Un búho que estaba demasiado “gordo para volar” tras comer demasiado debió ser rescatado en una zanja en Inglaterra.

El hecho fue dado a conocer por los encargados del Santuario de Búhos de Suffolk, en el este del país europeo, quienes acudieron al llamado luego que un transeúnte encontrara al ejemplar.

Una vez que llegaron al lugar en el que se encontraba el ave, correspondiente a un búho hembra de la especie mochuelo europeo, los rescatistas pensaron que se encontraba herida. Sin embargo tras llevársela para examinarla por unos días, descubrieron que no tenía ninguna lesión.

La teoría de que anteriormente hubiese sido mantenida como mascota también fue descartada, ya que prefería los alimentos que comen los búhos salvajes.

“Así que se pueden imaginar nuestra sorpresa cuando la examinamos y descubrimos que simplemente estaba extremadamente obesa”, indicaron desde la organización a través de sus redes sociales.

“Pesaba unos 245 gramos, que es aproximadamente un tercio más pesado que un búho hembra grande y saludable, y no podía volar de manera efectiva debido a los depósitos de grasa alrededor de su cuerpo”, agregaron.

El equipo descubrió que la zona en que el ave fue hallado estaba plagado con ratones de campo debido al invierno cálido y húmedo que se había registrado durante diciembre.

“Ella ha pasado algunas semanas con nosotros bajo observación y ha sido puesta bajo una estricta dieta”, precisaron desde el Santuario. Finalmente, el lunes pasado regresó a la naturaleza aunque ahora con un peso saludable.