Con 7 votos a favor y 4 en contra, el Concejo Municipal de Santiago aprobó el Plan Anual de Educación Municipal, que implica la reducción de 6.500 horas de docentes, directivos y asistentes de enseñanza, además de una reducción en el presupuesto de $500 millones para el próximo año.

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, sostuvo que la reducción de horas se realizó con con un criterio de “ajuste a la realidad”.

La concejala del Partido Comunista que encabeza la comisión de Educación del municipio, Irací Hassler, lamentó que se haya aprobado el recorte.

Fueron más de 50 actores sociales quienes se habían sumado al rechazo del Plan Comunal de Educación, cuestionando además la gestión del alcalde Felipe Alessandri, entre ellos el Centro de Padres del Internado Nacional Barros Arana.

La vicepresidenta del colectivo, Gloria Leal, lamentó la decisión del concejo y cuestionó la gestión del alcalde Alessandri acusando una criminalización del estudiantado.

Mientras, el vocero del Centro de Padres del Instituto Nacional, Omar Ibaceta, valoró las facultades que tendrán los directores con la Ley de Convivencia Escolar.

Las concejalas que votaron en contra de la iniciativa, entre ellas Irací Hassler, Rosario Carvajal y Natalia Contreras, anunciaron que exigirán la desmunicipalización de los establecimientos en la comuna de Santiago.