Sociedad
Chimpanc√© que estuvo 3 a√Īos en prisi√≥n abraza al hombre que lo rescat√≥
Publicado por: Sebasti√°n Asencio
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

John Grobler, periodista namibio, estuvo trabajando un par de semanas en Angola, un pa√≠s ubicado en el sur de √Āfrica.

Durante su estad√≠a, Grobler visit√≥ el parque privado “Granja-por-de-Sol”, el cual se encuentra en las afueras de la ciudad de Huambo. Estando ah√≠, justo en la entrada del lugar, pudo observar a una chimpanc√©, de 4 a√Īos de edad, llamada Leila.

Leila estaba encadenada entre dos √°rboles, sin tener el movimiento libre que caracteriza a estos animales. “(Al entrar) inmediatamente vi a esta joven chimpanc√© que estaba encandenada entre dos √°rboles, justo al lado de la entrada y en lo que parec√≠an ser muy malas condiciones”, explica el periodista al sitio de noticias online The Dodo.

John Grobler | The Dodo
John Grobler | The Dodo

Intrigado por las condiciones de Leila, y viendo que “nadie se estaba preocupando por ella”, Grobler comenz√≥ a investigar sobre los or√≠genes del chimpanc√© y descubri√≥ que esta lleg√≥ al parque a trav√©s de una transacci√≥n cuando s√≥lo era un beb√©. Al parecer, en un comienzo estuvo en una jaula, pero esta la rompi√≥ y desde entonces vive encandenada a los √°rboles le informaron.

Sin embargo, la vida de Leila era muy dif√≠cil. Aunque ya no estaba en una jaula, su espacio de vida no le entregaba suficiente protecci√≥n contra el sol, menos contra el fr√≠o y ninguna comodidad. Lelila se construy√≥ su propia ‘cama’, usaba una peque√Īa mesa de madera cercana para conseguir sombra y tambi√©n unos pedazos de alg√ļn material que le ayudaba a taparse del sol.

John Grobler | The Dodo
John Grobler | The Dodo

Peor era su alimentación. Dependía de lo que los visitantes le entregaban (la mayoría comidas fast food que no ayudaban con nutrientes). En algunos casos le regalaban alcohol de distintos tipos, por lo que Leila tuvo que recurrir a beber su propia orina para sobrevivir la deshidratación.

Debido a todo esto, el periodista pensó en una rápida forma de rescatarla, a pesar de que en Angola es ilegal tener chimpancés como mascotas.

Se puso en contacto con la Wild Heart Wildlife Foundation (Fundaci√≥n de Vida Salvaje “Coraz√≥n Salvaje”), quienes ayudaron a Grobler a juntar los recursos para conseguir el papeleo legal y as√≠ lograr el rescate. En total, la tarea demor√≥ 6 semanas en completarse.

John Grobler | The Dodo
John Grobler | The Dodo

De esta forma, Leila pudo al fin alimentarse bien, pero sin su cuota de desconfianza. “No com√≠a nada que yo no probara primero”, indica Grobler.

Hoy la chimpanc√© se encuentra en buenas condiciones, viviendo en la casa de Dalene Dreyer, una amiga de Grobler. Los planes a futuro son trasladarla al orfanato de animales “Chimfunshi Wildlife Orphanage” en Zambia, para luego en 2 a√Īos devolverla a su h√°bitat natural.

Leila junto Grobler - John Grobler | The Dodo
Leila junto Grobler – John Grobler | The Dodo

“Lo lograr√°. Ella es muy inteligente”, declara Grobler, en relaci√≥n a la gran tarea que tiene por delante Leila para volver a su condici√≥n ideal.

Sin embargo, al momento de separarse, Grobler not√≥ que Leila no quer√≠a dejarlo y lo abrazaba fuertemente para quedarse con √©l. “Creo que ella pod√≠a notar que me iba. La recog√≠ y puso sus brazos alrededor m√≠o”, concluye el periodista.

Leila y Grobler despidiéndose - John Grobler | The Dodo
Leila y Grobler despidiéndose РJohn Grobler | The Dodo
Tendencias Ahora