Los datos del aeropuerto Arturo Merino Benítez, de Santiago de Chile, indicaron que durante el año 2020 el tráfico de pasajeros nacionales e internacionales se redujo en un 64% respecto al año 2019; y según la Junta Aeronáutica Civil (JAC), entre enero y marzo de este año ha habido una caída del 65% en comparación con el mismo período del año 2020. A pesar de que la compra de vuelos nacionales e internacionales comenzó a reactivarse para 2021, el sector sufrió una nueva caída por las nuevas variantes de covid-19 identificadas en varios países.

A raíz de la contingencia sanitaria que vive el mundo, debemos preguntarnos cómo impactó la pandemia en las decisiones que toma una persona a la hora de viajar. De acuerdo con estadísticas de Chubb, la compañía de seguros de propiedad y responsabilidad civil más grande del mundo que cotiza en bolsa, antes de la pandemia tres de cada diez chilenos viajaban asegurados. Hoy lo hacen cuatro de cada diez, lo que representa un incremento del 33%. Se espera, además, que esta tendencia permanezca constante y que incluso aumente en los próximos meses.

Y es que la pandemia provocó que el chileno esté más informado sobre los tipos de riesgos que corre al viajar y que van más allá de la salud, aunque en el 90% de los casos las pólizas se usan para eso. Los seguros protegen a los usuarios de otros inconvenientes como la pérdida del equipaje y la cancelación de los viajes cuando se presentan problemas personales o de la aerolínea, lo que conlleva a la anulación de otros servicios como la renta de automóviles, las entradas a atractivos turísticos o espectáculos, estadías en hoteles, entre otras eventualidades.

Sin duda alguna la pandemia tuvo que ver con este cambio de perspectiva, pues al principio de esta, diariamente se replicaban noticias de viajeros que habían quedado varados en el exterior. Y aunque el cierre de las fronteras generó problemas nunca antes vistos, si la aerolínea no se hacía cargo de devolver a los pasajeros a Chile, la aseguradora sí lo hacía, cubriendo, además, los gastos extra que se podían generar por tener que permanecer más días en el lugar donde se encontraban.

Además de los beneficios que surgen a la hora de viajar asegurados, vale la pena recordar que varios países hoy solicitan que los turistas cuenten con estas pólizas al llegar a su territorio, tales como España, Francia, Italia, Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador y Paraguay.

Otra novedad que se ha evidenciado es que los segmentos de edades que compran seguros de viajes se ha diversificado. Antes de la pandemia, solo una de cada diez personas menores de treinta años lo hacía, pero hoy se está visualizando un leve aumento en el interés de esta generación por acceder a las pólizas. Además, hemos percibido un creciente interés por adquirir seguros para el grupo etario superior a treinta años, lo cual estaría relacionado con el hecho de que al viajar en familia, sobre todo fuera de Chile, las personas no quieren arriesgarse. En lo relacionado a los mayores de sesenta años, quiero mencionar que antes de la pandemia, seis de cada diez personas, aproximadamente, viajaban asegurados, pero hoy lo hace casi el 100%.

Sobre los viajes domésticos –aquellos que se hacen al interior de Chile–, hemos encontrado que en estos últimos meses se ha presentado un incremento en la contratación de seguros de viaje, ya sea en traslados aéreos o en bus. Sin embargo, es necesario señalar que hay que ser cuidadosos a la hora de contratar una póliza de este tipo, pues en muchos casos no cubren a personas mayores de setenta y cinco años ni la cancelación del evento, independientemente de quién sea el responsable (aerolínea, pasajero).

En Chubb somos reconocidos por ser una compañía sólida y líder en el mercado de seguros, y nuestra larga trayectoria manejando pólizas de viaje nos ha permitido tener alianzas exclusivas con las principales aerolíneas del país. Además, algunos de nuestros productos cubren a personas de hasta cien años y ofrecemos cobertura ante la cancelación de viajes en caso de fallecimiento de algún familiar, accidentes, enfermedades o ante inconvenientes en el hogar como incendios e inundaciones. Los precios de nuestros productos, por su parte, se ajustan dependiendo de la edad de los compradores y la duración del viaje. En caso de que la persona decida no viajar, devolvemos la totalidad del dinero pagado por su seguro.

Para Chubb es importante ofrecer una cobertura integral que mantenga la tranquilidad del viajero durante toda su estancia, permitiendo que la experiencia del asegurado empiece desde el momento en que adquiere su póliza hasta el regreso a su hogar. Lo anterior es clave, pues las aseguradoras debemos estar al día con las necesidades del consumidor, lo que se traduce en flexibilidad y claridad en el servicio. Esto además considerando que de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OIT), el sector aeronáutico tendrá un repunte en el mes de julio y septiembre, considerando la entrada en vigencia de protocolos armonizados como el certificado digital verde que prepara la Comisión Europea o el éxito de la campaña de vacunación, que en el caso de Chile ha sido referente en la región.

Julio Vásquez
Subgerente de Viajes, Chubb Seguros Chile