Opinión
Trump: el triunfo del fascismo posmoderno que se expande por el mundo
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2015, Homero Simpson asisti√≥ al lanzamiento de la campa√Īa de Donald Trump, en el cap√≠tulo titulado ‚ÄúTrumpastic Voyage‚ÄĚ, donde le ofrecieron 50 d√≥lares por aparecer enarbolando un cartel con la leyenda ‚Äúpaid‚ÄĚ, y tuvo un viaje psicod√©lico en el cabello del candidato republicano.

De ese modo, el personaje de la cadena Fox se sum√≥ a la casi totalidad de los medios norteamericanos y mundiales que ‚Äďsistem√°ticamente‚Äď criticaron, satirizaron, menospreciaron y desprestigiaron al actual Presidente Electo de los Estados Unidos de Norteam√©rica.

La paradoja no obstante, es que Trump triunf√≥ precisamente gracias a los votantes que, desde hace 27 a√Īos, han venido siendo criticados, satirizados, menospreciados, desprestigiados, humillados, y sobre todo, representados por el propio Homero Simpson en la serie.

En efecto, todos los an√°lisis previos a la elecci√≥n, y por supuesto, los posteriores, han insistido en el hecho de que el ‚Äúvoto duro‚ÄĚ del candidato republicano, y del propio partido en la actualidad, se encuentra en la ‚Äúpoblaci√≥n blanca, trabajadora, de clase media, sin educaci√≥n universitaria‚ÄĚ.

Sin embargo, ninguna encuesta ‚Äďsalvo la que realiz√≥ el diario ‚ÄúLos √Āngeles Times‚ÄĚ utilizando un modelo diferente‚Äď, pudo predecir que ese voto ser√≠a mayoritario, y definir√≠a la elecci√≥n.

Hoy, numerosos medios aparecen se√Īalando que Trump logr√≥ sintonizar con el malestar de esa clase media industrial y rural, sin estudios superiores, de pueblos y ciudades de la ‚ÄúDeep America‚ÄĚ, frustrada y humillada por d√©cadas de estancamiento, y profundamente hastiada del establishment de Washington que representaba Hillary Clinton.

Son los trabajadores especializados que han quedado cesantes y est√°n endeudados, porque las f√°bricas cerraron y se fueron a China o porque fueron reemplazados por una m√°quina, y que en el mejor de los casos, han logrado volver a emplearse en labores de servicio, por la mitad de lo que ganaban antes.

Ellos han visto a sus barrios empobrecerse y ser invadidos por la droga y la delincuencia. Han visto la llegada incesante de inmigrantes que ocupan puestos de trabajo por salarios miserables, y que no tienen ning√ļn aprecio por el ‚ÄúAmerican way of life‚ÄĚ, el modelo de vida basado en la producci√≥n industrial a gran escala, que se inici√≥ durante la Segunda Guerra Mundial, y que llev√≥ a Estados Unidos a transformarse en la primera potencia mundial en la d√©cada de los ‚Äô60: un modelo del que leg√≠timamente ellos se sent√≠an orgullosos, y que fue reemplazado por el modelo de consumo y especulaci√≥n financiera impulsado por la ‚ÄúGlobalizaci√≥n‚ÄĚ desde los a√Īos ‚Äô80.

Lo mismo ha venido ocurriendo en Europa y ‚Äďaunque usted no lo crea‚Äď, est√° ocurriendo en Chile. Y es que este fen√≥meno no es s√≥lo norteamericano. Es global. De hecho, en Europa, el ‚ÄúBrexit‚ÄĚ en Gran Breta√Īa es el equivalente en t√©rminos econ√≥micos, y el triunfo del Front National en Francia, es el equivalente en t√©rminos pol√≠ticos, de la victoria de Trump en Estados Unidos.

Aunque a muchos no les guste, o no lo quieran reconocer, lo que ideol√≥gicamente ha venido triunfando cada vez con mayor fuerza contra la ‚ÄúGlobalizaci√≥n‚ÄĚ, es un tipo de ‚Äúfascismo posmoderno‚Ä̂Ķ un fascismo ‚Äúa lo Homero Simpson‚ÄĚ, si se nos permite usar esta analog√≠a.

Por cierto, a priori entendemos que esta afirmaci√≥n no s√≥lo no ser√° del agrado de los liberales de izquierda y derecha ‚Äďlos mismos que llamaron ampliamente a votar por Hillary Clinton-, sino con mayor raz√≥n, de la izquierda anti y a-sist√©mica, que por d√©cadas ha venido encabezando las protestas contra la OMC, el FMI, el G20, Rockefeller, el grupo Bilderberg, las Multinacionales y un muy largo etc√©tera.

M√°s all√° de que guste o no, el hecho es que muchas de las pol√≠ticas que Trump ha se√Īalado implementar√° en su mandato, y particularmente, el modelo econ√≥mico que ha sostenido aplicar√°, es fundamentalmente de car√°cter fascista.

El fascismo hist√≥rico ‚Äďque naci√≥ ‚Äúa la izquierda‚ÄĚ aunque a √©sta le pese‚Äď, fue un movimiento pol√≠tico cuyos electores fundamentales pertenec√≠an a la clase media rural o industrial, sin estudios superiores, que se sent√≠an profundamente humillados por la explotaci√≥n de la Banca internacional, la p√©rdida de sus puestos de trabajo y el deterioro general de sus condiciones de vida.

Y es que no es primera vez que el fascismo triunfa en Estados Unidos.

En efecto, para superar la crisis de la ‚ÄúGran Depresi√≥n‚ÄĚ, el gobierno de Franklin Delano Roosevelt, implement√≥ el llamado ‚ÄúNew Deal‚ÄĚ, un tipo de fascismo econ√≥mico de los muchos que se desarrollaron en la d√©cada de los ‚Äô30, algunas cuyas medidas ‚Äďprecisamente por ser ‚Äúdemasiado fascistas‚ÄĚ ‚Äď, fueron impugnadas en la Corte Suprema de EE.UU. que impidi√≥ aplicarlas.

Adem√°s, otras de las caracter√≠sticas del fascismo en t√©rminos econ√≥micos eran la protecci√≥n del mercado interno, su rechazo a la especulaci√≥n financiera y el ‚Äúlibre mercado‚ÄĚ, el incentivo de la producci√≥n nacional agr√≠cola, obrera e industrial, y la defensa y fomento de la propiedad privada.

En suma, muchas de las medidas que Trump ha anunciado aplicar√°, as√≠ como las que por su parte promueve el Front National en Francia, o las que llevaron al triunfo del Brexit en Gran Breta√Īa, pueden ser ideol√≥gicamente catalogadas como fascistas con toda propiedad.

Y aunque este an√°lisis permitir√≠a otras comparaciones pol√≠ticas y simb√≥licas a√ļn mayores con el fascismo hist√≥rico ‚Äďpor ejemplo ‚ÄúAmerica first‚ÄĚ, o ‚ÄúAm√©rica para los americanos‚ÄĚ como Donald Trump repiti√≥ incesantemente en su campa√Īa‚Äď, la verdad es que se trata de un fascismo posmoderno, que recurre a la idea de Naci√≥n no porque tenga un fundamento filos√≥fico o doctrinario estricto para definirla en contradicci√≥n al globalismo o el internacionalismo, sino porque para sus electores, ese concepto remite precisamente a sus creencias b√°sicas y su ‚Äúneighborhood‚ÄĚ, barrio, vecindario, pueblo o peque√Īa ciudad, que son el cosmos que ha sido directamente impactado por el caos globalizante y el ‚Äúlibre mercado‚ÄĚ, tal como ‚ÄúLos Simpson‚ÄĚ han venido demostrando semana tras semana los √ļltimos treinta a√Īos.

Así, los síntomas de este fenómeno están a la vista de quien quiera observarlos, en todo el mundo.

La victoria de Donald Trump, es el triunfo del fascismo ‚Äúa lo Homero Simpson‚ÄĚ.

Alexis López Tapia
Director Rutas de Nuestra Geografía Sagrada

URL CORTA: http://rbb.cl/f30v
Tendencias Ahora