Más de 60 mil familias dejaron sus hogares para instalarse en tomas irregulares de terrenos durante el año 2020, pese a los subsidios de vivienda enfocados en la clase media que, si bien tiene una cobertura de al menos 10 mil personas, deja a muchos postulantes fuera.

Radio Bío Bío conversó con algunos de los candidatos a gobernadores por la región Metropolitana y todos, a pesar de sus diferencias, creen que traspasar el Servicio de Vivienda y Urbanización a las atribuciones del nuevo cargo sería el principio de la solución.

El precio de un suelo debe ser proporcional al costo de construcción, capacidad de pago de los hogares y el desarrollo económico actual según el Serviu.

El candidato del Partido Humanista, Pablo Maltés considera que el problema radica justamente en el precio de los territorios, mientras que Karina Oliva, de Comunes, plantea crear una inmobiliaria social.

El DC Claudio Orrego, por su parte, señaló que una solución pasa por ampliar la oferta habitacional.

El candidato del Partido Republicano, José Manuel Rojo Edwards, en tanto, atribuyó el problema a la crisis migratoria.



Catalina Parot
de Evópoli cree que se puede enfrentar el problema mediante las actuales herramientas, como el subsidio de arriendo.

Todas las propuestas enfrentarán a los candidatos en las elecciones del próximo 11 de abril.