Opinión
Viernes 04 mayo de 2018 | Publicado a las 11:09
Monse√Īor √ďscar Arnulfo Romero: un testimonio que trascendi√≥ fronteras
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

‚ÄúSuenan las campanas: un, dos, tres… del padre Antonio y su monaguillo Andr√©s…‚ÄĚ.

La canci√≥n del paname√Īo Rub√©n Blades, escuchada miles de veces por los latinoamericanos, es sin duda una hermosa manera de honrar la vida y el sacrifico de Monse√Īor √ďscar Arnulfo Romero, el arzobispo salvadore√Īo asesinado el 24 de marzo de 1980 por exigir el cese de la represi√≥n a su pueblo.

Esta canción de Blades nos permite recordar, de una manera muy emotiva, que nuestra sangre latina nos lleva a identificarnos con diversas causas, entre ellas las relacionadas con la fe.

Panam√° podr√≠a convertirse en la sede en la que se haga oficial la canonizaci√≥n de ‚ÄúSan Romero de Am√©rica‚ÄĚ, durante la celebraci√≥n de la Jornada Mundial de la Juventud, en enero de 2019.

Con motivo de este acontecimiento que llena de alegría a todo el continente, exploraremos hechos valiosos de este hombre de Dios que dejó de ser un símbolo solo para El Salvador, para convertirse en una inspiración universal.

Luis Romero y Guillermo Martínez
Luis Romero y Guillermo Martínez

El cardenal salvadore√Īo, Gregorio Rosa Ch√°vez nos habl√≥ de la vida y el legado de Monse√Īor √ďscar Arnulfo Romero, el obispo m√°rtir, quien escogi√≥ ser la voz de los sin voz en un momento en el que escuchar una canci√≥n de protesta en ese pa√≠s podr√≠a costarte la vida.

Rosa Ch√°vez fue marcado profundamente por su amistad con Monse√Īor Romero. Esto surgi√≥ cuando trabaj√≥ con √©l por un a√Īo, antes de convertirse en sacerdote en 1965.

Un mensaje que toma fuerza

El mensaje de Monse√Īor Romero sigue tan vigente en el mundo. De acuerdo al Cardenal Rosa, esto se debe a su cercan√≠a con Pablo VI, el Papa que le orden√≥ obispo y arzobispo. Un detalle muy simb√≥lico es que, tanto Pablo VI como Romero, ser√°n declarados santos el mismo d√≠a en Roma.

‚ÄúRomero se inspir√≥ en la doctrina social del Papa Pablo VI. En sus escritos no mostr√≥ nada que fuera ajeno a lo que ense√Īaba la iglesia, aplicado, por supuesto, a la realidad del pa√≠s. Esto fue lo que le gener√≥ tantos enemigos, y que finalmente lo llev√≥ a su muerte‚ÄĚ, asegur√≥ Rosa Ch√°vez.

Estamos viviendo una primavera de la iglesia, y en esa primavera entra Romero por la puerta ancha, dijo el cardenal. El Papa Francisco lo asume como el modelo de pastor que quiere para la iglesia. ‚ÄúEsto era impensable hace pocos a√Īos. Francisco lo asume como un √≠cono de lo que √©l quiere: una iglesia de los pobres y para los pobres, que es su gran eslogan, y Romero lo encarna totalmente. Es una era de esperanza‚ÄĚ, manifest√≥.

Luis Romero y Guillermo Martínez
Luis Romero y Guillermo Martínez

En este contexto, Rosa Ch√°vez relat√≥ que una caricatura muy emblem√°tica que public√≥ uno de los principales peri√≥dicos de Italia cuando Francisco fue electo Papa, mostraba a un grupo de personas esperando que apareciera humo blanco en una chimenea. Todo el mundo ve√≠a hacia arriba, y de repente apareci√≥ un burrito con un hombre montado. El hombre era Jes√ļs. Los obispos y los cardenales estaban impactados al verlo. El t√≠tulo de la caricatura era ‚ÄúJes√ļs ha llegado a El Vaticano‚ÄĚ.

‚ÄúSentimos en el Papa una cercan√≠a tan grande, y esto nos lleva tambi√©n a sentir que est√° presente Jes√ļs a trav√©s de √©l. Lo ha demostrado por medio de sus actos. Habla m√°s con lo que hace que con lo que dice, y ahora necesitamos gente con credibilidad‚ÄĚ, reflexion√≥.

Para el cardenal, lo que el pueblo debe entender del mensaje de Monse√Īor Romero es que vivimos fuera de nosotros mismos, alienados. No entramos en nuestro coraz√≥n, a donde Dios nos espera en una audiencia privada. Cuando un ser humano entra ah√≠, sale transformado, como Mois√©s hablaba con Dios en el desierto. Necesitamos volver a lo m√°s profundo de nuestro cristianismo. Ese es el principal mensaje de Romero.

Una profunda conversión

Monse√Īor Romero vivi√≥ en constante conversi√≥n y, a medida que transcurr√≠a su vida, fue descubriendo nuevos retos y nuevos llamados de Dios. En una ocasi√≥n, √©l explicaba frente a una c√°mara de un canal de televisi√≥n de Suiza, que se trataba de una evoluci√≥n en la que iba descubriendo, poco a poco, lo que Dios le ped√≠a.

Cuando el arzobispo Romero lleg√≥ a la capital salvadore√Īa, conoci√≥ de primera mano la injusticia estructural que aplastaba a su pueblo. ‚ÄúAntes no lo ve√≠a as√≠, pensaba que con beneficencia era suficiente. Pero despu√©s se dio cuenta que un pa√≠s necesita de estructuras profundamente renovadas. Eso fue lo que nos ense√Ī√≥, y lo que le cost√≥ la vida‚ÄĚ, detall√≥ Rosa Ch√°vez.

Entre los principales legados de Romero, el cardenal manifest√≥ que, adem√°s de ser la voz de los que no tienen voz, es el pastor que camina con su pueblo y el hombre compasivo que sufre con la gente, la acompa√Īa y se arriesga con ellos. ‚ÄúRecordemos que √©l siempre se neg√≥ a tener seguridad, pese a las constantes amenazas que recib√≠a. Dijo que correr√≠a el mismo riesgo que el pueblo. Escogi√≥ quedarse con el pueblo a costa de su vida. Ese es el buen pastor‚ÄĚ, afirm√≥.

El camino del perdón

Durante a√Īos hemos visto la figura de Monse√Īor Romero siendo utilizada, por unos, como objeto de ataque, y por otros, como un estandarte de lucha. Pese a todo ello, la imagen del religioso sigue intacta en el coraz√≥n de los fieles.

Rosa Ch√°vez comparti√≥ una an√©cdota que pocos conocen. En la ceremonia de beatificaci√≥n estuvo presente el hijo del Mayor Roberto D’Aubuisson, se√Īalado por la Comisi√≥n de la Verdad que investig√≥ los cr√≠menes durante la guerra civil de El Salvador, como el autor intelectual del asesinato de Monse√Īor Romero.

El hijo del Mayor, quien era entonces diputado, consult√≥ si deb√≠a asistir a la ceremonia. Algunos le pidieron que no se arriesgara, pero otros le dijeron que deb√≠a ir para demostrar que estaba dispuesto a pedir perd√≥n en nombre de su padre. El fue a la ceremonia, un gesto que la iglesia valor√≥ mucho, seg√ļn el cardenal.

Monse√Īor Romero fue un ‚Äúterremoto espiritual‚ÄĚ ese d√≠a. Ese terremoto tiene muchas r√©plicas, ya que hay gente buscando a Romero para pedirle perd√≥n, mientras que otros, para confesarse porque lo odiaron y se alegraron de su muerte.

Luis Romero y Guillermo Martínez
Luis Romero y Guillermo Martínez

‚ÄúEsa gente que lo odi√≥ nunca ley√≥ sus homil√≠as. Ahora s√≠ las conocen y se dan cuenta que √©l ten√≠a un pensamiento limpio, transparente y profundo que nos transmite a Jes√ļs. La gran novedad es que todo esto dar√° muchos frutos espirituales y muy pronto‚ÄĚ, asever√≥ el Cardenal Rosa.

Uno de los grandes desafíos ha sido el camino del perdón para quienes perpetraron este crimen atroz. Para Rosa Chávez, estamos frente a un pueblo admirable que renace de las cenizas.

‚ÄúPor ejemplo, quien arm√≥ el operativo para asesinar a Monse√Īor Romero me llam√≥ desde el exilio, buscando c√≥mo reconciliarse. Iba a escribir un libro, luego termin√≥ concediendo una entrevista en la que relat√≥ lo que pas√≥ exactamente. La actitud de ese hombre que reconoce que se equivoc√≥ es la de mucha gente. Esto nos da esperanza, porque Romero muri√≥ perdonando como Jes√ļs. Muchas veces dijo que bendec√≠a a sus enemigos y rezaba por ellos. Esta lecci√≥n de perd√≥n, que es profundamente cristiana, es la que va a cambiar al mundo. El odio no lleva a ninguna parte. Solo el amor transforma a las personas, pues construye la paz y la justicia‚ÄĚ, manifest√≥.

La deuda sigue vigente

Rosa Chávez comentó que un dato pendiente es saber quién le disparó. En cuanto a la justicia, no se ha investigado su caso. La iglesia ha pedido que se investigue oficialmente.

‚ÄúNecesitamos que el Estado asuma su responsabilidad de investigar ese magnicidio. La OEA exigi√≥ que se pida perd√≥n, se reivindique la figura de Romero ante el pueblo y se ponga como modelo para las futuras generaciones. Eso ser√° para el pa√≠s un ba√Īo de esperanza. Romero es un √≠cono para ese pa√≠s que deseamos todos en paz, en justicia, en verdadera libertad y democracia‚ÄĚ, asever√≥.

Un escenario sin definir

Los obispos salvadore√Īos firmaron una carta dirigida al Papa Francisco para solicitarle que la canonizaci√≥n sea en El Salvador. De no ser posible, que el Papa entonces pase por El Salvador cuando est√© en ruta hacia Panam√°.

En este mes de mayo, se sabr√° d√≥nde y cu√°ndo ser√° canonizado. Hay varios escenarios abiertos. ‚ÄúLos pobres quieren estar en esa ceremonia, y los pobres est√°n aqu√≠. Es posible que sea aqu√≠. Es lo que deseamos los salvadore√Īos, pero el Papa tiene la √ļltima palabra‚ÄĚ, detall√≥ el cardenal.

De acuerdo a Rosa Ch√°vez, el acontecimiento no se deslucir√≠a si se da en un escenario distinto a El Salvador. ‚ÄúEl ya no es San Romero de Am√©rica. Es San Romero del mundo. Es un santo universal. Este simbolismo se expresa en todo caso en la Plaza de San Pedro. Estamos abiertos, y todo ser√° para la gloria de Dios y de este hombre que es el m√°rtir del Siglo XX m√°s conocido y m√°s amado en el mundo‚ÄĚ, dijo.

‚ÄúLos pobres quieren estar en esa ceremonia, y los pobres est√°n aqu√≠. Es posible que sea aqu√≠. Es lo que deseamos los salvadore√Īos, pero el Papa tiene la √ļltima palabra‚ÄĚ
- Cardenal Gregorio Rosa Ch√°vez

Construyendo puentes en un mundo de muros

La palabra puente est√° relacionada con Panam√°. En un mundo en el que necesitamos puentes y no muros, un gran mensaje para la JMJ es que se requiere de aquellos que se acerquen a los pueblos, a las personas y a los corazones. Esto supone acercarse a Dios de verdad, se√Īal√≥.

Tambi√©n nos record√≥ lo que Monse√Īor Romero dec√≠a constantemente: ‚ÄúLa palabra queda y ese es el consuelo de quien la predica. Mi voz desaparecer√°, pero mi palabra que es Cristo quedar√° en los corazones que hayan querido acogerla‚ÄĚ.

Cardenal Gregorio Rosa Chávez | Luis Romero y Guillermo Martínez
Cardenal Gregorio Rosa Chávez | Luis Romero y Guillermo Martínez

Para Rosa Ch√°vez, las palabras de Romero siguen resonando, y cuando sea canonizado, resonar√°n con una potencia que nadie podr√° apagar. Ver a Romero glorificado es la esperanza de un mundo que est√° necesitado de voces y de un ejemplo como este.

‚ÄúLas cosas no pueden seguir como est√°n. Hay que salir a la calle dice el Papa, hay que arriesgarse, hay que caminar, hay que sembrar esperanzas, y eso supone correr riesgos, pero solo as√≠ la vida tiene sentido‚ÄĚ, concluy√≥.

Monse√Īor Romero, doctor de la iglesia

Es un hombre sabio y profundo. Habla con tanta belleza y objetividad sobre Dios. Es un hombre santo que ense√Īa con autoridad lo que Dios quiere que conozcamos. ‚ÄúEste tema se est√° comenzando a trabajar, porque muy pocos tienen el t√≠tulo de doctor de la iglesia. Es una mina rica, una faceta de Romero que iremos explorando poco a poco‚ÄĚ, revel√≥ el Cardenal Gregorio Rosa Ch√°vez.

Cardenal Gregorio Rosa Chávez | Luis Romero y Guillermo Martínez
Cardenal Gregorio Rosa Chávez | Luis Romero y Guillermo Martínez

Milagro Vallecillos
Periodista, Autora y Editora.
Vallenard Editores

Tendencias Ahora