Nacional
Martes 12 junio de 2018 | Publicado a las 15:07
Clínica deberá pagar más de $80 millones a médico que fue acosada por su jefe vía WhatsApp
Publicado por: Felipe Delgado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una médico ganó una demanda de tutela laboral presentada en contra de la clínica Hospital del Profesor, acusando ser víctima de acoso sexual por parte un superior.

La profesional, de iniciales G.W. y de 29 a√Īos, recurri√≥ a la justicia tras haber sido despedida, seg√ļn su empleador, por continuas ausencias. Sin embargo, ella acus√≥ que el despido ocurri√≥ 10 d√≠as despu√©s de que su jefe se enterara que era lesbiana y que hab√≠a firmado el Acuerdo de Uni√≥n Civil (AUC).

Tal como inform√≥ La Segunda, la demanda apuntaba a su superior, el jefe de pacientes cr√≠ticos del centro asistencial, E.E. (60), a quien acus√≥ de enviar mensajes y memes sexistas dentro de un grupo de WhatsApp con m√©dicos a su cargo destinado a informar la situaci√≥n de los pacientes y donde ella era la √ļnica mujer.

All√≠ el profesional, seg√ļn la demandante, compart√≠a fotograf√≠as con los siguientes mensajes: “Los huracanes tienen nombre de mujer porque llegan h√ļmedos y salvajes, y cuando se van te dejan sin casa, sin coche y hasta sin hijos”; “Rifa para el D√≠a del Padre. Hielera y 57 kilos de carne”, junto con la foto de una mujer escotada y un cooler; y “El hombre es exitoso cuando el whisky que bebe es m√°s viejo que la mujer que se come‚Ķ Revista Forbes”.

La situación no terminaba ahí, ya que la médico residente también dijo recibir mensajes privados de parte de su superior.

‚ÄúAlguien la vio ayer‚Ķ qued√≥ loco!‚ÄĚ; ‚ÄúUd. irradia seguridad / Cualquier hombre con experiencia se da cuenta‚ÄĚ ; ‚ÄúUn hombre con experiencia no se va a asustar con ud pero puede no querer afectar su vida por algo maravilloso sin futuro‚ÄĚ; ‚ÄúDra. ud. SIEMPRE debiera anda con taco alto‚ÄĚ; y ‚ÄúQu√© bueno dra. Por eso es mi favorita / Lejos la m√°s linda de los residentes de Santiago / Y m√°s trabajadora‚ÄĚ son algunos de los mensajes, que muchas veces quedaban sin respuesta seg√ļn consign√≥ el vespertino.

Incluso, ante un mensaje de ella sobre la cena de la cl√≠nica, √©l le respondi√≥ ‚ÄúSeg√ļn como sea el vestido. Y si manda un avance, tal vez pueda conseguirle un reemplazante y ser m√°s cari√Īosa con el jefe‚Ķ broma!‚ÄĚ.

El caso fue resuelto la semana pasada por el juez √Ālvaro Flores, del Segundo Juzgado del Trabajo de Santiago, obligando a la cl√≠nica a pagar $86.357.000 a la demandante por “vulneraci√≥n a los derechos fundamentales ejecutando actos reiterados de acoso sexual y discriminaci√≥n en raz√≥n de su condici√≥n de ser mujer”.

Flores sólo falló de acuerdo a los mensajes de WhatsApp, ya que la víctima no alegó contacto físico, y abordó la situación invocando tratados internacionales como la Convención de las Naciones Unidas sobre eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

En el fallo, el juez consider√≥ acreditado el acoso sexual y tambi√©n una cultura institucional “en la que unos reproducen estereotipos degradantes, concepciones y formas de razonamiento que se manifiestan como violencia y trato discriminatorio”.

Igualmente, destac√≥ que los otros m√©dicos “toleran, interact√ļan, posibilitan y reproducen el escenario degradante en que se manifiesta la dualidad de poderes que se despliega”.

Si bien la clínica se defendió indicando que la denunciante nunca alegó ni se manifestó incómoda ante los mensajes, para Flores su silencio no se podía interpretar como una aceptación, considerando además que ella sólo respondía a E.E. cuando le hablaba temas laborales.

“No puede desprenderse de ese silencio que no haya incomodidad, rechazo o contrariedad, porque es una relaci√≥n desigual, asim√©trica, donde ella tempranamente ya conoce adem√°s la concepci√≥n que exhibe su jefe sobre las mujeres“, se consign√≥ en el fallo.

Por √ļltimo, la cl√≠nica tambi√©n sostuvo que el despido se produjo por sus continuas ausencias. En esa situaci√≥n, el juez se asegur√≥ de que entre la fecha del AUC y de su despido pasaron 20 d√≠as, pero que igualmente el contexto de abuso sostenido “hace ineficaz el reproche patronal sobre sus ausencias, pues el empleador est√° en manifiesta posici√≥n de incumplimiento contractual al obrar su propia jefatura como agente agresor”.

URL CORTA: http://rbb.cl/kg3b
Tendencias Ahora