Opinión
Corte Suprema sucumbió ante un actor poderoso
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Mercurio de Valpara√≠so, tal como se aprecia en este link, festej√≥ el 8 de febrero de 2017 el inicuo fallo de la 3¬™ Sala de la Corte Suprema que, sin pronunciarse sobre el fondo del asunto, convalid√≥ el arregl√≠n entre la Municipalidad de Vi√Īa del Mar con la inmobiliaria que construye, con un permiso de edificaci√≥n del a√Īo 2000, 17 a√Īos atr√°s, por la tanto caducado autom√°ticamente y de pleno derecho, un mall en la calle 14 Norte en Vi√Īa del Mar. Las exageradas normas urban√≠sticas contenidas en ese permiso fueron derogadas en el Plan Regulador de esa ciudad en el a√Īo 2002, 15 a√Īos atr√°s, y por ello el titular de ese acto administrativo ha estado ejerciendo lobby en todas las instancias para que se mantenga vigente tal permiso.

Con anterioridad el Director de Obras Municipales, como era su deber, aplic√≥ la caducidad del permiso, pero un Seremi de Vivienda y Urbanismo de la V Regi√≥n, durante el gobierno de Pi√Īera, realiz√≥ presiones indebidas para que ese funcionario municipal se arrepintiera de su acci√≥n correctiva, actuaci√≥n maliciosa que signific√≥ la intervenci√≥n de la sede regional de la Contralor√≠a General de la Rep√ļblica, ente fiscalizador que, despu√©s de un sumario administrativo, sancion√≥ con medidas disciplinarias a ese funcionario p√ļblico de la administraci√≥n pasada. La sanci√≥n fue firmada por la presidenta Michelle Bachelet y se le entreg√≥ oportunamente a esa sala de la Corte Suprema para los fines pertinentes.

El ciudadano vi√Īamarino Carlos Valencia, miembro de la fundaci√≥n Defendamos la Ciudad, en conocimiento de la situaci√≥n ilegal, formul√≥ por escrito la denuncia de rigor ante la sede central de la Contralor√≠a, incluso en reuni√≥n en Santiago con el ex contralor Ramiro Mendoza, a quien se le explic√≥ con lujo de detalles el desarrollo de los hechos y tiempo despu√©s la Contralor√≠a resolvi√≥ lo que todos sab√≠amos: el antiqu√≠simo permiso hab√≠a caducado tal como lo expresa el art√≠culo 1.4.17 de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), materia que fue resuelta en id√©nticos t√©rminos por el Seremi de Vivienda y Urbanismo de la V Regi√≥n, funcionario del actual gobierno.

Como este tipo de dict√°menes son obligatorios y vinculantes para la Administraci√≥n, la alcaldesa de Vi√Īa del Mar, Virginia Reginato, instruy√≥ al Director de Obras, Julio Ventura, para que procediera en consecuencia, lo que hizo y ante esta realidad, la inmobiliaria interpuso un recurso judicial en la Corte de Apelaciones de Valpara√≠so en contra de las actuaciones de las autoridades competentes de la municipalidad de Vi√Īa del Mar. En el √≠nterin, Carlos Valencia, se hace parte en el juicio por ser quien destap√≥ la olla de corrupci√≥n y para los efectos judiciales fue denominado ‚Äútercero coadyuvante‚ÄĚ, figura que es una especie de simple ayudante de la Municipalidad.

La Corte porte√Īa dijo que la caducidad del permiso fue mal establecida, d√°ndole la raz√≥n al reclamante, motivo por el cual la reclamada, es decir, la municipalidad y el ciudadano Valencia apelaron ante la Corte Suprema, la que llam√≥ a un acuerdo de conciliaci√≥n entre las 3 partes, pacto de conveniencias que no fue posible concretar porque el ‚Äútercero coadyuvante‚ÄĚ no se prestaba para burdos arreglines.

El 7 de febrero de 2017, en fallo dividido, esa 3¬™ Sala de la Corte Suprema en conocimiento de que las normas legales de Vivienda y Urbanismo son de orden p√ļblico y por lo tanto no son transables, valid√≥ el acomodaticio acuerdo p√ļblico-privado entre la municipalidad y la inmobiliaria, trasladando los antecedentes a la instancia de origen inferior para que √©sta adopte la resoluci√≥n que estime conveniente sobre ese grosero avenimiento, dejando a un lado, es decir, sin derecho a voz, a Carlos Valencia quien bregaba para que esa sala confirmara la caducidad del permiso.

Los jueces que no se atrevieron a impartir justicia fueron don Sergio Mu√Īoz, do√Īa Mar√≠a Eugenia Sandoval y don Carlos Ar√°nguiz, dejando de manifiesto que la jueza se√Īora Rosa Egnem no estuvo en un 100% de acuerdo con el fallo y el juez Carlos Pizarro, en su calidad de abogado integrante, salvando el honor de ese cuerpo colegiado, fue de opini√≥n, cita textual de la sentencia, de fallar el recurso de casaci√≥n en el fondo deducido por el ‚Äútercero coadyuvante‚ÄĚ, puesto que no puede entenderse desistido de √©l como consecuencia del acuerdo entre el reclamante y el municipio reclamado, en atenci√≥n a que el art√≠culo 16 del C√≥digo de Procedimiento Civil (CPC) los considera partes y les concede sus mismos derechos, pudiendo por tanto interponer los recursos en forma independiente, como es el caso, por lo que al no estar conforme con el acuerdo, su recurso de invalidaci√≥n sustancial debi√≥ ser resuelto. Como vemos el juez Pizarro, a diferencia de sus colegas, hizo vale el CPC.

Pero como en este perro mundo los milagros existen, los abogados de Defendamos la Ciudad, por cuenta de Carlos Valencia, presentar√°n en el transcurso de los pr√≥ximos d√≠as, m√°ximo 5 d√≠as desde la fecha del fallo, un recurso de reposici√≥n con la esperanza de que los jueces entiendan que, por muy poderosos que sean los due√Īos del mall de 14 Norte en Vi√Īa del Mar, Ripley y Parque Arauco, esa estructura comercial debe enmarcarse en la normativa urbana vigente desde el a√Īo 2002 en esa ciudad balneario y en tal sentido estimamos que los jueces pensar√°n que nunca es tarde para reconocer sus propias decisiones equivocadas. Muchos repiten que los fallos judiciales se acatan y no se comentan, frase que no compartimos y por ello hemos entregado nuestra opini√≥n pues las lacras hay que combatirlas tal como se deben promover las virtudes.

En este medio digital y en otros hemos cuestionado a los distintos gobiernos por tolerar las malas pr√°cticas de muchos, no todos, actores privados en el desempe√Īo de sus proyectos de inversi√≥n y ser√≠a lamentable que la Corte Suprema tambi√©n adopte esa pol√≠tica de “darle una manito” a empresarios que, conociendo la debilidad del Estado, intenten sacar ventajas competitivas en el mercado de la construcci√≥n inmobiliaria.

Patricio Herman
Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad

Tendencias Ahora