$17.700 millones de pesos le significan al sistema de transportes público capitalino incorporar los nuevos 690 buses modernos, algunos de ellos eléctricos y la gran mayoría con tecnología de emisión Euro VI, menos contaminantes a los convencionales.

Sin embargo, esos costos extra estarían neutralizados -neteados- al acordarse entre el Gobierno y las operadoras, asumir la operación de los recorridos de la empresa Alsacia, que saldrá del sistema a fines de febrero.

Esto luego de negociaciones que desarrollaron el Directorio de Transporte Público Metropolitano (DTPM) y las distintas operadoras, acodándose que de los 735 buses que operaba Alsacia, 240 podían seguir utilizándose bajo la firma de Express, como explicó el director del DTPM, Fernando Saka.

En tanto, se analizó cómo serían reemplazadas las otras máquinas para que implicara el costo más bajo para el sistema, estableciéndose la llegada de 200 buses eléctricos y 240 diesel Euro VI.

Esta neutralización en los costos no impactarían en las tarifas para los usuarios, según sostuvo la ministra de Transportes, Gloria Hutt, aclarando, en todo caso, que otros factores sí podrían incidir en el costo de los pasajes.

Bajo estas consideraciones, el miércoles de la próxima semana corresponde que se reúna el panel de expertos en la que podría determinarse un alza en las tarifas o bien mantener la actual, cuyo último incremento se registró en octubre.

En tanto, el Gobierno estimó que a comienzos de 2020 comience a operar el nuevo sistema con las bases de licitación adjudicadas.