Región Metropolitana
Lunes 09 septiembre de 2019 | Publicado a las 18:03 · Actualizado a las 11:07
Hombre acusa a popular peluquería de quemarle la cara tras participar de "concurso arreglado"
visitas

Un hombre decidi√≥ difundir por redes sociales la mala experiencia que tuvo en una popular peluquer√≠a de la capital, donde seg√ļn acusa, le “quemaron” la cara al te√Īirle la barba para un concurso, el que adem√°s habr√≠a estado “arreglado”.

El denunciante es Carlos Otondo, quien comparti√≥ por Facebook el relato de lo ocurrido en Palumbo: “Me quem√≥ la cara, me ech√≥ la culpa y me trat√≥ de estafar”.

Seg√ļn relat√≥, todo comenz√≥ en marzo de este a√Īo, cuando amigos le dijeron que fuera a un casting de la marca para un concurso de cambio de look, advirtiendo que “hice un casting sin entender muy bien a lo que iba, y luego me llamaron para avisarme que hab√≠a quedado seleccionado”.

“Me pidieron ir a una reuni√≥n con una amiga a sus oficinas de Luis Thayer Ojeda donde me explicaron que el concurso era arreglado, o sea supuestamente se llamaba ‚Äúlook a ciegas‚ÄĚ, donde yo propondr√≠a un look para mi amiga y ella uno para m√≠, a pesar que los looks los eleg√≠an ellos desde un principio”, detall√≥.

Otondo indic√≥ que les dijo que √©l no quer√≠a realizar ning√ļn cambio de apariencia, a diferencia de su amiga que s√≠ quer√≠a.

“Ah√≠ se le prendi√≥ la ampolleta al amigo trasandino, como tengo un poco de barba, me la te√Īir√≠an y luego me la afeito, entonces me voy a la casa sin barba. Lo encontr√© ideal”, coment√≥.

Así, indicó que tras la reunión firmaron un contrato por un pago de $100 mil por ir a grabar y que de ganar, recibirían $500 mil más.

“Look a ciegas”

“El d√≠a de la grabaci√≥n llegamos temprano a una peluquer√≠a de Huechuraba, estaban los espejos tapados y ah√≠ nos explicaron que esto era ‘look a ciegas’ donde no ver√≠amos el resultado del cambio hasta el final de la grabaci√≥n. A m√≠ me daba lo mismo, me ir√≠a afeitado a la casa”, indic√≥.

Luego, denunci√≥, “me empezaron a te√Īir la barba con un peluquero que nunca hab√≠a te√Īido una barba en su vida, pero que se jactaba que era seco en la pega”, quien le hizo “dos decoloraciones y un te√Īido con pintura blanca”.

Mi cara se puso roj√≠sima y se empez√≥ a notar que hab√≠a quemaduras, pero yo, que solo sent√≠a dolor, no me estaba dando cuenta porque los espejos estaban tapados y no me dejaban revisar la cagada que ten√≠a en la cara, no me dejaban verme en ninguna parte y hasta me quitaron un espejo de mano. Me dol√≠a mucho la cara pero todos me dec√≠an que era normal, mientras otro cabro mucho m√°s chico que yo, que hab√≠a ido al casting leg√≠timamente, se quemaba la cabeza y gritaba literalmente de dolor mientras le te√Ī√≠an el pelo rubio”.

Ante las marcas, “la gente de Palumbo, para salir del paso, mand√≥ a que me maquillaran, con maquillaje com√ļn y corriente, arriba de las quemaduras y as√≠ poder grabar el final del concurso”.

¬ŅResultado? “Sal√≠ disparado de ah√≠ y me fui a la casa a esconderme del sol d√°ndome cuenta que ten√≠a la cara quemada y a investigar a qu√© doctor pod√≠a ir de urgencia”.

“Para qu√© decir que me ve√≠a rid√≠culo con esa barba blanca, que no me pod√≠a afeitar porque abajo ten√≠a quemaduras de varios grados, con un p√°nico gigante a marcas permanentes y sin poder trabajar ya que uno de las pegas que hago es aparecer en comerciales, pero me tuve que marginar un mes de cualquier tipo de casting porque me ve√≠a rid√≠culo con barba blanca y fondo rojo con quemaduras”, sostuvo el afectado.

Nuevamente a Palumbo

Otondo coment√≥ que esper√≥ un par de semanas antes de dirigirse a Palumbo y contar lo que hab√≠a pasado, “que me hab√≠an generado un lucro cesante de un mill√≥n, m√°s cuentas de doctores y para que hablar del p√°nico de las quemaduras, que a√ļn pod√≠an quedar de forma permanente en la puta cara y cagarme la vida”.

“Ese d√≠a mandaron de regalo un shampoo y un tarro con cera, que encontr√© en conserjer√≠a cuando llegu√© a mi casa”, dijo.

Tras tener contacto por WhatsApp, fue a las oficinas donde hab√≠a firmado el primer contrato, lugar donde “entr√≥ una abogada a pararme los carros. Muy prepotente, me dijo que yo ten√≠a la culpa porque deber√≠a haber tenido claro que un te√Īido contrae quemaduras y que fui un irresponsable al ir a esa grabaci√≥n”.

Adem√°s, dijo que “la abogada me dijo ah√≠ que si quer√≠a mi plata (los $100 mil) ten√≠a que firmar obligatoriamente un documento que decretaba que no pod√≠a demandar a Palumbo y que asum√≠a toda la culpa“.

“La mand√© a la chucha, le dije que si quer√≠an que les firmara algo me pagaran el mill√≥n que hab√≠a dejado de ganar esas semanas y me fui”, coment√≥.

Así, finalmente le dijeron que fuera a buscar sus $100 mil, sin pronunciarse por los otros gastos.

La grabación que le hicieron a él y su amiga sí fue ocupada por la empresa, quien difundió el registro en redes sociales, donde también subieron una imagen del concurso.

palumbo
palumbo

“No s√© qu√© hacer. Solo s√© que estoy picado, y estos meses me he dedicado a buscar gente que haya sido quemada por Palumbo, estoy haciendo una lista y luego ver√© si hago un reportaje, un documental, ¬Ņun libro? Ah, s√≠, de las cien lucas nunca supe”, finaliz√≥.

BioBioChile intentó tomar contacto con la empresa para conocer su versión de lo sucedido. Sin embargo, no respondieron a los correos, mensajes ni llamados de este medio.

Tendencias Ahora