Sociedad
¬ŅQuieres a tu perro como si fuera un hijo? La ciencia tiene algo que decirte
Publicado por: Pablo Cabeza
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los perros domesticados han acompa√Īado al hombre desde hace decenas de miles de a√Īos, seg√ļn un estudio publicado el a√Īo pasado y liderado por un grupo de cient√≠ficos del Instituto de Zoolog√≠a de Kunming, al sur de China.

De acuerdo a esta investigaci√≥n, publicada en el diario cient√≠fico Cell Research, los primeros canes que vivieron con el ser humano lo hicieron al sureste de Asia, hace unos 33 mil a√Īos atr√°s. Los expertos llegaron a esta conclusi√≥n luego de examinar secuencias gen√≥micas de 58 c√°nidos: 12 tipos de lobo gris (el antepasado salvaje m√°s cercano al perro), 27 perros primitivos y 19 razas actuales.

Tras esta evaluaci√≥n, se elabor√≥ un mapa que muestra la expansi√≥n del perro a lo largo de los a√Īos, revelando¬†un lapso de 20 mil a√Īos entre los primeros animales domesticados de esta especie en el continente asi√°tico y en el resto del mundo.

Desde entonces, la relaci√≥n que los humanos han mantenido con los perros tambi√©n ha ido evolucionando, y actualmente podemos ver que muchos de los que se declaran ‚Äúamantes de los perros‚ÄĚ, los consideran parte de su familia, e incluso como si fueran sus propios hijos.

Una foto publicada por Adoption Tails (@adoptiontails) el

En ese contexto, los canes reciben la misma atención y cuidado que cualquier humano necesita, y aunque a veces no entendamos porqué nos sentimos así o porqué queremos protegerlos a como de lugar, lo cierto es que la ciencia ya se ha ocupado de este fenómeno y tiene una explicación.

De acuerdo a un estudio publicado el a√Īo pasado en el prestigioso magazine cient√≠fico ScienceMag.org, y liderado por el departamento de Ciencia Animal y Biotecnolog√≠a de la Universidad de Azabu, en Jap√≥n, nuestro cerebro no hace diferencia en el tipo de oxitocina (hormona del amor) que se libera cuando disfrutamos de una relaci√≥n social afectiva. Es decir, si mantienes una buena relaci√≥n y/o comunicaci√≥n con tu perro, el cerebro liberar√° oxitocina de manera involuntaria al igual que lo hace cuando estamos relacion√°ndonos con nuestros hijos.

Felipe Delgado

Para la investigaci√≥n, liderada por el veterinario japon√©s Takefumi Kikusui, los responsables encerraron a 30 perros con sus due√Īos en una habitaci√≥n, durante media hora, y se dedicaron a observar lo que ocurr√≠a. ¬ŅEl resultado? Miradas, abrazos, caricias, y voces infantiles o ‚Äúmimosas‚ÄĚ.

Adem√°s, antes y despu√©s de la evaluaci√≥n, midieron la cantidad de oxitocina liberada a trav√©s de la orina de las mascotas y de sus due√Īos.

Las conclusiones a las que se lleg√≥ fueron determinantes, o al menos as√≠ lo explica Kikusui en su estudio: ‚ÄúCuanto m√°s se miraban a los ojos los perros y sus amos, m√°s oxitocina produc√≠an sus cerebros‚ÄĚ. Luego, repitieron el mismo experimento pero con lobos criados con ‚Äúmamadera‚ÄĚ, y en este caso, la ‚Äúhormona del amor‚ÄĚ, no aument√≥.

Pero eso no fue todo, pues los cient√≠ficos llevaron a cabo un tercer experimento, que const√≥ de rociar oxitocina en el hocico de algunos perros y volvieron a encerrarlos con sus due√Īos en una habitaci√≥n junto a dos humanos desconocidos. All√≠, pudieron observar que algunas mascotas se quedaban inm√≥viles mirando a sus due√Īos a los ojos, quienes a su vez produc√≠an m√°s oxitocina, en una cantidad correlacionada con la de sus perros.

‚ÄúEstos resultados respaldan la existencia de un bucle de oxitocina que se autoperpet√ļa en la relaci√≥n entre humanos y perros, de una manera similar a como ocurre con una madre y su hijo‚ÄĚ, declar√≥ el equipo investigador, seg√ļn consigna ScienceMag.

Seg√ļn Kikusui, esto tambi√©n se debe a que durante el proceso de domesticaci√≥n, en estos miles de a√Īos de los que habl√°bamos anteriormente, los perros habr√≠an evolucionado para imitar un patr√≥n de comportamiento que implicaba recompensas y caricias: la mirada de los ni√Īos.

Cabe se√Īalar que las revelaciones de este estudio, tambi√©n representan un punto importante en las terapias m√©dicas con perros, sobre todo en pacientes con autismo o trastorno de estr√©s postraum√°tico. Trastornos para los que desde hace algunos a√Īos se est√° probando la oxitocina como tratamiento experimental, seg√ļn un estudio de la Universidad de Los Angeles, publicado en la misma revista ScienceMag.org.

Mujeres y perros

En otro estudio, liderado por investigadores del Hospital General de Massachusetts, y publicado en el diario cient√≠fico PlosOne, se analiz√≥ la actividad cerebral v√≠a resonancia magn√©tica funcional, para as√≠ observar las reacciones de 14 mujeres mientras ve√≠an fotos de sus hijos peque√Īos y de sus perros. Tambi√©n se les mostr√≥ fotos de ni√Īos y perros desconocidos.

Esta investigaci√≥n arroj√≥ un resultado similar al del otro estudio, pues muchas de las √°reas cerebrales que se activan cuando una mujer ve a su hijo, tambi√©n se activaron cuando vio a su o sus perros. ‚ÄúLa red cerebral com√ļn relacionada con la gratificaci√≥n, la emoci√≥n, y la afiliaci√≥n se activ√≥ cuando las madres vieron im√°genes de su hijo y el perro‚ÄĚ, se√Īala el estudio.

Las conclusiones de este estudio demuestran que efectivamente se comparten aspectos en el vínculo madre-hijo y madre-perro, particularmente en la experiencia emocional y los patrones de la función cerebral.

URL CORTA: http://rbb.cl/eij0
Tendencias Ahora