Este jueves la presidenta de Alemania, Angela Merkel, confirmó que prohibirán el uso de mascarillas de tela, esto, debido a que no serían tan eficientes para evitar los contagios del virus, por lo que enfatizó en que quienes no cumplan esta medida, serán multados.

Asimismo, la mandataria indicó que para los adultos mayores no habrá excepción, por lo que su llamado es a utilizar mascarillas “quirúrgicas” o las NK95.

Pixabay

¿Pero por qué no usarlas?

Según el Alto Consejo de Salud Pública, organismo que asesora al gobierno francés en temas sanitarios, se recomienda evitar el uso de las mascarillas en tela no homologadas porque son menos eficaces contra el virus, frente al reto de las nuevas variantes.

El organismo francés recomienda evitar el uso de ciertos tapabocas en tela, menos filtrantes y por lo tanto menos eficaces. En el caso de algunas fabricadas de manera artesanal, “no hay ninguna forma de control sobre su eficacia”, explicó a la prensa Didier Lepelletier, médico higienista que participó en las recomendaciones.

Pero ojo, no todas las mascarillas en tela son desaconsejadas, pues hay algunas que sí han sido homologadas por la dirección del ejército francés.

Las mascarillas que más filtran, un 94% de los aerosoles salivares, son las quirúrgicas FFP2. De hecho, este tipo de mascarillas son de uso obligatorio en los transportes en común en Baviera, en el sur de Alemania, y en Austria, país que anunció el domingo la prolongación de su tercer confinamiento hasta el 8 de febrero.

En Francia, sin embargo, el Alto Consejo de Salud Pública ha señalado “que son difíciles de adaptar a la morfología del rostro. Es difícil, por tanto, controlar que la persona sí la lleva bien puesta”, explico Lepelletier.

Además de todo esto, el Alto Consejo de Salud Pública también recomienda mantener una distanciamiento de 2 metros y no de uno, como hasta hace unas semanas. “La penetración de las nuevas variantes es tal vez una buena oportunidad de oficializar los dos metros”, afirmo también Lepelletier, copresidente del grupo de trabajo Covid del Alto Consejo de Salud Pública.

Pexels