La ministra de Educación, Marcela Cubillos, defendió el ingreso de Carabineros a las salas de clases del Instituto Nacional, en medio de las movilizaciones que obligaron a adelantar las vacaciones de invierno.

En Unicef Chile llamaron a ambas partes a resolver el conflicto por la vía del diálogo y advirtieron que las medidas represivas pueden generar un “espiral de violencia”.

A través de un comunicado, Unicef condenó los hechos de violencia ocurridos en el Instituto Nacional las últimas semanas, en el marco de las movilizaciones estudiantiles en rechazo a la ley Aula Segura, luego que este miércoles Carabineros de Fuerzas Especiales ingresara a una de las salas de clases del establecimiento.

El personal de la policía uniformada ingresó al recinto luego de enfrentarse con un grupo de estudiantes que manipulaban bombas molotov, uno de los cuales resultó con quemaduras leves luego que las llamas alcanzaran su ropa y que posteriormente fue formalizado por porte de artefacto incendiario.

En la misiva, Unicef llama a ambas partes a resolver el conflicto por la vía del dialogo, para garantizar el derecho a la educación de los más de cuatro mil estudiantes del liceo.

La oficial de Educación de la institución, Soledad Cortés, llamó a las autoridades a evitar un espiral de violencia.

Por su parte, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, defendió el ingreso de Carabineros al recinto, con el fin de resguardar la seguridad de los estudiantes que se vean afectados por hechos aislados de violencia.

“Si un delincuente, cometiendo un delito flagrante, corre a esconderse adentro de un colegio, poniendo en riesgo a niños inocentes, Carabineros tiene el deber de ingresar y detener a ese delincuente. La única manera de que no existan carabineros al interior de los colegios, que nadie los quiere ver, es que no existan encapuchados tirando bombas mólotov”, afirmó la titular de Educación.

En conversación con el Expreso Bío Bío, el presidente del Centro de Estudiantes del Instituto Nacional, Rodrigo Pérez, responsabilizó a la poca respuesta y la política represiva de las autoridades que ha contribuido -según su parecer- al actual clima de violencia en el establecimiento.

La Unicef recalcó además que la Convención sobre los Derechos del Niño consagra el derecho a la educación y establece estándares para la convivencia escolar, y que la resolución de este conflicto marcará un precedente para futuros conflictos estudiantiles.