La Policía de Investigaciones junto a la Intendencia Metropolitana dieron cuenta de un local que funcionaba en el centro de Santiago, cuyos trabajadores no contaban con las autorizaciones correspondientes, ni normas sanitarias para operar.

De acuerdo a lo informado por el intendente Felipe Guevara, se trata de una fábrica de carteras -que funcionaba durante la cuarentena sin ser esencial- y que realizaba delivery sin permisos en la Alameda.

Guevara aseguró que “los trabajadores no tienen las autorizaciones para trabajar y desde el punto de vista sanitario no cumple con ninguna de las normas mínimas ni del delivery, ni tampoco de las disposiciones que tiene que tener el local para funcionar”.

Inicio de sumario

De esta manera, indicó que faltan extintores, alcohol gel, medidas de protección, no hay sanitización de productos. Además, indicó que uno de los trabajadores tenía un permiso para ir a un supermercado, mientras que otro portaba uno para ir al banco.

“Tenemos personas trabajando que no tienen autorización para hacerlo, y en segundo lugar un delivery que no cumple con las normas sanitarias”, añadió.

Al interior de la fábrica se habrían encontrado cuatro ciudadanos chinos y dos venezolanos, algunos de los cuales vivían en las bodegas del local.

La Seremi de Salud de la región Metropolitana iniciará durante esta jornada el respectivo sumario sanitario en contra de la fábrica para determinar responsabilidades. Además, la Policía de Investigaciones realizará una indagación sobre este caso.