Bruscos cambios de ánimo, miedo al abandono, relaciones inestables, estos y otros síntomas son parte del Trastorno Límite de la Personalidad o TLP en su abreviación.

Este trastorno, que también se conoce como Borderline Personality Disorder, es definido como una afección mental que se caracteriza por un patrón continuo de estados de ánimo, autoimagen y comportamientos inestables por el National Institute of Mental Health es una de las enfermedades menos comprendidas del área de la salud mental.

Los rasgos que presenta este trastorno causa estragos en la vida de quienes lo padecen, quienes no pueden adaptarse a convivir en relaciones normales, trabajos o incluso, terminar los estudios, debido a su inestabilidad emocional y la impulsividad que los caracteriza, sufriendo ellos y su entorno más cercano.

Sin embargo, un tratamiento adecuado proporcionado por un especialista, puede brindar a quienes lo padecen una mejor calidad de vida.

El origen del TLP

Según destaca Clínica Mayo, al igual que otros trastornos mentales, no existe una claridad específica del origen del TLP, sin embargo, si se puede asociar con una herencia genética o anomalías cerebrales.

Anastasia Shuraeva | Pexels

En el primer caso, destaca que estudios realizados con gemelos y familias señalan que puede ser una condición hereditaria o se pueden asociar con otros trastornos de la salud mental que tienen los integrantes del grupo familiar.

En el segundo, anomalías cerebrales, el portal indica “investigaciones han demostrado la presencia de cambios en ciertas áreas del cerebro relacionadas con la regulación de las emociones, la impulsividad y la agresión” añadiendo que es probable que también algunos químicos que ayudan a regular el humor, como por ejemplo, la serotonina, no funcionen de la forma correcta.

Otro factor que destaca el NIMH es el medio ambiente en el que se desarrolla la persona, ya que muchos de los afectados pudieron haber tenido en su infancia acontecimientos traumáticos como abuso, abandono o adversidad o haber sido parte de una cultura que los invalidó a través de conflictos o relaciones inestables.

De acuerdo a estudios de la Fundación AMAI TLP de España, se estima que sólo en ese país un 2% de la población posee este trastorno que se presenta al final de la adolescencia, cuando los síntomas comienzan a ser visibles.

Los síntomas que sí tienen solución

Es importante poner ojo en los posibles síntomas del TLP, que se asocian a como te sientes contigo mismo y la forma en que te relacionas con el entorno. Muchas veces se les estigmatiza como “personas tóxicas” o “malas personas”, sin embargo, se trata de un trastorno que sin tratamiento, puede tener consecuencias graves.

Moritz Böing | Pexels

De acuerdo a Clínica Mayo, estas personas suelen tener un miedo importante al abandono y se esfuerzan por comenzar relaciones rápidamente o terminarlas inesperadamente al sentir temor del abandono.

Eso implica que mantienen relaciones inestables, por lo que pueden idealizar a una persona e inmediatamente alejarse, porque sienten que son crueles con ellos.

En respuesta a esta situación pueden tener conductas suicidas o generarse autolesiones, que son una respuesta al miedo al abandono. Según destaca The Guardian, 1 de cada 10 personas con este trastorno termina suicidándose.

Además, tienen comportamientos impulsivos que se reflejan en actitudes riesgosas como abuso de drogas, gastos excesivos, sabotaje al éxito, atracones de comida o sexo inseguro.

Junto a esto, también poseen cambios de humor que pueden pasar en horas de la felicidad a la irritabilidad, vergüenza o ansiedad, lo que se suma a un enojo intenso que les provoca perder sus estribos y pueden llegar incluso a tener peleas físicas.

Maycon Marmo | Pexels

Otro síntoma es la sensación constante de vacío y el sentimiento de disociación, es decir, sentirse alejado de sí mismo, observarse desde afuera del cuerpo, perdiendo el contacto con la realidad, destaca NIMH.

Respecto del tratamiento que deben recibir quienes estén diagnosticados con este trastorno, este debe ser especializado con una base científica, implementado exclusivamente por profesionales de la salud mental, esto puede mejorar considerablemente la calidad de vida de las personas que padecen TLP y el riesgo de recaída es menor que, por ejemplo, el que se tiene en la depresión.

De acuerdo a Ciper, la importancia de tratar esta condición radica en que los pacientes representan un riesgo al presentar otras enfermedades, no psiquiátricas, que puede decantar en una expectativa de vida de sólo 40 años.

Desafortunadamente en Chile, no existen cifras específicas respecto a cuánta población podría padecer este trastorno, aunque se estima que es un problema que aqueja a un porcentaje importante de quienes consultan por problemas de salud mental. Sin embargo, el TLP no es parte de la cobertura garantizada del GES, por lo que acceder a un tratamiento puede ser un privilegio.

Alex Green | Pexels

#BPD en Instagram

Ante constantes sensaciones negativas, muchos encuentran refugio en las redes sociales, donde pueden interactuar con otras personas con este trastorno, ver imágenes explicativas o memes divertidos para quienes tienen esta condición.

Además de la sigla TLP, también se utiliza mucho su sigla en inglés, BPD, derivada del Borderline Personality Disorder y esta es la clave que utilizó Instagram para identificar a quienes buscan información sobre el trastorno, ocultar las publicaciones y entregar ayuda inmediata.

Al buscar en la plataforma social el hashtag #BPD en vez de ver las publicaciones que se han posteado, la plataforma muestra una ventana emergente advirtiendo que quienes buscan publicaciones con este hashtag suelen estar relacionadas con comportamientos dañinos. Además, ofrecen un link de ayuda, para quienes estén pasando por un momento difícil.

#BPD | Instagram

A través de este link los usuarios pueden hablar con sus amigos, establecer una conversación con un voluntario de alguna línea de ayuda, como “Todo Mejora” y obtener consejos que fueron útiles para otras personas, como mantener la calma ante una crisis, cambiar de entorno y cuidarse.

El objetivo de la plataforma, para ocultar las publicaciones con el hashtag, es proteger a su comunidad del contenido que podría incitar a comportamientos que pueden causarle daños e incluso, llevarlos a la muerte.

Sin embargo, la medida ha sido vista como una censura a quienes padecen esta patología. De acuerdo a VICE, la medida resulta confusa, considerando que quienes utilizan la plataforma lo hacen comúnmente para buscar apoyo e información.

Chanté, una joven de 24 años diagnosticada con TLP, comenta al medio que “mucha gente no entiende que es el TLP” añadiendo que “en lugar de tratar de ayudar a las personas con TLP, Instagram decidió que no encajamos con su estética, lo cual se suma al estigma preexistente”.

Porapak Apichodilok | Pexels

La joven cuestionó a la plataforma social, que a su juicio impide a los usuarios utilizarla como una herramienta de sensibilización y sólo se limita a decir que hay algo mal en quienes buscan #BPD y ofrece ayuda.

De acuerdo a Rosie Weatherley, gerente de contenido de información de la organización benéfica de salud mental MIND, es importante que haya un cuidado por parte de las plataformas sociales para eliminar contenido nocivo para los usuarios, sin embargo, advierte sobre el potencial estigma que esto puede generar, haciendo de la salud mental un tema tabú.

Por el momento, sólo este #hashtag está bloqueado por la plataforma, por lo que aún se puede buscar por #TLP, #trastornolimitedelapersonalidad o #Bordeline.

Suicidio
Si necesitas ayuda psicológica especializada o conoces a alguien que la requiera, el Ministerio de Salud tiene un teléfono de ayuda atendida por profesionales todos los días del año y las 24 horas, en el 600 360 7777. Si no tienes saldo puedes pedir que te llamen de vuelta aquí