Un grupo de vecinos, desde fines del año pasado, viene haciendo una serie de gestiones y trámites para evitar y luego revertir la destrucción de un humedal y el cambio de un curso natural de aguas cordilleranas.

En presentación hecha por 105 vecinos de la Comuna de Lo Barnechea al Contralor General de la República, relatan el largo proceso que han realizado antes de llegar a esta instancia.

Los vecinos denuncian la destrucción del Humedal Los Trapenses por parte de Fundación Cultural y Agrícola La Dehesa, administradora de los bienes de los Monjes Trapenses, para adecuar el terreno para, supuestamente, vendérselo a la Inmobiliaria Almahue.

El origen del conflicto surge de un permiso otorgado por la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas, que los vecinos cuestionan ya que cataloga como tranque algo que es un humedal.

Los vecinos, en la carta, citan la Resolución N°648 de 23, de abril de 2020, de la Superintendencia de Medio Ambiente

”Es importante destacar que el Embalse Punta de Águila, también conocido como Tranque Los Trapenses, está identificado como humedal dentro del Inventario Nacional de Humedales del Ministerio de Medio Ambiente. En dicho contexto, está denominado con el ID: HUAN-152, lo cual indica que se encuentra reconocido ambientalmente como un ecosistema que provee múltiples servicios y que cuenta con un patrimonio natural con alto valor paisajístico”.

En concreto, no se trata de un tranque, lo que correspondería a una denominación popular, sino de un humedal como denuncian los vecinos.

Los vecinos denuncian que, desde fines del año pasado, no sólo han destruido el humedal. También han modificado el curso de las aguas sin respetar los distanciamientos exigidos:

Las obras de encauzamiento de la Quebrada el Carrizo no cumplen tampoco con la franja de área verde determinado por el Plan Regulador Metropolitano de Santiago ni la zona de restricción, que son de 25 mt y 40 mt respectivamente, según lo señala la misma memoria del plan regulador comunal vigente. El trayecto original del cauce, con estas obras no detenidas a tiempo ya fue modificado, trasladándose más de 20 mts, quedando muy cercano a la línea de cierre oficial del terreno contiguo a casas colindantes. Esto ha significado un desmedro para los vecinos del condominio Puente Piedra, pues no se ha respetado la franja de protección necesaria y por lo tanto sus casas quedan en zona de riesgo, con el consiguiente peligro a la salud y vida de sus habitantes, además del daño patrimonial que esto les provoca.”

Entre las diversas denuncias, los vecinos afirman que el alcalde, Cristóbal Lira, los ha recibido pero no los escucha, que el acta de reunión sostenida con el municipioque no se ajustaba a lo conversado, ocutamiento de reuniones entre el municipio y el administrador de la Fundación Cultural y Agrícola La Dehesa, entre otras.

“Entendemos que es labor de esta institución (municipio) hacer valer las leyes y no es nuestro trabajo velar por el cumplimiento de éstas. Han quedado en acta los reclamos de vecinos y los seis Concejales de la comuna están al tanto de ello. Nuestro temor fundado es que con las obras de eliminación del humedal se pretenda más adelante hacer un cambio al Plan Regulador Comunal (PRC) para dar un uso del suelo y condiciones de edificación al lugar, para luego construir en él”, sostienen los vecinos en el escrito, “entendemos que el municipio es quien debe estar a cargo del bien común, no del bien particular. El municipio nunca ha demostrado tener una conducta proactiva frente a este desastre ecológico”, complementan en otro párrafo.

Destruir un humedal es un hecho grave, en términos medio ambientales. Cambiar un curso de agua puede significar poner en riesgo a muchas personas.

No en vano también hay una campaña en change.org

Lo relatado por los vecinos en la presentación que hacen a la Contraloría explica, en parte, la desafección de la ciudadanía con la gran mayoría de las autoridades y las altas cuortas de frustración y rabia existentes.