Opinión
Congelamiento en el aporte por gratuidad: los límites del "mercado gratuito"
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Poner t√©rmino al lucro, al copago y a la selecci√≥n sin lugar a duda constitu√≠a un paso importante para avanzar en garantizar la educaci√≥n como un derecho social. Por desgracia, la reforma de la Nueva Mayor√≠a opt√≥ por abordar estas tareas bajo las estrechas anteojeras que han dominado la pol√≠tica educacional de las √ļltimas d√©cadas, privilegiando subsidiar la educaci√≥n privada y regular sus excesos, en vez de resituar la construcci√≥n de la Educaci√≥n P√ļblica como eje del sistema. Y por cierto, la ‚ÄúDesmunicipalizaci√≥n‚ÄĚ aprobada luego de los acuerdos en el Senado entre la Nueva Mayor√≠a y Chile Vamos acabar√≠a por confirmar dichas anteojeras, al no proponerse una expansi√≥n seria y planificada de la matr√≠cula escolar p√ļblica a trav√©s de instrumentos de financiamiento que contribuyan hacia aquello.

Dentro de este contexto general, los √ļltimos d√≠as la discusi√≥n educacional ha estado marcada por el Proyecto de Ley de Presupuestos 2018, donde una de las principales noticias ha sido la pretensi√≥n del Gobierno de ‚Äúcongelar‚ÄĚ la subvenci√≥n por gratuidad que se entrega bajo la llamada ‚ÄúLey de Inclusi√≥n‚ÄĚ a los colegios subvencionados y sin fines de lucro, y que es la que permitir√≠a la eliminaci√≥n progresiva del copago de las familias. Las reacciones frente a ello de sectores de la izquierda de la Nueva Mayor√≠a, de organizaciones como Educaci√≥n 2020 e inclusive del diputado RD Giorgio Jackson han apuntado este hecho como un retroceso de la reforma, llegando incluso a la exageraci√≥n de plantear que en √©llo se juega su √©xito o fracaso por la se√Īal que entrega hacia los actores del sistema. ‚ÄúUn disparo en los pies‚ÄĚ, como han dicho con gran √©nfasis.

Detr√°s de este impostado dramatismo, sin embargo, lo que realmente termina demostr√°ndose es la profunda impotencia ante una reforma que desde un principio tuvo escasa convicci√≥n por emprender una transformaci√≥n sustantiva de nuestro sistema escolar. En lugar de concentrar los recursos en la reconstrucci√≥n de la educaci√≥n p√ļblica, su fortalecimiento y expansi√≥n, se prefiri√≥ optar por transitar hacia una especie de ‚Äúmercado gratuito‚ÄĚ a trav√©s de una asignaci√≥n por gratuidad que en la pr√°ctica constituye un voucher m√°s, una subvenci√≥n que no pasa de pretender ‚Äúabrir opciones de elecci√≥n‚ÄĚ a las familias e incentivar a las escuelas a recibirlos.

As√≠ pues, luego de haber adoptado esta opci√≥n, el hecho de que el monto de dicho voucher dependa de la negociaci√≥n anual en la Ley de Presupuestos no debiese sorprender a nadie. Es el resultado esperable de una reforma que prefiri√≥ eludir la discusi√≥n sustantiva y los acuerdos pol√≠ticos con los actores sociales que estaban por fortalecer la educaci√≥n p√ļblica y que, por el contrario, opt√≥ por mantener los t√©rminos del mercado de escuelas, reduciendo la discusi√≥n a c√≥mo y en cu√°nto tiempo el Estado paga el precio de la elecci√≥n de los que no pueden pagar. Es la consecuencia l√≥gica del contrasentido que representa el pretender -al menos en el discurso- romper con el mercado educativo a trav√©s de los mismos mecanismos que lo sostienen, los mismos que fuerzan a competir a las escuelas unas con otras y que conciben la preocupaci√≥n por los estudiantes m√°s pobres como mero incentivo econ√≥mico.

Insistimos, el d√©ficit de esta Reforma educacional no est√°, ni estar√°, en la falta de presupuestos para su implementaci√≥n -del todo esperable-, sino m√°s bien en confundir las subvenciones al acceso con el avance en derechos sociales, y en concebir la inclusi√≥n sencillamente con la posibilidades de elecci√≥n en el mercado. La implementaci√≥n de la reforma educacional de la Nueva Mayor√≠a nos muestra la urgencia de avanzar en una propuesta que permita la construcci√≥n de una educaci√≥n p√ļblica como eje central del sistema escolar, que se haga cargo de los problemas de una educaci√≥n altamente privatizada y que aborde adecuadamente una soluci√≥n al financiamiento que permita superar el mercado en la educaci√≥n escolar. De lo contrario, se seguir√° traicionando a la libertad y a la democracia, aun cuando se las esgrima como argumento.

Finalmente, como curiosa paradoja del destino, no deja de llamar la atenci√≥n que el ‚Äúcongelamiento‚ÄĚ sea promovido precisamente por Nicol√°s Eyzaguirre. El mismo economista del Banco Mundial que, a comienzos de este Gobierno, aterriz√≥ en el Ministerio de Educaci√≥n empujando la ‚ÄúLey de Inclusi√≥n‚ÄĚ. Que sin escuchar a ning√ļn actor social ni gremial, promovi√≥ un dise√Īo de reforma basado en desplazar al copago de las familias por medio del aumento del subsidio por estudiante. El mismo que luego, en su paso por la SEGPRES breg√≥ para atenuar y dilatar la transici√≥n para el fin al lucro, y que hoy, como ministro de Hacienda, nuevamente pretende dilatar otro de los aspectos de su dise√Īo original. De este modo, se hace expl√≠cita su idea de la reforma: gratuidad s√≥lo en la medida de disponer de recursos para voucher en el presupuesto. Vale la pena recordar los d√≠as de su nombramiento en Hacienda, cuando los mismos actores que hoy critican este ajuste lo se√Īalaban como un triunfo de la visi√≥n progresista en el manejo de los recursos p√ļblicos.

Francisco Figueroa
Fabi√°n Guajardo

Izquierda Autónoma РFundación Nodo XXI

URL CORTA: http://rbb.cl/i9my
Tendencias Ahora