic Monkeys, lo que sin embargo posteriormente le traer√≠a insospechadas consecuencias.

Y es que una de las fotografías que tomó del vocalista Alex Turner en aquella oportunidad se masificaría al punto de que otros terminarían usándola para vender poleras, pósters, carcasas de celular y otro tipo de souvenirs.

Los abogados de la banda lo acusaron de lucrar sin su autorizaci√≥n, a√ļn cuando √©l jam√°s lucr√≥ con su captura. De hecho, ni siquiera sab√≠a de la popularidad que hab√≠a alcanzado la toma.

“Todo esto sale de una llamada de Rolling Stone (la revista) contact√°ndome para hacer unas fotos a un grupo”, comenz√≥ se√Īalando Alberto al peri√≥dico espa√Īol El Pa√≠s.

Alex Turner en la revista Rolling Stone
Alex Turner en la revista Rolling Stone

“Soy mega fan. Disimul√©, evidentemente, y aunque me dijeron que no hab√≠a presupuesto, respond√≠ que me daba igual, que lo hac√≠a gratis y me llevaba a dos colegas diciendo que eran mis ayudantes”, agreg√≥.

Desde la revista le advirtieron que los artistas no ten√≠an una muy buena disposici√≥n para las fotograf√≠as, raz√≥n por la que el espa√Īol tom√≥ todos los resguardos para no molestarlos.

“Llegamos al Palacio de los Deportes (lugar del show que la banda ofrecer√≠a en Madrid) y estuvimos esperando unos veinte minutos”, precis√≥, a√Īadiendo que despu√©s de un rato el m√°nager del grupo les explic√≥ qu√© es lo que podr√≠a hacer y lo que no.

Imagen en una carcasa ofrecida en Aliexpress
Imagen en una carcasa ofrecida en Aliexpress

Luego de conocer al conjunto musical, Alberto comenzó a fotografiar a todos los integrantes, dejando para el final a Turner. Su objetivo era uno solo: no hacer las típicas imágenes. Es por esto que en medio de la sesión le pidió al británico que le lanzara el cigarro que estaba fumando.

Si bien en un comienzo el m√ļsico se neg√≥ a hacerlo, la insistencia de Alberto hizo que finalmente accediera a la inusual petici√≥n. “En ese momento me ilumin√≥ Dios y me concedi√≥ la foto que hab√≠a imaginado”, sostuvo.

Tras terminar, Alberto subi√≥ algunas de estas im√°genes en sus redes sociales. Un a√Īo despu√©s, uno de sus amigos le cont√≥ que la fotograf√≠a estaba apareciendo en una gran cantidad de merchandising no oficial.

Imagen en una polera ofrecida en Aliexpress
Imagen en una polera ofrecida en Aliexpress

A√ļn cuando pens√≥ en tomar acciones para recibir alg√ļn tipo de regal√≠as por la imagen que se hab√≠a vuelto sumamente popular, finalmente opt√≥ por s√≥lo quedarse con el orgullo de haber sido el autor an√≥nimo del trabajo.

Pero la historia no acaba aqu√≠. Despu√©s de unos meses, Van Stokkum recibi√≥ un mail con el asunto ‚ÄúArctic Monkeys shooting‚ÄĚ.

“Yo justo sal√≠a del cine y al chequear el mail y verlo as√≠ r√°pido pens√© `no jodas, quieren m√°s fotos¬ī. Pero al leerlo despu√©s todo, la cosa cambi√≥. Era un mail en un tono bastante raruno, insinuando que yo estaba explotando las fotos sin su consentimiento”, precis√≥.

Imagen en el artículo de la revista Rolling Stone
Imagen en el artículo de la revista Rolling Stone

En otras palabras, no sólo no estaba recibiendo ganancias por la imagen que tomó, sino que además los abogados de la banda lo estaban acusando de hacer negocios sin el consentimiento de la agrupación.

Finalmente, y gracias a la ayuda de una amiga que trabaja en la productora de eventos Live Nation, logró aclarar el tema con los representantes de Arctic Monkeys.

‚ÄúEstoy seguro de que Alex Turner se acuerda de m√≠. No creo que muchos fot√≥grafos le hayan pedido que les tire un cigarro”, reflexion√≥ el fot√≥grafo.

Tendencias Ahora